LAS EXPLICACIONES DE MARLASKA NO CONVENCEN

La indignación crece en la Guardia Civil: "Nadie comprará nuestro honor"

El ministro aceleró ayer la presentación del tercer tramo de la equiparación salarial, que llevaba seis meses pendiente y se había retrasado 'sine die', para tapar la crisis de la benemérita

Foto: Pleno del congreso para prorrogar el estado de alarma
Pleno del congreso para prorrogar el estado de alarma

El anuncio del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de abonar el tercer tramo de la equiparación salarial justo dos horas después de que el director adjunto operativo de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, presentara su dimisión irrevocable por el cese del jefe del cuerpo en Madrid, Diego Pérez de los Cobos, provocó ayer un nuevo terremoto en el instituto armado. La negativa de este último coronel a informar a sus superiores políticos de una investigación judicial en curso y su posterior salida dejaban muy alto el listón de la integridad y hacían que cualquier justificación del ministro fuera entendida como una huida hacia adelante. Y más las que ofreció en la rueda de prensa, que dejaron tantos cabos sueltos.

La indignación crece en la Guardia Civil: "Nadie comprará nuestro honor"

Marlaska dijo que la destitución del responsable de la Comandancia de Madrid obedecía a "un cambio normal", a "un proceso natural de sustitución basado en la confianza". Sin embargo, no dio el nombre de su sustituto, algo que llamó la atención en el seno de la corporación. "Lo normal es quitar al titular cuando tienes al candidato y no antes", reflexionan en voz alta fuentes del instituto armado. En la misma línea se pronuncian desde la Asociación Pro Guardia Civil, que nada más conocer el cese del coronel ofreció públicamente un relato de los hechos en que explicó que la destitución se debía a que Pérez de los Cobos había cumplido con su trabajo de obediencia a la autoridad judicial, extremo que el ministro negó en su comparecencia.

Se refería la asociación al hecho de que Pérez de los Cobos estaba al frente de la investigación que dirige el Juzgado 51 de Madrid que apunta a un posible delito de prevaricación cometido por el director del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, y por el delegado del Gobierno en la capital de España, José Manuel Franco. Las diligencias, encargadas a un grupo de agentes de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, argumentaban que ambos responsables conocían el informe del Centro Europeo para el Control de Enfermedades que destacaba el riesgo de contagio y la peligrosidad del coronavirus antes de la primera semana de marzo y que, aun así, los dos dieron luz verde a manifestaciones como las del 8-M o a la celebración de actos multitudinarios como el congreso de Vox. Días antes, sin embargo, habían prohibido otros actos porque congregaban a un gran número de personas. Franco ha sido citado como imputado para el 5 de junio en esta causa.

"Exigimos a Interior ver el expediente instruido por falta de confianza en que se basa el cese del coronel; seguro que en la preceptiva documentación figuran los criterios objetivos que fundamentan la necesidad urgente de la adopción de la medida el domingo por la noche", añadieron desde la Asociación Pro Guardia Civil tras la rueda de prensa de Marlaska, en clara alusión a la llamada que hizo la directora del instituto armado al jefe de la Comandancia de Madrid el pasado 24 de mayo para anunciarle sus destitución. El ministro, de hecho, no explicó ayer el motivo de esa pérdida de confianza y se limitó a reiterar una y otra vez ante las insistentes preguntas de los periodistas que el cese se debía a una remodelación de equipos.

La indignación crece en la Guardia Civil: "Nadie comprará nuestro honor"

En la misma línea de incredulidad ante los motivos esgrimidos por el ministro se pronuncia la Unión de Oficiales de la Guardia Civil, que aglutina también a mandos del cuerpo. "Un coronel no ejerce funciones de alta dirección, que están reservadas únicamente para los generales; los argumentos del ministro no convencen y no desvirtúan la idea de injerencia del ámbito político en el trabajo imparcial de la Guardia Civil", agregan desde la asociación, que considera que el cese del coronel de Madrid provoca "un perjuicio irreparable en la imagen del cuerpo". La Unión de Oficiales, de hecho, ha pedido una sesión extraordinaria del Consejo de la Guardia Civil para que Marlaska explique la mencionada "renovación de equipos".

El anuncio de la equiparación y esa alusión a los cambios naturales dentro del cuerpo tampoco pararon los pies a los suboficiales del cuerpo, también indignados con la decisión de Marlaska. "El honor de la Guardia Civil no se compra", aseguran desde la Asociación de Suboficiales del instituto armado (ASESGC). "El pago del tercer tramo de la equiparación es parte del compromiso del Gobierno que anunció el ministro en la última Comisión de Interior", añaden. "Es una obligación cumplir con ese acuerdo", recuerdan los mandos intermedios de la corporación. "Si se piensan que con el pago del tercer tramo nos vamos a olvidar del intento de politizar a la Guardia Civil están equivocados", sentencian también, de acuerdo con la Unión de Oficiales. "Va a pagar lo que nos debe", han advertido desde la asociación, que ha calificado la dimisión de Ceña como "un gesto de honor".

La indignación crece en la Guardia Civil: "Nadie comprará nuestro honor"

Fuentes conocedoras de la evolución de los procedimientos administrativos relativos a ese abono final del compromiso del Gobierno anterior, que luego asumió este, de equiparar los sueldos de guardias civiles y policías nacionales con los de los Mossos d'Esquadra aseguran a El Confidencial que el pago de esta tercera fase no se hará efectivo al menos hasta el próximo mes de septiembre. Ahora es necesario abordar el acotamiento de la parte de esos 247 millones de euros que debe recibir cada cuerpo, algo que decidirá directamente el departamento dirigido por Marlaska. Una vez que estén cerrados todos los trámites, los funcionarios de las fuerzas de seguridad del Estado deberían recibir lo acumulado desde enero, que era cuando tenían que haber empezado a cobrar más en sus nóminas.

El abono de la equiparación salarial se encontraba a principios de mayo aparcado por la crisis sanitaria. Según informó El Confidencial, el ministro no tenía tiempo para abordar el abono en medio de todo lo que tenía que resolver con motivo de la extensión del covid-19. Por ello, en el seno del Ministerio del Interior ni siquiera se celebraban reuniones virtuales para avanzar en el pago que estaba pendiente desde enero. A principios de este mes, por lo tanto, no había fecha para retomar el abono del tercer tramo de la equiparación, como confirmaron fuentes del propio departamento dirigido por Marlaska. Fue la semana pasada cuando el asunto recibió un impulso en la comisión de secretarios de Estado, como dijo ayer el ministro, que sin embargo no tenía previsto anunciar el pago de este tercer tramo como lo hizo ayer, sino a través de rueda de prensa. Cambió la estrategia tras estallar la crisis de la Guardia Civil.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
85 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios