COMPARECENCIA EN COMISIÓN PARLAMENTARIA

Celaá deposita en CCAA y 'coles' el próximo curso y la oposición le salta al cuello

El rol de cada una de las administraciones a la hora de garantizar un retorno seguro a los centros escolares ha generado el mayor desacuerdo durante la comparecencia de la Ministra

Foto: Celaá, durante su comparecencia en la Comisión. (Efe/Ballesteros)
Celaá, durante su comparecencia en la Comisión. (Efe/Ballesteros)

Si aún quedaban dudas, la Ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha comparecido esta mañana en la Comisión de Educación a petición propia, las ha resuelto. La preparación del próximo curso recaerá en las distintas comunidades autónomas y centros escolares, como se acordó en la última Conferencia Sectorial, y como según ha recordado la Ministra, corresponde a las competencias transferidas.

"Son los centros educativos quienes en última instancia deben adecuar sus planes de actuación a sus condiciones específicas de espacio y alumnado, pero necesitan recomendaciones claras de las autoridades competentes", ha recordado Celaá esta misma mañana en su comparecencia en el Congreso, donde ha repasado de manera exhaustiva todas las medidas y acuerdos tomados en los últimos meses.

Además, ha matizado la famosa cifra de los 15 alumnos por aula. "Hay un error en las aulas de 15, lo que se establecía es que en la condiciones actuales, en las aulas con más de 15, habría que establecer restricciones, y que si la situación se mantiene, sería necesario tener más cuidado con el espacio, como se está haciendo ya en algunas comunidades. De momento, para septiembre, no podemos decir nada con seguridad porque no conocemos la evolución de la pandemia. Veremos cómo se desarrolla y con el objetivo de que la educación presencial llegue al máximo grupo de alumnos. No solo aulas, sino bibliotecas, aulas de audiovisuales, salones de actos o gimnasios".

Entre el "155 educativo" y la ausencia de liderazgo del Ministerio, los partidos han criticado la difícil coordinación entre administraciones

En esa línea se han manifestado muchas de las críticas del resto de grupos parlamentarios. Sergio Sayas de UPN, por ejemplo, ha lamentado una falta de liderazgo que ha provocado que "el plan ha sido que cada uno haga lo que quiera y se ha renunciado a la coordinación". A pesar de su foralismo, ha añadido que "creemos en las competencias pero consideramos que en materia educativa hay cuestiones básicas que tienen que estar armonizadas y generar seguridad a nivel nacional". "No puede dejar a las comunidades en un estado de inseguridad jurídica, no puede ser que en Aragón se saque el Bachillerato con dos suspensos y en Madrid con cero", lamentaba Marta Martín, de Ciudadanos.

De opinión opuesta son los partidos nacionalistas. "Estamos sufriendo un 155 educativo encubierto con un mando único, usted, señora ministra", ha añadido Isabel Pozueta, de EH/Bildu en un sentido opuesto. "Las comunidades son meras gestoras de lo que en Madrid se decide. Se tiene que respetar lo que las comunidades decidamos". Su partido ha presentado un plan de emergencia para planificar el curso que viene. "No le vamos a pedir que nos diga qué tenemos que hacer en Euskadi y en Navarra, porque lo vamos a decidir allí", añadía Josune Gorospe. "Tenemos la alerta de que estén intentando hacer una tutela excesiva con planificaciones que extralimitan su terreno competencial". Montserrat Bassa de Esquerra Republicana solicitaba un aumento del gasto, "un plan Marshall de la educación" con recursos garantizados desde el Estado.

"Ustedes han acusado del Ministerio desde tres perspectivas distintas del Estado, pero el nuestro es el vigente, el del autonómico, sin nostalgia de estados unitarios de triste recuerdo", ha sido la respuesta de la Ministra. "Desde luego, he de decir que las comunidades son autónomas, pero no independientes. No tomamos como modelo a Francia, sino que se inspira en la Constitución de Bonn de 1949, y es el gran consenso en este país, con competencias transferidas en educación, pero CCAA que no son independientes en un sistema educativo con estructuras comunes. De ninguna manera se puede decir que se está desordenado el Estado habida cuenta que son las Comunidades quienes tienen transferidas las competencias. El Estado de Alarma no suspende esas competencias. Este es el Estado que tenemos, y si no les gusta, cambien la Constitución hacia un lado u otro".

La LOMLOE, la próxima ley educativa que está en proceso de enmiendas, no ha sido citada en la participación de la Ministra, pero sí en la del resto de partidos. "Está intentando abrir el melón ideológico de la LOMLOE en un momento en el que no toca", ha acusado la portavoz del grupo naranja, que recordaba que ya no da tiempo a derogar la LOMCE para el curso que viene. A dicha intervención se ha referido directamente Joan Mena Arca, diputado de Unidas Podemos, partido en el gobierno: "Ahora toca, y toca más que nunca planificar el futuro".

Más duras han sido las intervenciones de Vox o el PP, tanto en lo concerniente a la ley que derogará la LOMCE como en la falta de medidas concretas de cara al retorno. "El problema es que usted y su equipo están demasiado centrados en su ley ideológica y acabar con la libertad de elección de centro, y olvidan el artículo 27.3 de la Constitución Española", ha atacado Georgina Trías de Vox. "La educación es la llave del futuro para una generación que puede decir que las medidas o, mejor dicho, las no medidas del gobierno, no truncaron su futuro", coincidía Óscar Clavell del PP.

"No se ha consensuado para nada con la comunidad educativa la desescalada, y eso no lo digo yo, lo dicen también UGT y CICAE. No hay ningún protocolo firme ni criterios ni cómo se va a gestionar el déficit educativo, ni el calendario de admisión. ¿Se ha puesto en contacto con los centros? ¿Sabe que la limpieza de los centros es responsabilidad de los ayuntamientos? ¿Le ha comunicado qué medidas deben seguir? ¿Se está pensando en el transporte escolar y los comedores?".

"¿Trabajamos en educación o en diferencias ideológicas?", se ha preguntado la Ministra tras recordar la desafección de las Comunidades

Particularmente dura ha sido en su respuesta la socialista María Luz Martínez, que ha recordado que cuatro de las Comunidades del PP que habían estado de acuerdo en la conferencia sectorial dieron marcha atrás "en menos de 24 horas". "Se ha preferido hacer partidismo que solucionar los problemas de los estudiantes", ha manifestado. "La fase de desescalada se ha basado en criterios que se utilizaban en otros países, como el 0-6, porque hay criterios científicos y sanitarios que dicen que tienen menos afección y posibilidad de contagio." Se ha referido directamente al PP que "no se puede pedir competencias para unas cosas y pedir la responsabilidad del Ministerio para otras, la actitud de Vox es más coherente".

"¿Trabajamos en educación o en diferencias ideológicas?", se ha preguntado la Ministra tras recordar la desafección de las Comunidades tras el segundo Consejo Escolar. "Para unas se está aplicando un 155 y para otras hay un desorden global", ironizaba con un tono duro la ministra. "Que unos me acusen de ambas cosas no casa".

Las reformas de futuro

Al final de su intervención, Celaá también ha señalado algunas de las próximas líneas de trabajo, muy similares a aquellas que ya formaban parte de la hoja de ruta del Ministerio durante la legislatura, antes del coronavirus. Entre ellas se encuentra la reforma del currículo, la modernización de la profesión docente para impulsar la innovación curricular y didáctica, la digitalización del sistema educativo, la modernización de la Formación Profesional, garantizar una educación en valores cívicos, la personalización de la educación, el refuerzo de la Educación Infantil de 0 a 3 años, la mejora de la participación de la comunidad educativa en la organización, la mejora de la autonomía pedagógica y organizativa de los centros y la inversión en I+D e investigación educativa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios