MÁS DE 16.000 MUERTES EN LA PEOR SEMANA

El gráfico que muestra cómo el covid-19 ha roto todos los registros de muertes del siglo

Ni las peores epidemias de gripe ni las olas de calor más duraderas se acercan a los números de mortalidad que ha provocado el coronavirus en nuestro país en marzo y abril

Foto: Un trabajador de la empresa funeraria Mémora introduce un ataúd en un horno crematorio. (EFE)
Un trabajador de la empresa funeraria Mémora introduce un ataúd en un horno crematorio. (EFE)

El primer golpe del coronavirus en España ha dejado un número de muertos solo comparable a los provocados por una guerra. Ni las peores epidemias de gripe ni las olas de calor más prolongadas en lo que llevamos de siglo XXI han dejado un número similar de fallecidos a los causados por el covid-19 en marzo y abril. Es indudable que el impacto del coronavirus supondrá un antes y un después en España y en todo el mundo.

Pese a que España no ha remitido información de los últimos siete meses, los datos de defunciones semanales –independientemente de la causa de muerte– publicados por Eurostat cruzados con los provisionales del sistema de monitorización de la mortalidad diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III permiten poner en contexto la letalidad del covid-19. En lo que llevamos de siglo, España ha sufrido cinco epidemias graves de gripe y dos importantes olas de calor. Ninguno de estos episodios se acerca a las muertes provocadas por el coronavirus.

Hasta el coronavirus, la primera quincena de enero de 2017 aglutinaba las semanas de mayor mortalidad del siglo, con casi 11.500 defunciones semanales como consecuencia de la epidemia de gripe. El covid-19 ha subido este listón más allá de las 16.000 muertes semanales que se registraron entre el 30 de marzo y el 5 de abril. Es decir: en su peor momento, el coronavirus causó un 39% más de muertes que en la semana de mayor mortalidad hasta entonces. Además, la última semana de marzo y la primera de abril de este año también superaron estos máximos, con 15.500 y 14.000 defunciones, respectivamente.

Como se observa en los dos anteriores gráficos, las muertes repuntan con el otoño y el invierno hasta situarse cerca de las 9.000 semanales de media, mientras que en primavera y verano descienden hasta las 6.500 aproximadamente. Esto no quita para que en verano también haya picos de fallecimientos como consecuencia de las olas de calor que asolan el sur de Europa por esas fechas. Por ejemplo, en agosto de 2003 se superaron las 8.600 muertes semanales cuando el valor habitual para esas fechas no alcanza las 7.000. Aun así, en los peores momentos del coronavirus murieron el doble de personas que en aquellas semanas de ola de calor.

No obstante, hay que tener en cuenta que los datos del sistema MoMo dejan fuera información del 7% de la población española, unos 3,3 millones de personas, al no estar sujeta a registros civiles informatizados. Si se comparan los datos enviados por el INE a Eurostat con el MoMo de los años 2018 y 2019, se observa que los fallecimientos semanales gestionados por el Instituto de Salud Carlos III están infravalorados. Por este motivo, un grupo de ingenieros de la Universidad Politécnica de Madrid ha elevado las muertes provocadas por el coronavirus en marzo y abril por encima de las 40.000.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios