8,7M de euros para adaptar el teletrabajo de los funcionarios a marchas forzadas
  1. España
ORDENADORES, 'TABLETS', MÓVILES...

8,7M de euros para adaptar el teletrabajo de los funcionarios a marchas forzadas

La Administración pública apenas había desarrollado el teletrabajo antes del coronavirus y sus funcionarios casi no cuentan con material para ejercer desde casa

Foto: Videoconferencia con periodistas esta semana desde el Palacio de la Moncloa. (EFE)
Videoconferencia con periodistas esta semana desde el Palacio de la Moncloa. (EFE)

El teletrabajo impuesto por la crisis del coronavirus ha pillado con el pie cambiado no solo a la gran mayoría de empresas de España, también a la propia Administración, que ha tenido que adaptar la gestión de todo un país desde las casas para sus más de 175.000 funcionarios, de los que 109.000 (62%) están teletrabajando.

Casi dos de cada tres trabajadores de los 22 ministerios están haciendo sus labores ordinarias desde sus casas, pero muchos carecen de los ordenadores, teléfonos y 'tablets' adecuados. En cambio, han tenido que tirar del material informático que tenían en casa. En algunos departamentos, incluso, han pagado de su bolsillo las llamadas a los ciudadanos, muestra de la falta de preparación para un cambio de modelo de trabajo de la noche a la mañana.

El Consejo de Ministros ha aprobado hasta la fecha 27 contratos para adquirir suministros para teletrabajar

Desde la declaración del estado de alarma el pasado 13 de marzo, el Consejo de Ministros ha aprobado 27 contratos de emergencia para la compra de material destinado a facilitar el trabajo no presencial en la Administración. El importe total asciende a 8,7 millones de euros, IVA incluido, y las compras incluyen tanto 'hardware' (sobre todo ordenadores portátiles) como 'software' (licencias y escritorios virtuales), de acuerdo a la información recopilada y analizada por El Confidencial de las referencias de los consejos de ministros.

El ministerio que más compras ha realizado para adaptarse al teletrabajo es, curiosamente, el de Asuntos Económicos y Transformación Digital, con seis. Le siguen el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (5) y los de Justicia, Exteriores y Trabajo y Economía Social (4). Presidencia del Gobierno también ha realizado tres compras, entre ellas, un sistema de videoconferencia valorado en casi 11.700 euros.

Trece contratos no especifican la cantidad adquirida. Lo más comprado son ordenadores portátiles: 13 de los 27 contratos, por un total de 1,25 millones de euros. Y la mayor compra en cantidad es una realizada por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, que pagó 189.800 euros por 150 Microsoft Surface Pro 7 con sus correspondientes fundas. También adquirió otros 27 Surface Pro i5 por 37.360 euros.

De los 8,7 millones, el 74% (6,5 millones) corresponde a un solo contrato del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para la "compra e instalación de escritorios virtuales que permitan la realización de tareas mediante el sistema de teletrabajo". En concreto, se trata de la adquisición de 5.000 unidades a Telefónica, según ha podido saber El Confidencial de fuentes sindicales, pues la referencia del Consejo de Ministros no detalla ni las unidades compradas ni la empresa. “Es una compra muy importante que creemos que permitirá teletrabajar a muchos empleados más”, explica un portavoz del ministerio.

Ese mismo ministerio también es responsable de otras cuatro compras, todas junto al Ministerio de Trabajo y Economía Social. Entre ellas, 80 portátiles para el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) por 53.000 euros y otros 60 portátiles y un terminal virtual Pulse Secure 7000 por 433.500 euros (este contrato también incluye un servicio de desinfección).

Precisamente, el SEPE ha sido uno de los departamentos que más rápidamente han tenido que adaptarse, sin apenas experiencia previa en el teletrabajo y teniendo que hacer frente al volumen de gestiones laborales provocadas por el covid-19. "El personal del SEPE atiende normalmente entre 60 o 100 llamadas diarias, y muchas veces tienen que hacerlas ellos o devolverlas. Desde que están en su casa, las han estado haciendo con sus teléfonos, y al pasarse de sus tarifas les han subido las facturas de marzo. Por eso han comprado los móviles", cuenta Javier Martínez, responsable de empleo de CCOO en la Administración General del Estado.

De muchas oficinas del SEPE, los funcionarios sí se llevaron ordenadores para poder trabajar, pero en Seguridad Social y Agencia Tributaria, la mayor parte de las plantillas han puesto sus propios medios, con grandes problemas, sobre todo, de acceso al trabajo en remoto.

Sin regulación del teletrabajo en 14 años

Igual que ha sucedido en el SEPE, en la Seguridad Social el volumen de trabajo ha aumentado, no solo por el incremento de la cantidad de trámites sino por los nuevos procedimientos derivados del estado de alarma, que muchos funcionarios han continuado tramitando desde sus casas. "Han seguido prestando su servicio al público, a pesar del cierre de la atención presencial por seguridad", señala el ministerio.

"Los suministros han llegado tarde, pero es comprensible que hubiese otras urgencias. El problema es que ya íbamos tarde antes. La única orden ministerial sobre teletrabajo es de 2006 y contravenía los acuerdos de teletrabajo europeos, por lo que hubo una denuncia por parte de las organizaciones sindicales. Desde entonces, no ha habido nada sobre regulación del teletrabajo para los funcionarios, eso es todo lo que hay", cuenta Martínez.

Además, desde el sindicato señalan que la mayoría de empleados que han accedido tradicionalmente a este modelo de trabajo son los altos cargos, por lo que apenas existían plantillas adaptadas. "Lo que venía pasando es que cada organismo preparaba un pequeño programa piloto reducido y solo se ofrecía a una parte del personal, a directores y subdirectores. Y se les ofrece sin regularla, con lo cual reciben llamadas laborales por las tardes, fines de semana, se conectan a cualquier hora…", apunta Martínez.

A pesar de las compras de la Administración, parece que los funcionarios seguirán echando mano de sus propios recursos durante un tiempo. Por ejemplo, en el SEPE, se han comprado únicamente 80 portátiles para 8.000 trabajadores (1%), y en la Seguridad Social, solo 1.500 de 25.000 efectivos (5%) tienen portátil o 'tablet' de empresa. Según CCOO, una parte del personal que no tiene posibilidad de acceder al sistema desde casa sigue acudiendo a las oficinas aunque estén cerradas al público.

En total, de los 175.000 funcionarios que hay en España, un 62% está teletrabajando; un 27% sigue acudiendo a las oficinas (46.000); y un 2,4% se encontraba en aislamiento a 24 de abril. Pero la cantidad de funcionarios que teletrabajan depende mucho de cada ministerio y sus funciones. En los de Igualdad y Universidades, por ejemplo, todos se encuentran en casa, casi igual que en Consumo.

Sin embargo, en otras carteras como Interior no es tan sencillo seguir en remoto. Aquí, el 81% de los funcionarios continúa acudiendo a diario a los centros de trabajo. No les queda otra: son funcionarios de prisiones, policías y guardias civiles interinos, agentes de Protección Civil e Internacional y trabajadores de la Dirección General de Tráfico.

En Hacienda, el 85% de los funcionarios, casi 30.000, está trabajando desde casa: es la Administración donde más ocurre, tanto por su volumen como por su mayor digitalización previa. Y aun así, las caídas del sistema y fallos del acceso en remoto eran habituales en los primeros días del confinamiento. Ahora se están preparando para hacer la campaña de la renta 2019 por videollamada con los contribuyentes por si no se permite acudir a las oficinas durante la desescalada.

A Hacienda le siguen en número el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (20.300 funcionarios teletrabajando) y Ciencia e Innovación (14.000). Este ministerio es también el que más videollamadas ha realizado entre el 10 de marzo y el 24 de abril, 12.300, el doble que Defensa, el segundo más conectado a la cámara de pantalla.

Transformación digital Administraciones Públicas
El redactor recomienda