Nacho Álvarez, de la universidad a escudero económico de Iglesias con el ingreso mínimo
  1. España
SECRETARIO DE ESTADO DE DERECHOS SOCIALES

Nacho Álvarez, de la universidad a escudero económico de Iglesias con el ingreso mínimo

Al buen puñado de competencias que abarca este secretario de Estado, se suma que Iglesias ha delegado en él la coordinación con otros ministros del ingreso mínimo o el desconfinamiento de niños

placeholder Foto: El secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez. (EFE)
El secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez. (EFE)

El economista Nacho Álvarez (Madrid, 1977), aparcó hace escasos tres meses la docencia en la Universidad Autónoma de Madrid para sumarse al equipo de la vicepresidencia segunda, que dirige Pablo Iglesias, como secretario de Estado de Derechos Sociales. Responsable económico de Podemos desde sus inicios, siempre se resistió a engrosar las listas electorales para no tener que abandonar la docencia, pero cuando se formó el Gobierno de coalición Iglesias insistió y logró convencerlo para que lo acompañase en las tareas de Gobierno. "Es el cerebro económico de Podemos y una de las manos derechas de Iglesias", asegura uno de sus colaboradores. Su trabajo durante las últimas semanas da cuenta de cómo se ha convertido en el escudero económico de Iglesias, quien delegó en él todas las negociaciones internas para materializar el "escudo social" defendido por el sector de Unidas Podemos en el Gobierno para hacer frente a la crisis económica derivada de la crisis sanitaria del coronavirus.

Desde las ayudas a los alquileres y la moratoria de las hipotecas, que negoció con la vicepresidenta económica Nadia Calviño y el ministro de Transportes José Luis Ábalos, al plan de desconfinamiento para los menores de 14 años, que consensuó la tarde del jueves con el ministro de Sanidad Salvador Illa a partir de los informes que había dirigido desde la dirección general de la Infancia. Con el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, retomará las reuniones la próxima semana para concretar el ingreso mínimo vital. Está siendo también el contacto en la vicepresidencia de los responsables de servicios sociales de las diferentes comunidades autónomas, y prepara ya la conferencia interterritorial para discutir con las administraciones autonómicas el reparto de la recaudación por el 0,7% del IRPF para fines sociales. Al buen puñado de competencias que abarca, se suma la confianza que le ha delegado el vicepresidente segundo desde que se decretó el estado de alarma.

El ingreso mínimo vital, tras intensas discusiones en el seno del Ejecutivo, se ha pactado adelantarlo a la segunda quincena de mayo

Aquel fin de semana de mediados de marzo "fue terrible" en cuanto a trabajo, reconocen en su entorno. Desde entonces no han dejado de acudir ni un solo día al ministerio situado en el Paseo del Prado, aunque de ello el secretario de Estado solo lamenta lo poco que puede ver a sus hijos pequeños. Entre la desolación por la situación que vive el país, se dejan entrever algunos atisbos de satisfacción en su departamento. La principal, el ingreso mínimo vital, que tras intensas discusiones en el seno del Ejecutivo se ha pactado adelantarlo a la segunda quincena de mayo. No en vano, se trataba de la principal medida anticrisis que propuso el partido en sus inicios y que llevaba el sello de Álvarez, por lo que ahora tiene el convencimiento de que la respuesta a esta nueva crisis debe seguir unos derroteros bien distintos a los de entonces.

"El ingreso mínimo vital es una demanda histórica de Podemos, allá por aquellas famosas elecciones europeas donde irrumpimos. Las críticas de todos los economistas iban en la dirección de criticar la renta básica que proponíamos y vaya debate ruidoso se montó entonces", recuerda otro dirigente morado que ahora forma parte del equipo de la vicepresidencia. "Algo ha cambiado aquella propuesta de renta básica si la comparamos con la de ahora, pero la realidad social que sujetaba aquella propuesta es la mismo que sujeta hoy a esta", añade esta misma fuente, aun reconociendo que "a pesar de que su definición ha madurado mucho desde entonces, el sentido político y social es el mismo". Álvarez, de hecho, ya fue el responsable de coordinar el desarrollo de la Proposición de Ley sobre garantía de suficiencia de ingresos que el partido presentó en el Congreso en marzo del pasado año.

Foto: Pablo Iglesias, María Jesús Montero y Nadia Calviño durante una rueda de prensa en La Moncloa. (EFE)

Otro de los colaboradores en este departamento habla directamente de "triunfo" porque el ingreso mínimo "era uno de los grandes caballos de batalla en esta legislatura" y no estaba previsto sacarla adelante cuando apenas se han cumplido los 100 primeros días del Gobierno de coalición. Mientras se trabaja en el corto plazo se desarrollan también las líneas para el medio plazo, y para esto segundo Nacho Álvarez está ya desarrollando los ejes para un plan de estímulos fiscales que los morados pondrán sobre la mesa una vez que pase la crisis sanitaria. Este último se centrará en un programa de inversiones verdes y en la construcción de la cuarta pata del Estado de bienestar: reforzando servicios públicos, dependencia y cuidados.

El objetivo de los morados respecto al ingreso mínimo vital pasa por ampliar el número de potenciales beneficiarios más allá del millón de hogares previstos. Entienden que estas estimaciones iniciales se quedarían cortas, aludiendo que la cifra del millón de hogares era la que se manejaba para el ingreso mínimo vital pactado en el programa de gobierno antes de que golpease la crisis del coronavirus. Este número de beneficiarios se correspondería con el número de hogares con pobreza severa. Esto es, con unos ingresos por debajo del 30% de la renta mediana. En el sector morado del Gobierno, sostienen que esas cifras habrían aumentado en las últimas semanas por la crisis del coronavirus y manejan otros números distintos sobre el total de potenciales beneficiarios, en función de los diversos escenarios.

El salto de Nacho Álvarez de la docencia y la investigación académica a la gestión pública en un contexto de crisis como el actual, no ha podido ser más abrupto. Sin embargo, el hecho es que a nivel teórico se ha especializado en el estudio de las recetas en periodos de crisis. Libros como 'Fracturas y Crisis en Europa', 'Qué hacemos con el paro', 'Economía Política de la Crisis' o 'Qué hacemos con la deuda' dan buena cuenta de ello, al igual que su doctorado en 'Economía Internacional y Desarrollo' o sus proyectos de investigación de la Unión Europea e investigaciones sobre la influencia que tienen en el marco de la UE los mercados financieros en las estrategias empresariales y en los cambios en la relación salarial. También otras investigaciones conectadas a los debates económicos de estos días que se han tratado de impulsar desde Unidas Podemos, precisamente junto a su jefe de gabinete Jorge Uxó, entre otros, como 'Internal devaluation in a wage-led economy. The case of Spain', 'Is the end of fiscal austerity feasible in Spain? An alternative plan to the current Stability Programme (2015-2018)' o 'Fiscal space on the eurozone periphery and the use of the (partially) balanced-budget multiplier: The case of Spain'. De la teoría a la práctica.

Álvarez se ha convertido en el escudero económico de Iglesias durante la gestión de esta crisis. Una pieza imprescindible en un equipo transversal del que destaca su jefe de gabinete, Julio Rodríguez, el que fuera jefe del Estado Mayor de la Defensa y que ahora integra también el recién creado equipo de desescalada. "Es quien guarda las espaldas de Pablo [Iglesias], además de una forma muy discreta", según reconocen en el entorno de vicepresidencia.

Coronavirus Renta básica universal Pablo Iglesias
El redactor recomienda