Las peluquerías, indignadas por tener que abrir: "Puedes estar 15 días sin lavarte el pelo"
  1. España
la mayoría piensa cerrar

Las peluquerías, indignadas por tener que abrir: "Puedes estar 15 días sin lavarte el pelo"

El sector no entiende que se les incluya en la lista de excepciones a comercios durante el estado de alarma. Consideran que la cercanía con el cliente les expone considerablemente

placeholder Foto: Foto de archivo de una peluquera en Valencia. (EFE)
Foto de archivo de una peluquera en Valencia. (EFE)

El estado de alarma decretado en todo el territorio español y que entrará en vigor este lunes limita los movimientos de los ciudadanos para todo aquello que no sea de primera necesidad. ¿De primera necesidad? Entre la lista de comercios que sí podrán permanecer abiertos, y a los que se podrá acudir libremente, están supermercados, farmacias, estancos, gasolineras... y peluquerías.

Desde sus confinamientos caseros, las peluqueras de toda España se indignaban a través de las redes sociales en un grito unánime al escuchar a Pedro Sánchez incluir su sector en la lista de excepciones. "¿Qué pasa, que nosotras no nos infectamos?", se pregunta Ana, peluquera de 32 años de Madrid, que explica a este diario que tras el anuncio del presidente todo ha sido confusión. "Entonces, ¿tenemos que ir el lunes?" Era la pregunta más repetida en todos los whatsapps de peluqueras de toda España.

Medida de higiene

El Gobierno justificaba tras el anuncio que peluquerías (y también las tintorerías) permanezcan abiertas durante el estado de alarma como medida que mejorará la higiene de las personas de edad avanzada, que a menudo tienen dificultades de movilidad para cortarse el pelo y lavarse la cabeza. En el caso de las tintorerías, explican, su papel es fundamental en el trabajo y mantenimiento de hospitales y otros centros de atención, al lavar su ropa de cama, toallas, batas y pijamas.

Al mismo tiempo, con estas excepciones aseguran que se minimiza el impacto que las restricciones a la vida cotidiana que el estado de alarma comporta tendrá inevitablemente en el pequeño negocio. Sin embargo, los dueños de las pequeñas peluquerías de barrio no lo ven así. La mayoría han decidido cerrar de forma voluntaria.

Muy cerca de los clientes

placeholder El sector se está organizando por redes.
El sector se está organizando por redes.

Las explicaciones dadas por el gobierno no convencen a las peluqueras, que creen que aunque es cierto que hay personas mayores y con problemas de movilidad que necesitan ayuda para lavarse el pelo, es en estos casos en los que más deberían respetarse las distancias.

María José, peluquera también en Madrid cuenta que hay muchas personas mayores que acuden por sistema a lavarse el pelo a la peluquería, pero le preocupa que alguna de las trabajadoras pueda infectarles. "¿Y si el virus lo tengo yo y contagio a una señora? No quiero esa responsabilidad", dice. "Es mejor estar 15 días sin lavarte el pelo".

Raquel Cuartero es dueña de Cuartero Peluqueros, en el centro de Madrid, y ha decidido cerrar por voluntad propia. "Por el bien de nuestros clientes y por el del propio equipo de trabajo, esta semana permaneceremos cerrados voluntariamente", ha publicado a través de su cuenta de Instagram. Eso sí, ha decidido habilitar un teléfono de emergencias para todas esas personas con problemas de movilidad que necesiten asistencia para asearse.

"Quiero llorar de impotencia y de rabia", cuenta a El Confidencial, "no tienene ningún sentido mandar a la gente a casa a por comida o medicinas y estar a metro y medio de distancia... pero nosotros abrimos". Cuartero cree que la exposición es innecesaria y respetar esta distancia de seguridad imposible, "nos indigna que no se nos valore de ninguna manera".

Primera necesidad pero 21% de IVA

Entre los que no entienden la decisión del Gobierno también abundan los que creen que, en caso de que fuese necesario abrir, al menos debería haber cambios en la situación económica de las peluquerías, la mayoría de ellas Pymes con menos de cinco empleados. "Tengo una barbería y según 'nuestro presidente', un servicio de primera necesidad, pero aún así pagamos el 21% de IVA", dice a través de Instagram el dueño de una peluquería en Ávila, que además cree que "tenemos que abrir para estar sin clientes y si entra alguno hacer malabares para respetar la distancia".

Eso sí, el mayor problema es que al no haberse ordenado su cierre temen no poder acogerse a las ayudas económicas que el Gobierno pueda ir aprobando. Unas medidas que pese al impacto económico en prácticamente la totalidad del tejido productivo español, por el momento no están concretadas.

Cuartero opina igual y teme no poder hacer frente a sus gastos en un futuro próximo. "Nos da miedo que todo esto sea para lavarse las manos frente a alguna ayuda que podamos solicitar, yo tengo tres empleadas y dudo entre nuestra salud o mi bolsillo, sinceramente".

El sector se moviliza para pedir rectificaciones

En esta situación las organizaciones, entidades y colectivos que representamos al sector de las peluquerías en España, integradas en la Alianza de Empresarios de Peluquerías de España y el Consejo Nacional de Empresarios de Peluquería y Estética (CONEPE), han remitido una carta urgente al Ministerio de Sanidad en la que el sector de las peluquerías manifiesta "su disposición a colaborar en todo lo que sea necesario, pero reclamando también los medios técnicos, el asesoramiento y los recursos que garanticen la protección de nuestros clientes y de los profesionales y trabajadores del sector de las peluquerías".

Así, las asociaciones de peluqueros muestran su colaboración para "el establecimiento de servicios mínimos y guardias en los núcleos urbanos, en los que pueda ser necesario mantener los servicios de las peluquerías operativos para prestar atención a la ciudadanía que lo requiera por razones especiales", pero piden que "previamente, a la puesta en marcha de un dispositivo de estas características sería necesario identificar los protocolos de actuación en los establecimientos, disponer de los materiales y productos que garanticen el aislamiento y las medidas higiénicas sanitarias para proteger a profesionales y clientes". Este comunicado los suscriben peluquerías con presencia en todo el país como Rizos, Llongueras, Jean Louis David o Marco Aldany.

Según Antonio Jaumandreu, Secretario Jurídico del Consejo Nacional de Empresarios de Peluquería y Estética (CONEPE): ‘Las razones para esta petición son asegurar la protección y seguridad tanto de los peluqueros como de las personas mayores, grupo de riesgo en esta pandemia. Y es que nos resulta imposible mantener la distancia de seguridad de al menos un metro de distancia recomendada por el Ministerio de Sanidad. Creemos que todos debemos contribuir a parar esta pandemia y debemos priorizar la seguridad de todos, sin perjuicio de que con carácter voluntario y el debido control sanitario por parte del Ministerio, puedan establecerse determinados puntos para atender a personas con necesidades muy concretas’.

Madrid cerrará las peluquerías

Tras la indignación del sector, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado en una entrevista en Telemadrid que ordenará el cierre de las peluquerías y barberías "porque no se entiende que los profesionales de este sector tan numeroso en Madrid, que tienen que estar piel con piel en contacto con los clientes, tengan que estar abiertos". "Tengo que protegerlos por encima de todo. Nuestros mayores y otras personas que necesiten el servicio de peluquería prefiero que tengan el pelo sucio y que estén sanos", ha añadido.

Kioskos también abiertos

Otro de los sectores que se encuentra entre las excepciones aprobadas por el ministerio es el de los kioskos de prensa, que seguirán abriendo al considerarse la información necesaria para el mantenimiento del estado democrático y para mantener informados a los ciudadanos. Sin embargo, esta medida tampoco se entiende entre muchos ciudadanos que consideran que la prensa en papel puede suplirse con los medios 'online' y que, como en el caso de las peluquerías, son los más mayores los que acuden a los kioskos, lo que supondría un riesgo innecesario para esta población de riesgo.

Marisa, dueña de un kiosko de prensa en Barrio del Pilar, en Madrid, sigue abriendo normalmente. "Nosotros podemos abrir según el gobierno y así nos los dijeron en la asociación de prensa", explica a El Confidencial, "es voluntario y si no quieres abrir estas en tu derecho, también es verdad que siendo autónomos es lo que hay". En su caso tanto hoy como la próxima semana ha decidido abrir su comercio. "Yo sigo abriendo y bueno... hoy la gente mantiene una distancia entre ellos y yo trabajo con guantes", cuenta Marisa.

 
Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Peluquería Coronavirus Peluquero