La policía le ubicaba en un grupo violento

Piedras y amenazas al obispo: el informe que regresa del pasado y cerca al dos de Podemos

Los atestados indican que el ahora diputado de Podemos "es habitual en todo tipo de manifestaciones, altercados y agresiones a las fuerzas públicas"

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias (c), conversa con el diputado y secretario de Organización del partido, Alberto Rodríguez (d). (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (c), conversa con el diputado y secretario de Organización del partido, Alberto Rodríguez (d). (EFE)

El pasado siempre vuelve. El de Alberto Rodríguez, diputado y secretario de Organización de Podemos, regresa desde aquel 25 de enero de 2014, cuando el ministro José Ignacio Wert acudió a La Laguna (Tenerife) a inaugurar la catedral y él participó en la protesta contra el acto. El Tribunal Supremo tendrá que decidir en los próximos días si abre o no causa contra él después de que la Fiscalía le acusara de patear a un policía en esa manifestación. Los atestados policiales que constan en el procedimiento, y a los que ha tenido acceso este diario, hablan de informaciones previas que alertaban de la presencia en la concentración que acabó con varios agentes heridos de "grupos antisistema o violentos". En la concentración, se incautaron bolsas con piedras y dos periodistas tuvieron que ser atendidos por botellazos.

Los atestados policiales que hay en la causa sirven como resumen de una época. De un tiempo en que los líderes de Podemos han pasado de las calles y las protestas a cargos de responsabilidad, del escrache al chalé. A lo largo de 79 páginas, integrantes de la comisaría local de La Laguna van desgranando lo que ocurrió en una manifestación que se convocó coincidiendo con la visita del exministro popular de Cultura José Ignacio Wert para participar en la reapertura de la catedral de la localidad. Desde primera hora de la mañana, el número de concentrados superó la previsión. Llegaron a los 700, según detallan los informes, que dan muchos otros datos.

"Sobre las 11, el grupo grita consignas como 'este vallado lo vamos a tirar'. 'Perros'. 'Hijos de puta'. 'Quitaos de en medio y dejad a Wert en nuestras manos' (...) con gran agresividad gestual", dice uno de los atestados. En otro, se reproduce cómo uno de los grupos se dirigió contra el obispo Bernardo Álvarez increpándole con frases como "eres un hipo de puta", "ojalá te hubiese abortado tu madre", "te vamos a matar", "vamos a quemar tu casa". Mientras gritaban, lanzaban "latas de refresco y naranjas".

La cosa acabó con detenciones, siete partes de heridas a los agentes y objetos incautados. Una bolsa conteniendo piedras de distinto tamaño, el palo partido de una pancarta, cadenas con eslabones gruesos metálicos. No fueron los únicos. Los informes indican que también se aprehendieron macetas y un monopatín que se estaba empleando para golpear a los policías.

Piedras y amenazas al obispo: el informe que regresa del pasado y cerca al dos de Podemos

Respecto a Rodríguez, llama la atención que los agentes le identifican "como un individuo conocido de otras ocasiones". "Propina al policía una fuerte patada que le causa lesiones en la rodilla izquierda". No pudo ser detenido en ese momento pero "es reconocido sin ningún género de dudas, toda vez que el mismo es habitual en todo tipo de manifestaciones, altercados y agresiones a las fuerzas públicas".

La Fiscalía del Supremo ha informado a favor de investigar en el alto tribunal al diputado de Unidas Podemos por atentado contra la autoridad. Sus compañeros de Canarias llegaron incluso a presentar escrito de acusación en su contra, solicitando una pena de seis meses de prisión. Rodríguez ahora está aforado, aunque durante los pasados meses entró y salió de esa especial protección con la que cuentan los parlamentarios nacionales: el aforamiento se activó y desactivó siguiendo los vaivenes electorales y las sucesivas disoluciones de las Cortes.

Rodríguez ahora está aforado, aunque durante los pasados meses entró y salió de esa especial protección con la que cuentan los parlamentarios

Tras el informe presentado por la Fiscalía, la sala que dirige Manuel Marchena tendrá que decidir si abre o no causa. En caso de admisión, se designará un instructor y es probable que, antes de decidir si se solicita la autorización necesaria a las Cortes para proceder contra el de Podemos, se le ofrezca la posibilidad de prestar declaración de forma voluntaria. En caso de declinar, se deberá tramitar el conocido como suplicatorio.

No es la primera vez que el Supremo se topa con Alberto Rodríguez. En 2018, se archivó por prescripción otra causa en la que se le investigaba por un delito de desorden público en la madrugada del día de Navidad de 2006. Aquel procedimiento, mucho más antiguo, se seguía por lo sucedido tras una identificación realizada en un control de la policía local también en La Laguna, en un dispositivo contra el consumo de drogas. Hubo —decía el escrito— un "hostigamiento" de Rodríguez y otro acusado hacia los policías. Los acusados "increparon a las personas que allí se encontraban consumiendo bebidas alcohólicas, provocando que arrojaran botellas, vasos y otros objetos", ocasionando desperfectos en un vehículo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios