AFIRMA QUE EL COMISARIO TRABAJABA PARA EL CNI

El jefe policial de Fernández Díaz declara que Villarejo tenía el respaldo directo de Rajoy

El jefe de la Policía durante la etapa en Interior de Fernández Díaz, Eugenio Pino, ha asegurado en sede judicial que el Gobierno del PP le reprochó que estaba “tratando muy mal” al comisario

Foto: Eugenio Pino, exjefe de la Policía Nacional. (EFETV)
Eugenio Pino, exjefe de la Policía Nacional. (EFETV)

La investigación sobre los negocios de Villarejo apunta ya al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy. El máximo responsable de la estructura de la Policía Nacional durante la etapa en Interior de Jorge Fernández Díaz, el exdirector adjunto operativo del cuerpo Eugenio Pino, ha asegurado este martes por la mañana ante el juez que instruye Tándem que el Ejecutivo del PP le reprochó que estaba “tratando muy mal” al comisario. También ha asegurado que el agente encubierto trabajaba en realidad para el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), aunque orgánicamente dependía de la Policía Nacional.

No era la primera vez que Pino pasaba por la Audiencia Nacional pero nunca hasta ahora había llegado tan lejos. Durante sus 50 minutos de declaración y a preguntas fundamentalmente del magistrado que dirige las pesquisas, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García Castellón, el antiguo DAO del cuerpo explicó que, en los primeros meses de 2015, ante el enfrentamiento que mantenían Villarejo y el entonces comisario principal de la Unidad de Asuntos Internos, Marcelino Martín-Blas, tomó la decisión de cesar a ambos.

Mariano Rajoy y Fernández Díaz. (EFE)
Mariano Rajoy y Fernández Díaz. (EFE)

Sin embargo, ha explicado Pino, sólo pudo relevar a Martín-Blas. El secretario de Estado de Seguridad en ese momento, Francisco Martínez, también imputado en esta causa, le trasladó que no era posible prescindir del presunto cerebro de Tándem porque tenía el respaldo directo de Moncloa. De hecho, según Pino, Fernández Díaz llegó a trasladarle en una conversación privada que Rajoy estaba enfadado con él por cómo estaba tratando a Villarejo.

Ante esa situación, el antiguo número uno en el escalafón del cuerpo explicó que le fue imposible tomar ninguna otra medida contra el agente encubierto. El juez le ha preguntado entonces si, teniendo en cuenta que uno de sus subordinados había escapado de su control y sus superiores no le permitían cesarlo, pensó en presentar en su dimisión. “Pues no”, ha respondido Pino, antes de recordar que Villarejo llevaba desde la época del ministro del Interior socialista Juan Alberto Belloch prestando “servicios especiales” para ese departamento. El juez le pidió no siguiera hablando sobre esa etapa porque algunos episodios están clasificados como secretos oficiales.

Pino también aseguró que el agente encubierto trabajaba, en la práctica, a las órdenes del CNI, aunque orgánicamente estaba encuadrado en la Policía Nacional. Para tratar de demostrarlo, explicó que él mismo lo envió en 2015 en Líbano para tratar de encontrar a los tres periodistas españoles que habían sido secuestrados en Siria, un caso que inicialmente recayó en el cuerpo que él dirigía. El exDAO explicó que le propuso a Villarejo que utilizara una acreditación periodística del medio que editaba su mujer, Información Sensible, para tratar de pasar desaparcibido en ese país. Y así ocurrió.

Villarejo ocultaba miles de grabaciones de todo tipo de personalidades.
Villarejo ocultaba miles de grabaciones de todo tipo de personalidades.

Sin embargo, según Pino, cuando las pesquisas estaban ya avanzadas, el director general de la Policía Nacional en esa época, Ignacio Cosidó, le ordenó que paralizara las investigaciones porque el caso había pasado a manos del CNI. Pese a ello, manifestó el exDAO, Villarejo siguió en Líbano trabajando en la localización de los periodistas supuestamente bajo las órdenes de los servicios de inteligencia. Lo mismo habría ocurrido en el rescate de los marineros españoles del pesquero Alakrana años antes. De nuevo, el juez pidió a Pino que no proporcionara más detalles por estar estos casos sometidos a reseva.

Con todo, Pino aseguró que el exdirector del CNI, Félix Sanz Roldán, llegó a reconocerle en una conversación que el cabecilla de Tándem trabajaba para la "casa". "Se lo pregunté y me dijo que sí", ha afirmado el antiguo responsable del cuerpo ante García Castellón y los fiscales del caso, que apenas han hecho preguntas durante la declaración, según han confirmado a este diario fuentes presentes en el interrogatorio.

Tras casi una hora de preguntas, el magistrado ha zanjado la declaración con una frase que ilustra el alcance de las revelaciones y la trascendencia que les concede: "Le digo que en este procedimiento... me ha dejado usted un panorama devastador". El caso acumula ya 25 piezas separadas. Villarejo está en prisión provisional desde que fue detenido por Asuntos Internos en noviembre de 2017.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios