CONDENADOS POR UN DELITO DE AGRESIÓN SEXUAL

Las claves del caso Arandina: 38 años para los exjugadores por agresión sexual

Los exjugadores contactaron con una menor por Instagram, tras una noche en su piso, la joven denunció haber sido violada; ellos niegan los hechos y tachan de "fantasía" su versión

Foto: Los tres jugadores de la Arandina (Carlos Cuadrado, Vity Ramos y Raúl Calvo)
Los tres jugadores de la Arandina (Carlos Cuadrado, Vity Ramos y Raúl Calvo)

El pasado 21 de noviembre arrancó en la Audiencia de Burgos la vista oral, a puerta cerrada, contra los tres exjugadores del Arandina Fútbol Club acusados de un presunto delito de agresión sexual y contra la libertad sexual de una menor de 16 años. Carlos Cuadrado, alias 'Lucho', de 24 años; Víctor Rodríguez, 'Viti', de 22 años y Raúl Calvo, de 19 años, se enfrentaban a penas de prisión de 39 y 40 años, la máxima condena contemplada para este delito. Finalmente, han sido sentenciados a 38 años de cárcel.

[Los exjugadores de la Arandina, condenados a 38 años de prisión]

Al tratarse de un caso abierto por un supuesto delito de violación múltiple, la sombra de los cinco condenados autodenominados como 'La Manada' también se ha cernido sobre el proceso contra los de la Arandina. El abogado de la Asociación Clara Campoamor — ejerciendo como acusación particular — declaró que su objetivo era corroborar que hubo una agresión sexual contra la víctima y que los acusados actuaron en grupo. Los tres procesados, sin embargo, siempre han mantenido su "inocencia", alegando que aquella noche "no pasó nada" y que desconocían la edad real de la joven.

En una de las jornadas del juicio, sin embargo, uno de los testigos del caso y compañero de la denunciante (además de ser uno de los jugadores a los que Calvo entrenaba) ha asegurado que el exjugador sabía que la denunciante tenía 15 años, según informa El Norte de Castilla.

Instagram, el inicio de todo

Los hechos por los que los exjugadores están siendo juzgados ocurrieron el 24 de noviembre de 2017, cuando la víctima acudió al domicilio de los tres encausados donde supuestamente fue obligada a mantener relaciones sexuales con todos ellos en el salón de la casa para, seguidamente, ser de nuevo forzada por uno de ellos a soportar otra relación sexual en un dormitorio de la vivienda, según sostiene la Fiscalía de Burgos.

La denuncia por parte de la víctima se interpuso en una comisaría de Policía de Madrid (la menor acudía a la capital cada semana para asistir a sus sesiones con una psicóloga), donde la joven aseguró haber sido forzada por tres jóvenes a mantener relaciones sexuales y aseguró que habían grabado los abusos en vídeo y los habían difundido públicamente. Por estos hechos, dos de los presuntos autores fueron detenidos el 11 de diciembre en el domicilio que compartían — un piso pagado por el club deportivo — como acusados, en un principio, de un delito de abuso sexual contra una menor. El tercero de ellos, Calvo, se presentó de forma voluntaria ante la comisaría.

GRAF1596. ARANDA DE DUERO (BURGOS), 12/12/2017.- Salida de los acusados, tres jugadores de la Arandina Club de Fútbol, de su vivienda, que ha sido registrada, tras ser detenidos después de que una joven les denunciara por abusos en una comisaría de Madrid. EFE/ Paco Santamaría
GRAF1596. ARANDA DE DUERO (BURGOS), 12/12/2017.- Salida de los acusados, tres jugadores de la Arandina Club de Fútbol, de su vivienda, que ha sido registrada, tras ser detenidos después de que una joven les denunciara por abusos en una comisaría de Madrid. EFE/ Paco Santamaría

Dos días más tarde, los procesados declararon ante el juzgado de Instrucción número 1 de Aranda de Duero. Mientras Calvo, 'Lucho' y 'Viti' comparecían ante el juez, el club del Arandina hizo público un comunicado en el que se comprometía a expulsar a los jugadores si se confirmaba la acusación, según recoge el diario 'online' Burgos Conecta.

Antes de pasar su segunda noche en dependencias policiales, los acusados regresaron al domicilio en el que presuntamente se cometieron los hechos en compañía de agentes de la Policía Nacional para llevar a cabo un registro que se prolongó durante más de cuatro horas.

El 13 de diciembre, la magistrada decretó el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza en el centro penitenciario de Burgos para los tres jugadores como acusados de un delito que pasó a agresión sexual, tal y como informó el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en un comunicado recogido por el medio. Inmediatamente después de conocer la decisión judicial, la Arandina CF expulsó al portero y sus dos delanteros.

El entrenador del club, Diego Rojas, aseguró a la prensa que los delitos que se les imputaban le parecían "palabras mayores": "No me lo creo, pero una cosa es lo que yo crea y otra cosa es lo que puede ser". Con todo, el técnico aseguró que el caso le parecía "indignante y asqueroso".

La investigación contra los ya exjugadores del Arandina se había ganado por entonces todo el interés de los medios y el público, especialmente del vecindario. Solo un día después de que se decretase su ingreso en prisión preventiva, la Policía inició la búsqueda del supuesto vídeo en el que aparecían las imágenes de la agresión y que, hasta ese momento, no era considerado como prueba. Por ello, los investigadores volvieron a registrar la vivienda de los acusados, de donde se incautaron de sus ordenadores y sus móviles

El acusado Carlos Cuadrado. (Efe)
El acusado Carlos Cuadrado. (Efe)

Por su parte, la defensa de los exjugadores recurrió el ingreso en prisión de sus clientes, quienes se consideraban inocentes de los hechos en todo momento. Sin embargo, en el auto figuraba que la declaración de la víctima fue "coherente" y sin contradicciones. Al hacerse público este escrito, se supo que la menor había conocido a uno de los acusados a través de Instagram y ambos acordaron un encuentro en el domicilio del exjugador.

De acuerdo con la denuncia presentada por la joven, en un principio se encontraban los dos solos, hasta que llegaron los otros dos acusados. Fue entonces cuando, según palabras de la menor, los tres empezaron a desnudarla y la forzaron a mantener relaciones sexuales con ellos. En las declaraciones de los propios acusados, todos afirmaron que habían estado en su domicilio con la joven pero negaron haberla violado. A mitad del mes de diciembre de 2017 la jueza llamó a declarar a dos menores que formarían parte del entorno de la víctima.

Mientras sucedía esto en los juzgados, vecinos de los municipios de Ponferrada y Astorga convocaban protestas reivindicando la presunción de inocencia a favor de los tres acusados. Las tres declaraciones coincidían con el testimonio de la víctima. Desde el club de fútbol y Aranda de Duero, por el contrario, mostraron su repulsa ante cualquier tipo de violencias de género en el mismo día en el que disputaron un partido.

Desmontar la "fantasía" de la denuncia

El siguiente avance del caso llegó a finales del mes de diciembre de ese mismo año, cuando la línea de investigación se centró en determinar si hubo intimidación por parte de los acusados para con la menor; un matiz que permitiría tipificar los actos como un delito de abuso o de agresión sexual, mismo procedimiento que ya se siguió con el caso de los condenados por violación en San Fermín.

El abogado de uno de los acusados aseguró que la víctima se "jactó" de haber mantenido relaciones sexuales con los tres

Finalmente, en el mes de enero de 2018 retomaron las declaraciones de testigos relacionados con la investigación. De esta segunda ronda de testimonios surgió la duda de si habría una cuarta persona implicada en el delito. Fue Fernando García Puertas, abogado de la denunciante, quien informó al diario León Noticias de que las menores de edad próximas al entorno de la víctima presentaron ante el juez y las autoridades un vídeo en el móvil "del día de los hechos" que corroboraría la implicación de una persona más.

El letrado del portero imputado, sin embargo, desacreditó a la denunciante de cara a la prensa y, aludiendo a los vídeos y audios que las tres amigas habían estado compartiendo en WhatsApp, aseguró que se estaba "desmantelando la fantasía de la denuncia". Asimismo, la defensa sostuvo que, en palabras de los acusados, era la víctima "la que tocaba" (alegando que era la menor quien les realizó tocamientos a los tres jóvenes) y que aquella no fue la primera vez que visitaba el domicilio de los exjugadores.

Además, el abogado también aseguró que en los audios se revela que la menor "se jacta y presume de haber mantenido relaciones con los tres". "En esos audios se jactaba de lo guapa que es y de la cantidad de relaciones que tiene con chicos", recoge el diario local.

Raúl Calvo. (Efe)
Raúl Calvo. (Efe)

El 4 de enero, la cuarta persona que aparecía en el vídeo grabado por la víctima en el domicilio donde se produjeron los hechos — otro jugador del club — se presentó de forma voluntaria ante el juzgado para confirmar que él salía en esas imágenes y que, en su presencia, no se produjo ningún episodio como los declarados. Posteriormente, la denunciante acreditaría que él no participó en los hechos. Ese mismo día, la acusación popular manifestó que, por el momento, no se había apreciado violencia en los hechos, por lo que determinaron que sí se produjo una "agresión por intimidación".

Cinco días después, la Audiencia de Burgos ratificó la prisión provisional para los tres acusados. En este sentido, tanto la acusación popular como la particular atestiguaban la "doble victimización" de la menor mientras aseguraban que aún seguía en tratamiento psicológico porque "cada vez estaba peor". La psicóloga de la menor, mientras, seguía manteniendo la "imposibilidad" de que la joven estuviera mintiendo.

En pararelo a este procedimiento judicial contra los acusados, la Arandina CF se vio obligada a indemnizar con 1.500 euros a dos de sus exjugadores por despido improcedente.

Un grupo de WhatsApp confirma que hubo sexo

Hasta el día 30 de enero no se volvieron a tener noticias sobre lo ocurrido aquella noche del 24 de noviembre hasta que el cuarto futbolista que aparecía en el vídeo grabado en el piso de los acusados, declaró ante la jueza. Este testigo declaró que después de salir del piso — y de que se produjeran los hechos —, el futbolista, que se encontraba en un bar situado al lado del portal junto a los tres acusados y otra joven, vio a través del cristal que la chica estaba pasando por la calle y que al verlos los saludó con la mano.

Víctor Rodríguez, uno de los tres exjugadores de la Arandina. (Efe)
Víctor Rodríguez, uno de los tres exjugadores de la Arandina. (Efe)

Finalmente, en el mes de marzo de 2018 aparecieron las primeras evidencias de que los los futbolistas leoneses habían mantenido conversaciones con la menor de edad para acordar un encuentro sexual, previamente a la noche de los hechos. En este tercer análisis sobre el contenido de los móviles, los investigadores encontraron un chat entre dos de los investigados en los que hablaban de determinadas prácticas sexuales con una joven y en la que aparecía una foto de la víctima. En este grupo de WhatsApp estaban incluidos dos de los tres acusados, aunque la conversación había tenido lugar un día antes de los hechos.

En este intercambio de mensajes, los implicados hablaban de un encuentro sexual que los implicaba a todos y contaban que al día siguiente, el 24 de noviembre, estaba previsto que la denunciante volviera a acudir a su domicilio. Sin embargo, en sus declaraciones ante el juez, tanto la víctima como dos de los investigados aseguraron que esa noche fue la primera vez que la víctima visitó la casa. Otro de los detalles importantes de esa conversación fue que en ella se evidenciaba la edad de la denunciante: 15 años.

Estas investigaciones se alcanzaron casi a la vez que se llevaba a cabo un peritaje de madurez a la menor, como se hizo anteriormente con los tres investigados, una prueba que suele solicitarse cuando la diferencia de edad entre víctima y agresor es reducida.

La terapeuta de la víctima llamó a uno de los chicos para advertirle de los riesgos de lo ocurrido

Más adelante, según publicó el diario Burgos Conecta, las autoridades encontraron nuevos indicios en uno de los móviles de los acusados que, si bien no revelaba nada nuevo de la presunta agresión sexual, sí dejaba evidencias de que los tres exjugadores conocían la edad de la denunciante cuando consultaron por Internet, cuatro días después de la violación, sobre la edad legal de consentimiento y abusos sexuales.

El mismo día en el que se realizó esa búsqueda, la terapeuta de la víctima llamó a uno de los investigados para advertirle de que era una menor de edad y preguntarle por los hechos que previamente le había revelado la joven durante una sesión.

El análisis de los teléfonos móviles siguió dando sus frutos y se acabó descubriendo que la menor había llamado hasta en 18 ocasiones a uno de los tres investigados, Carlos Cuadrado, 'Lucho'. El día anterior al de los hechos denunciados, la joven realizó otras 19 llamadas al mismo futbolista; solo algunas de ellas fueron respondidas por el acusado con duraciones de escasos segundos o minutos. Uno de esos intentos de contacto se produjo poco después de que se cometiera la presunta violación.

En este tercer estudio ampliado de los móviles, las autoridades también recuperaron fotografías de la joven que habían sido borradas en las que se denotaba cierta carga erótica o sexual entre ambos interlocutores. Este intercambio de mensajes vía WhatsApp comenzó a practicarse en octubre, un mes antes de la noche de la agresión sexual.

Concentración en Ponferrada para apoyar a los exjugadores del Club de Fútbol Arandina. (Efe)
Concentración en Ponferrada para apoyar a los exjugadores del Club de Fútbol Arandina. (Efe)

Además, los investigadores descubrieron que el número de la denunciante había sido también eliminado de la agenda de este jugador el mismo día en el que la psicóloga de la menor contactó con ellos.

El 6 de marzo, tras desestimar que las circunstancias por las que los tres exjugadores fueron encarcelados — lateración de pruebas, riesgo de fuga y protección de la víctima — habían cambiado, la Audiencia de Burogs ordenó la puesta en libertad de los investigados con el pago de 6.000 euros de fianza, además de la prohibición de acercarse a menos de 1.000 metros de la denunciante y la obligación de comparecer los días uno y quince de cada mes ante el juzgado y de no salir del país.

Al día siguiente a esta autorización del tribunal, los acusados abandonanban sus respectivos centros penitenciarios. Solo uno de ellos,'Viti', hizo declaraciones ante los medios que se congregaron a las puertas de la prisión. El joven volvió a defender su inocencia y aseguró que todo era "mentira".

Un vídeo grabado por la menor demuestra que hubo un cuarto chico en el piso el día de los hechos

Solo dos días después de haber abandonado sus celdas, el programa 'Espejo Público' publicó un vídeo con las declaraciones de los deportistas ante el juez. En su turno para hablar, 'Lucho' garantizó al magistrado que no habían mantenido relaciones sexuales con la invitada ese día. La misma línea seguía el argumento de Calvo, quien respondió a las preguntas del abogado de la denunciante negando que conociera de antes a la menor, salvo a través de Instagram.

El joven relató que, a pesar de los mensajes que recibía por su parte, él nunca le respondió; pero sí reveló que un día — anterior al de la noche de los hechos — cuando caminaba por la calle, una joven gritó su nombre y, cuando se giró y vio que se trataba de la chica, esta se acercó y "le dio dos besos".

Tiempo después, el 13 de abril de 2018, la jueza encargada del caso escuchó las declaraciones de más testigos. Ese día comparecieron en Burgos un menor amigo de la víctima al que supuestamente habría llamado justo después de que se produjera la presunta agresión sexual; dos jugadores que compartían el chat de grupo de WhatsApp con dos de los acusados (en el que hablaban de un encuentro sexual con la menor un día antes del día de los autos), una joven; la supuesta pareja de uno de los acusados, 'Lucho', y que estuvo con ellos en el bar la misma noche de los hechos (y poco tiempo después de los mismos) y otro futbolista que disputó un partido en el campus de Aranda y que entabló relación con la denunciante.

Tras esta nueva ronda de declaraciones, las acusaciones seguían manteniendo a los exjugadores como culpables de un abuso sexual contra la víctima, mientras que la defensa de los jóvenes insistía en que todo era una "fantasía" de la denunciante.

A finales de abril, y aún sin conocer la fecha de apertura de la vista oral y habiendo finalizado la toma de declaración de testigos, el estadio Helmántico de Salamanca recibió a los jugadores del Arandina CF durante un partido al grito de "jugadores violadores".

"Esta sociedad te condena antes de tiempo"

No fue hasta el mes de julio cuando empezaron a surgir nuevas polémicas en el caso, ya que se reveló que la Sociedad Deportiva Almazán fichó para su nueva plantilla a dos de los acusados: 'Lucho' y 'Viti'. Después de conocer esta noticia, el público estalló en críticas hacia el cluf deportivo. Tal fue la repercusión que trajo esta renovación de plantilla que poco tiempo después, el Almazán tumbó su propuesta y rescindió el contrato. Sin embargo, los jugadores acusados exigieron que cumplieran con lo pactado y volvieran a replantearse su decisión.

En ese verano, además, salieron a la luz las afirmaciones de uno de los inplicados en el fichaje, 'Viti'. El futbolista envió una carta a los medios de comunicación en la decía sentir "vergüenza ajena" de lo ocurrido y lamentaba vivir en una sociedad que "te condena antes de tiempo, que no te deja vivir tu vida, que te juzga y te prejuzga sin necesidad de juez" — recogía Efe — en relación a los cargos que se le imputaban.

Me da pena vivir en una sociedad que te juzga y te prejuzga sin necesidad de juez"

Finalmente, el 20 de septiembre de 2018, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Aranda de Duero decidió acusar a cada uno de los investigados a un delito continuado de agresión sexual a menor de 16 años. La defensa de los exjugadores presentó un recurso a este auto de procesamiento a pesar de que la magistrada consideró que existían "claros indicios de culpabilidad" en los tres jóvenes basándose en el firme testimonio de la denunciante y de algunos testigos que corroboran su versión. La defensa de los jugadores, sin embargo, inisistía en la inocencia de los imputados y pidió archivar el caso, una soliticitu que fue desestimada.

Un mes después, la jueza encargada del caso incluyó en el auto de procesamiento como un delito perseguible las conversaciones telefónicas entre los investigados y la menor los días previos a aquel 24 de noviembre de 2017. Amparándose así en el artículo 183 del Código Penal de los abusos y agresiones sexuales a menores de 16 años, que castiga con una pena de prisión de seis meses a dos años de prisión a todo aquel que "a través de Internet, del teléfono o de cualquier otra tecnología de la información y la comunicación contacte con un menor de dieciséis años y realice actos dirigidos a embaucarle para que le facilite material pornográfico o le muestre imágenes pornográficas en las que se represente o aparezca un menor".

En respuesta a esta acusación, el abogado de dos de los futbolistas presentó un recurso ante el juzgdo instructor negando que sus defendidos utilizaran WhatsApp para pedir fotografías íntimas a la denunciante, añadiendo además, que Calvo ni siquiera se encontraba en ese chat. Respecto a los audios compartidos entre la menor y Rodríguez, su abogado destaca el "tono de broma" con el que el acusado propone a la víctima ciertas prácticas sexuales.

Penas de prisión de 39 a 40 años

Un año después, la Audiencia de Burgos decretó la apertura del juicio oral contra los tres exjugadores a los que la Fiscalía Provincial solicitó una pena de 39 años de prisión para Rodríguez y Cuadrado por un delito contra la libertad sexual, un delito continuado de agresión sexual a menor de 16 años y otros dos delitos de agresión sexual (también a una menor); mientras que para Calvo pide una condena de 40 años por un delito continuado de agresión sexual a menor de 16 años, además de los otros cargos mencionados.

La acusación particular, por su parte, pedía una condena mayor de 44 años de cárcel para cada uno de los exjugadores, frente a los 42 años que solicitaba la acusación popular, ejercida por la Asociación Clara Campoamor. En contraposición a estas solicitudes, el abogado de Calvo (el investigado que se enfrenta a la pena más alta) pidió su absolución.

El abogado de la Menor Fernando García, realiza declaraciones en el Juzgado número 1 de Aranda de Duero (Burgos). (Efe)
El abogado de la Menor Fernando García, realiza declaraciones en el Juzgado número 1 de Aranda de Duero (Burgos). (Efe)

Previa a esta petición del Ministerio Público, el hasta entonces letrado de la víctima, Fernando García Puertas, informó de su renuncia como abogado de la denunciante al entender por parte de este que "había dudado de su profesionalidad".

No fue hasta el pasado mes de octubre de 2019 cuando se fijó la fecha del juicio contra los acusados para el 21 de noviembre. Durante la vista oral, los acusados siguieron negando los hechos y aseguraron que no mantuvieron relaciones sexuales con la menor. Asimismo, matizaron — según declaraciones del representante de la Asociación Clara Campoamor a la salida de la Audiencia — que los acusados no conocían la edad de la denunciante hasta que el 28 de noviembre "alguien se lo dice".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios