22 de diciembre

¿Preparado por si toca la Lotería de Navidad? Hacienda siempre gana, pero tú también

Cada 22 de diciembre se celebra el sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad. Si te toca el Gordo, respira antes de pensar en qué quieres invertir o gastar el dinero

Foto: La Lotería de Navidad repartió 187,2 millones de euros en Vizcaya (EFE)
La Lotería de Navidad repartió 187,2 millones de euros en Vizcaya (EFE)
Autor
Tiempo de lectura6 min

A solo diez días de que se celebre el sorteo de la Lotería de Navidad, son muchos los que anotan los números de los décimos que han venido comprando desde que arrancó la venta en verano o que comparten con amigos o familiares con la esperanza de acabar el año con la cuenta bancaria un poquito más cargada que antes. Y es que no solo el Teatro Real se prepara para el día 22 de diciembre (los bombos han llegado esta misma mañana), medio país tiene la vista puesta en un día cargado de rituales, tradición y, al final de la mañana, mucho champán. Todos, sin excepción, juegan para ganar, y todos, sin excepción, esperan con ansia que uno de los niños y niñas de San Ildefonso canten uno de los números de los décimos que se acumulan en la cartera, pero ¿qué hacer si uno de esos pequeños canta el número esperado acompañado de las palabras 'Cuatro millones de euros'?

[Gordo, pedrea, aproximaciones...: todos los premios de la Lotería de Navidad 2019]

En primer lugar, respirar tranquilos. Desde la entidad de asesoramiento financiero independiente Abante recuerdan que en algunas ocasiones "con el paso del tiempo, lo que es una buena noticia puede convertirse en algún que otro quebradero de cabeza". Según un estudio elaborado por la Asociación de Planificación Económica Europea (EFPA, por sus siglas en inglés), el 70% de los premiados con la Lotería de Navidad tiene mucho menos dinero cinco años después de haber ganado el premio: "la mayoría de las veces, la felicidad que nos produce que toque el Gordo nos lleva a tomar medidas precipitadas que hacen que malgastemos el dinero del premio o que tomemos malas decisiones de inversión". Son muchas las historias de ganadores de lotería que acaban en desgracias, no solo en España —un surcoreano que ganó la lotería en 2006 se dedicó a gastarlo en fiestas y juegos de azar, y cuando lo perdió todo, se dedicó a robar para poder mantener el nivel de vida que había adquirido, por ejemplo—.

El dueño de la administración de lotería de la calle Travessera de Gràcia muestra su alelgría tras haber vendido integramente el primer premio del sorteo extraordinario de El Niño (EFE)
El dueño de la administración de lotería de la calle Travessera de Gràcia muestra su alelgría tras haber vendido integramente el primer premio del sorteo extraordinario de El Niño (EFE)

Lo primero que hay que tener en cuenta es que ni el premio Gordo soluciona la vida, ni tampoco lleva íntegro al bolsillo del ganador: los primeros 20.000 euros están libres de impuestos, efectivamente, pero el resto del premio sí que tributa a Hacienda, que se lleva un 20% de la cantidad restante. En el caso de un premio Gordo, por ejemplo, un décimo premiado no se lleva 400.000 euros íntegros, sino que al aplicarle el gravamen se reduce a 324.000 euros. Nada despreciable, pero tampoco es el premio del siglo. En la Lotería de Navidad, Hacienda siempre gana.

Otro aspecto a tener en cuenta son las repercusiones fiscales de la Lotería: "serán un gasto más que hará que la cuantía real neta que nos va a quedar se reduzca". ¿En qué casos ocurre? Cuando se quiere "donar parte del premio a un familiar", por ejemplo; en este punto entra en el escenario el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. "Si no podemos demostrar que el boleto es compartido, tendremos que tributar en algunas comunidades autónomas".

[Qué hacer para no declarar un premio compartido como donación]

Desde el equipo de Financial Life Planning de Abante recomiendan, para sacarle el mayor partido al dinero y evitar despilfarros innecesarios, "tomarse un tiempo de seis meses antes de comenzar a gastar o a invertir el dinero", en resumidas cuentas, respirar mucho. "El objetivo es acostumbrarse a vivir con una cantidad elevada de dinero y que en esos meses se pueda reflexionar sobre qué es lo que realmente se quiere conseguir con ese dinero extra que ha llegado a la cuenta. Es decir, se trata de hacer un ejercicio de planificación financiera para pensar cuáles son los objetivos vitales y las metas y evitar caer en errores típicos", explican. En el mismo sentido se expresa Victoria Torre, responsable de Desarrollo de Contenidos, Productos y Servicios de Self Bank: "Lo primero es mantener la cabeza fría y no tomar decisiones precipitadas, ya que para obtener una buena rentabilidad hay que estudiar cada situación de manera individualizada".

Cuidado antes de amortizar la hipoteca

Según un reciente estudio de iAhorro, la vivienda es el segundo objetivo de la mayoría de los españoles en caso de que les tocara el Gordo, ya sea comprar una casa como residencia habitual o como vivienda vacacional. En este sentido, y apelando a la más que repetida coletilla de los 'agujeros a tapar' con la Lotería de Navidad, son muchos los que optan, en primer lugar, por dejar de pagar la hipoteca "cuando quizás no es lo más conveniente". "Habría que ver si la rentabilidad que nos da el dinero invertido es mayor que el coste de financiación", sostiene Abante, "porque en ese caso no interesaría amortizar la hipoteca. Además, "hay que tener en cuenta que si la vivienda habitual está comprada antes de 2013 existe una ventaja fiscal en el IRPF, al poder deducirse un 15% de una cuota máxima de 9.040 euros, que puede que no interese perder", insisten.

Amortizar la hipoteca puede no ser la mejor opción (EFE)
Amortizar la hipoteca puede no ser la mejor opción (EFE)

Muchos expertos mantienen esta misma idea, e insisten en que si bien "quitarse la hipoteca es otra de las alternativas preferidas de los premiados, puede no ser la mejor opción a nivel fiscal, ya que si se cuenta con una hipoteca con un tipo de interés bajo no interesa cancelarla". Y recuerdan, como hacen desde Abante, que tampoco interesa si la vivienda fue adquirida antes de 2013, "ya que disfruta de la deducción en el IRPF".

Para rentabilizar el premio, desde Abante recuerdan que hay que hacer números para ver qué coste tienen: "hay que analizar la situación financiera actual para ver de dónde se parte y si con el dinero extra basta o hace falta más y, por tanto, habría que acudir a los mercados financieros". En general, la experiencia dicta que los españoles somos conservadores con el dinero, y aunque la tendencia parece estar cambiando, "muchos optan por dejar el dinero inmóvil o en depósitos que apenas dan rentabilidad". Por lo que si se decide invertir puede haber un riesgo de no cubrir la inflación. "Esto significa que con el paso del tiempo se perdería poder adquisitivo a medida que el nivel de los precios se incremente", explican.

Si se acude al mercado financier "lo más importante es fijar la rentabilidad objetivo que se necesita, determinada por la diferencia entre lo que se tiene y lo que se necesita". "Esto es lo que va a determinar qué nivel de riesgo se puede asumir y qué cartera o qué activo financiero es el más adecuado", añaden. Entre las opciones que barajan hacen hincapié en buscar "una cartera diversificada, tanto por distribución geográfica como por sectores y tipos de activos". Si además se cuenta con un gran horizonte temporal de inversión se puede asumir más riesgo, lo que, sostienen, hará que el capital final fuera mayor.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios