SI ESTÁ EN LA GESTORA, SEGUIRÁ ESTOS MESES

Villegas y De Páramo, hombres fuertes de Rivera, dejan Cs tras la debacle electoral

José Manuel Villegas y Fernando de Páramo, secretario general y secretario de Comunicación de Cs hasta ahora, abandonan. Ambos formaban parte del núcleo más cercano de Rivera

Foto: Albert Rivera y José Manuel Villegas, el 10 de noviembre. (EFE)
Albert Rivera y José Manuel Villegas, el 10 de noviembre. (EFE)

Todas las miradas estaban puestas en el equipo más cercano de Rivera tras su marcha. El número dos del partido, fiel escudero de Albert Rivera y secretario general de la actual dirección (ya en funciones), José Manuel Villegas, no formará parte de la nueva ejecutiva que salga del congreso extraordinario de marzo. "Yo no voy a optar a ser de nuevo el secretario general, ni estaré en ninguna de las listas. Estoy a disposición del partido para ayudar a hacer esa transición hasta el congreso. En marzo, habrá un nuevo equipo con un nuevo presidente, o una nueva presidenta, y otra ejecutiva", reconoció en Telemadrid en la mañana de este jueves.

Poco después, saltaba la segunda noticia del día. El secretario de Comunicación, Fernando de Páramo, otra de las personas más cercanas a Rivera y gran 'hacedor' de los mensajes de la formación durante los últimos cinco años, también lo deja. "Después de cinco años apasionantes y llenos de intensidad, he decidido cerrar una etapa. La política es servir a tu país, en este tiempo he tenido el honor y el orgullo de representar a miles de ciudadanos y de construir con ellos un nuevo espacio político en España", asegura el dirigente catalán, de 32 años, en una carta abierta que publicó antes del mediodía.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (d), y Fernando de Páramo. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (d), y Fernando de Páramo. (EFE)

"De los éxitos se aprende y de las derrotas, todavía más. Después de una docena de campañas electorales y cinco años intensos, con aciertos y también con errores, con alegrías y con alguna tristeza, de todo ello, me llevo un aprendizaje inmenso que me acompañará siempre, más allá de la política", aseguró Páramo, para brindar su total apoyo a la candidatura que encabezará Inés Arrimadas de cara al próximo congreso. (Puede leer la carta abierta aquí).

Por su parte, Villegas aseguró —en la misma línea— que a partir de ahora "se abre una nueva etapa que comenzará en el mes de marzo", y que él considera que tiene que haber también otro secretario general. "La salida de Rivera abre otro momento", zanjó, dando la noticia que se daba casi por confirmada desde la misma noche electoral. La imagen de la derrota, que también ilustra esta crónica, era elocuente. Villegas dio un paso al frente, para abrazar a Rivera, y ponerse a su misma altura asumiendo la misma responsabilidad. Era cuestión de tiempo. Además de secretario general, fue el director de campaña del 10 de noviembre.

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas. (EFE)
El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas. (EFE)

Lo que tenía claro el también exdiputado por la provincia de Almería es que continuará en la formación estos cuatro meses si el presidente del consejo general, Manuel García Bofill, decide incluirlo en la gestora que pilotará el partido hasta marzo. Todo apunta a que así será, con una gestora puramente continuista que deje todo resuelto para que el nuevo equipo entrante tome las riendas.

Villegas ya ofreció al propio Rivera dimitir en la noche del domingo para evitar que el presidente de la formación se marchara, como ya tenía decidido en cuanto vio los 10 escaños. Tanto el secretario general como otros pesos pesados intentaron disuadir a Rivera o, al menos, convencerle de que dejara pasar unos días, quitarse presión de encima y después decidir. El entonces líder naranja lo tenía claro: con ese resultado, no seguiría adelante. Villegas y otros dirigentes del núcleo duro, como Juan Carlos Girauta, tomaron su decisión (la misma que la de Rivera) la misma noche del 10-N, pero decidieron dejar pasar unos días hasta anunciarlo.

El todavía secretario general en funciones está en el partido desde 2006, año en el que se fundó Ciudadanos. Siempre ha sido la mano derecha de Rivera y su persona de máxima confianza, a pesar de que orgánicamente no ocupó la secretaría general naranja hasta 2017, cuando se celebró la IV asamblea general.

Desde la expansión nacional del partido (2015), año en el que Rivera concurrió a las generales y en el que la formación irrumpió con fuerza en comunidades autónomas y ayuntamientos, ya era el secretario general en la sombra. El hombre que tomaba las decisiones, en el único en quien Rivera delegaba los asuntos más complicados. El cargo lo ostentaba hasta ese momento Matías Alonso, hoy diputado autonómico en el Parlament, pero todos sabían que "mandaba Villegas". En febrero, Rivera nombraba por fin a su nuevo equipo, acorde con la expansión territorial e inaugurando un nuevo ideario (ya conocido como el que enterró el término socialdemocracia), y daba a su número dos el puesto que en realidad ocupó siempre.

Aunque en el partido nadie quería verlo —"Villegas tiene que seguir", repetían distintos dirigentes de la cúpula—, era la crónica de una marcha anunciada. Villegas no continuaría si se marchaba Rivera, y siempre lo supo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios