EL TEMPLO, CERRADO TAMBIÉN

Últimas horas de Franco en el Valle: la maquinaria está dentro, y el operativo, listo

La exhumación se retrasa al menos hasta el miércoles, aunque el Gobierno comunicará en breve la fecha definitiva. Este domingo accedió al recinto la maquinaria pesada que hará posible la operación

Foto: Vista general del Valle de los Caídos, en San Lorenzo de El Escorial, el pasado 14 de octubre. (Reuters)
Vista general del Valle de los Caídos, en San Lorenzo de El Escorial, el pasado 14 de octubre. (Reuters)

Ya está casi todo listo para proceder a la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos. El Gobierno no ha comunicado la fecha definitiva de la operación, pero sí se sabe ya que no será antes del miércoles 23 de octubre. El día tope que aprobó el Consejo de Ministros para culminar los trabajos es el viernes 25. Pero, a falta de que se conozca el día elegido, el operativo ya está prácticamente listo.

Este domingo, accedió al recinto la maquinaria pesada que se encargará de extraer los restos del dictador de su tumba de Estado. La propia hospedería del Valle, gestionada por la comunidad benedictina, informaba a través de su cuenta de Twitter de que a las 14:50 entraba en el complejo un camión que portaba una manipuladora telescópica de color naranja y de la marca CAT. La "maquinaria pesada para proceder a la profanación", rezaba el tuit, que volvía a refrescar la batalla de los monjes custodios de la basílica contra el Ejecutivo. Guerra en los tribunales que finalmente han perdido, dado el aval del Supremo y del Constitucional a la decisión del Gobierno. También el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo se negó a paralizar la ejecución de la sentencia del TS.

La Moncloa, por su parte, no quiso dar más detalles. Fuentes del Gobierno recordaron que informarán "formalmente a la prensa con tiempo suficiente de la fecha de exhumación de Franco". La familia del dictador, advertían, "debe recibir primero la información al menos con 48 horas de antelación".

En el exterior se ha instalado una antena para ampliar la cobertura móvil, y en el interior estará colocado un biombo para proteger el momento


El Gobierno cerró al público el pasado 11 de octubre el Valle de los Caídos, para ir montando todo el operativo. No solo dentro de la iglesia, sino fuera. Por ejemplo, se ha instalado una gran antena para ampliar la cobertura móvil. La hospedería continuaba funcionando y en la basílica se seguía diciendo misa. Hasta este domingo. El último servicio religioso fue el de las 11 de la mañana. Ya no habrá más eucaristías hasta que se complete el proceso. El templo está cerrado para que los operarios puedan ir preparando la exhumación. Por ejemplo, ha de instalarse un biombo o una carpa para que el momento de extracción de los restos esté lo más resguardado posible y no haya opción ninguna de que se capten imágenes o sonidos.

Una misa, y en Mingorrubio

La sepultura del dictador, en la que fue enterrado el 23 de noviembre de 1975, ubicada en el presbiterio, entre el altar mayor y el coro, está sellada con una enorme losa de piedra de 1.500 kilos que habrá de retirarse primero. Hacerlo consumirá unas tres horas. Después, como ya describió Patrimonio Nacional, se formalizarán unos muretes de un pie, de ladrillo perforado, apoyados en fondo del hueco excavado. La colocación del forjado (mediante rasillones y capa de compresión de hormigón de 5 centímetros de espesor) y la reposición de seis losas de mármol negro Marquina que sustituyan a la losa de granito se llevará a cabo posteriormente, y requerirá de dos días más de trabajos. Su coste, 3.090 euros (3.738,90 euros con IVA).

El Gobierno prefiere que el traslado hasta El Pardo se haga en helicóptero, pero dependerá de las condiciones meteorológicas del día elegido

En el momento de la exhumación estarán presentes, además de la familia y los operarios de la funeraria contratada, la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, como notaria mayor del Reino, y un forense, necesario para el caso de que el féretro de Franco no se halle en buen estado.

Los medios no tendrán acceso a la basílica, pero sí serán testigos del traslado. El Gobierno prevé hacer el trayecto hasta el cementerio municipal de Mingorrubio, en el distrito madrileño de El Pardo, en helicóptero. Un medio más rápido, menos engorroso porque ahorra corte de vías, y el que evita cualquier tipo de sabotaje. Sin embargo, si las condiciones meteorológicas no lo aconsejan —se prevén lluvias de martes a jueves en Madrid—, se podría optar por cubrir el recorrido de 60 kilómetros (unos 30 en línea recta) por carretera. El Ejecutivo no ha permitido a los Franco que se rindan honores militares al dictador ni que se cubra su féretro con una bandera nacional, ni la preconstitucional que fue desplegada sobre el ataúd en 1975 ni una enseña sin escudo. Sus familiares sí podrán portar a su abuelo hasta la aeronave o el coche fúnebre, si así lo desean.

No habrá servicio religioso en Cuelgamuros. Los nietos exigían una ceremonia celebrada por el prior de la basílica, Santiago Cantera. El Gobierno sí permite una "breve e íntima" eucaristía en el lugar de inhumación, en Mingorrubio. La misa será oficiada por Ramón Tejero, hijo de Antonio Tejero, el guardia civil protagonista del golpe de Estado del 23-F.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios