Reconoció a Guaidó como presidente

La Audiencia alega "motivación política" para rechazar la entrega del Pollo Carvajal a EEUU

"Cabría entender que la reclamación se fundamenta en una motivación política al demandarse la entrega por su condición de exdirector de los servicios de inteligencia militar"

Foto: Hugo Armando Carvajal, exjefe de Inteligencia con Hugo Chávez y Nicolás Maduro, sale de prisión tras denegarse su extradición. (EFE)
Hugo Armando Carvajal, exjefe de Inteligencia con Hugo Chávez y Nicolás Maduro, sale de prisión tras denegarse su extradición. (EFE)

La Audiencia Nacional no se fía de la acusación que sostiene Estados Unidos contra el que fuera jefe de la Inteligencia de Venezuela durante ocho años, Hugo Carvajal. Para rechazar la petición del gobierno norteamericano, que solicita la extradición del general por sus supuestos vínculos con el narcotráfico y la guerrilla colombiana de las FARC, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal califica su relato como "abierto, abstracto e inconcreto", dejando además caer su sospecha de que Washington quiere tener a Carvajal en su poder por "la estrategia política estadounidense respecto a Venezuela".

La conclusión que se refleja en el auto es tajante: "Cabría entender que la reclamación se fundamenta en una motivación política al demandarse la entrega de Hugo Armando Carvajal por su condición de exdirector de los servicios de inteligencia militar durante las presidencias de Chávez y Maduro". La Audiencia Nacional asume así el relato que el propio Carvajal expuso en la vista que se celebró la pasada semana, cuando su defensa aseguró que, si es entregado a Estados Unidos, la única forma que tendría de eludir la cadena perpetua consistiría en "proporcionar información del régimen de Maduro para derrocar ese régimen".

Carvajal tiene una carrera militar de más de 30 años a sus espaldas y fue jefe de la Inteligencia militar de Venezuela, pero el pasado 21 de febrero se ganó la enemistad de Maduro después de grabar un vídeo en el que reconocía como "presidente encargado" al líder opositor Juan Guaidó. Tras este anuncio, el exgeneral emprendió su huida hasta llegar a Madrid, donde fue detenido por la orden que pesa contra él en Estados Unidos, que le acusa de colaboración con organización terrorista, narcotráfico, pertenencia a organización criminal y tráfico ilegal de armas de guerra entre los años 1999 y 2019. "Es una artimaña bastante inteligente el decir: 'Te dejo sin ningún arma de defensa y vienes aquí para lo que yo quiero, que es información'", sostuvo su defensa este jueves.

Tras estudiar la documentación facilitada por Estados Unidos, la Audiencia Nacional da la razón a la defensa de Carvajal y considera que no describen "la conducta concreta e individualizada que se atribuye al reclamado y que integre el delito o delitos objeto de la solicitud extradicional". La Sala también añade que la entrega debe rechazarse porque los hechos que se le imputan encajarían dentro de un delito militar, aspecto que se erige como un motivo obligatorio de denegación a tenor del tratado de extradición entre España y Estados Unidos. La actuación del responsable de la Inteligencia militar venezolana, según el tribunal, debe calificarse como militar en cuanto a que seguía la estrategia del Gobierno.

Este razonamiento sería suficiente para rechazar su entrega y dejarle en libertad, pero la Sala incluye un párrafo al final del auto en el que apunta a que Estados Unidos quiere que se le extradite por la información que maneja: "Causa de denegación 'por razones políticas' que el instrumento atribuye a la decisión del gobierno de la parte requerida", concluye el escrito. La frase es un 'crochet' al mentón del Tribunal del Distrito Sur de Nueva York y de las agencias estatales de Estados Unidos como la DEA.

"En la Justicia de EEUU no confío"

En la vista en la que se discutió su posible extradición, Carvajal se presentó ante el juez como un exgeneral que siempre siguió "las órdenes del presidente de la República". Sobre su relación con las FARC, aseguró que se limitaba a sus funciones como jefe de la Inteligencia venezolana y como parte de una "comisión" que Colombia también había autorizado: "Es absurdo que digan que yo andaba con grupos armados en Venezuela protegiendo a las FARC. Claro que los estaba defendiendo, era mi responsabilidad". Y en cuanto a los delitos de narcotráfico, mantuvo que "son meras especulaciones que no tienen ningún tipo de asidero", para lo que defendió que la expulsión de Venezuela de agentes de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) se produjo a raíz de las "ilegalidades que estaban cometiendo".

Hugo Carvajal, junto a su esposa e hijos, sale de la cárcel madrileña de Estremera tras la denegación de su extradición a EEUU.(Reuters)
Hugo Carvajal, junto a su esposa e hijos, sale de la cárcel madrileña de Estremera tras la denegación de su extradición a EEUU.(Reuters)

Mientras el exgeneral se desmarcaba de los delitos que pesan contra él en Estados Unidos, su abogada denunció los supuestos motivos por los que el gobierno norteamericano le persigue en realidad, situación que tachó como un "abuso de derecho". La línea de defensa se basó así en presentar a Carvajal como una víctima de persecución política que, si es entregado a Washington, no tendrá un juicio justo. "Los testigos están muertos, presos o no tienen posibilidad de salir de Venezuela", criticó la abogada, apuntando además a que "el material clasificado de Venezuela no se lo van a dar porque no puede sacar ni un solo papel que pueda demostrar su inocencia". Su mensaje fue acompañado además por una dura afirmación del propio Carvajal: "En la Justicia de Estados Unidos no confío. No voy a tener derecho a defensa de ningún tipo".

Acusaciones severas sin pruebas

Independientemente de las actividades que llevara a cabo Hugo Carvajal como jefe de la Inteligencia militar bajo los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, su defensa y la propia argumentación de los jueces de la Audiencia Nacional coinciden en que el relato de los hechos de la solicitud de extradición llegada desde EEUU resulta endeble e inconsistente. La petición está basada en el relato de testigos. La Audiencia Nacional replica que es necesario la aportación de pruebas y asegura el auto de la Sala Tercera de lo Penal lo siguiente: "No basta una relación de hechos que, aun siendo subsumibles en determinados tipos delictivos, no describan la conducta concreta e individualizada que se atribuye al reclamado y que integre el delito o delitos de la solicitud extradicional".

Conviene recordar que, traducidos los delitos imputados al Código Penal español, la fiscalía y el juez instructor del tribunal neoyorquino lo acusan de colaboración con organización terrorista, narcotráfico, pertenencia a organización criminal y tráfico ilegal de armas de guerra entre los años 1999 y 2019.

La argumentación de las pruebas se fundamenta en los testimonios de más de 10 testigos, incluidos colaboradores cercanos de Hugo Carvajal, un exjuez venezolano, narcotraficantes y un agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos, entre otros. También en fotografías de un decomiso de 5.600 kilos de cocaína en México con destino a EEUU en 2006 que Carvajal habría organizado y en registros de llamadas telefónicas.

De acuerdo con los autos de acusación, Hugo Carvajal, alias ‘el Pollo’, y otros miembros del denominado Cartel de los Soles, integrado por oficiales del Ejército venezolano, habrían ayudado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a urdir redes de tráfico de droga a gran escala a través de Venezuela y desde allí a otros países (Haití, República Dominicana, México) antes de hacerla llegar a Estados Unidos a cambio de millones de dólares. Al mismo tiempo, esos oficiales suministraban armas a la organización guerrillera. Entre el armamento entregado a las FARC se contaban subfusiles, ametralladoras o misiles tierra-aire.

Hugo Carvajal junto al presidente venezolano Nicolás Maduro en 2014.(Reuters)
Hugo Carvajal junto al presidente venezolano Nicolás Maduro en 2014.(Reuters)

Toda esa operativa se habría desarrollado con el conocimiento de las más altas autoridades de Caracas. El 'testigo 1', exjuez venezolano, declaró a la Justicia estadounidense que asistió en 2005 a cuatro reuniones en la casa del entonces presidente, Hugo Chávez, donde también estaban presentes, entre otros, Diosdado Cabello, hoy presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Tareck al Aissami, actual vicepresidente económico, y el propio Carvajal. Durante la cita, el comandante de la revolución bolivariana instó al grupo a “promover sus objetivos políticos, incluido el combatir a Estados Unidos inundando el país de cocaína”. Según ese testigo, esas citas se repetían mensualmente.

El 'testigo 2', miembro del Ejército venezolano y encargado de la seguridad personal del presidente entre 2008 y 2013, señala que asistió a una reunión organizada por Chávez en su rancho donde también acudió el cabecilla de las FARC Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’. Ante la solicitud de apoyo material y logístico por parte del jefe guerrillero, Chávez le aseguró que los fondos saldrían de la estatal petrolera PDVSA. Seguidamente, siempre según ese testigo número 2, Chávez telefoneó a Carvajal y lo llamó por su apodo, Pollo, para encomendarle que suministrara armas a las FARC. Precisamente, Iván Márquez anunció el pasado 29 de agosto que una facción de la guerrilla retomaba la lucha armada.

Los argumentos de la justicia estadounidense para atraer a Carvajal a su jurisdicción no han convencido a los tres magistrados de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal, presidida por Alfonso Guevara.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios