POR DELITOS DE TRÁFICO DE DROGAS Y ARMAS

España dirime hoy la extradición a EEUU del jefe de la Inteligencia de Hugo Chávez

La defensa de Hugo Carvajal alega que la causa real de la petición de extradición es política y que los EEUU “lo reclaman por lo que sabe de los bastidores del poder en Venezuela”

Foto: Hugo Carvajal, exjefe de la Inteligencia del chavismo, junto a Nicolás Maduro, en 2014. (EFE)
Hugo Carvajal, exjefe de la Inteligencia del chavismo, junto a Nicolás Maduro, en 2014. (EFE)

Los escritos de acusación del tribunal del Distrito Sur de Nueva York que acompañan la solicitud de extradición del que fuera jefe de la Inteligencia de Venezuela durante ocho años, Hugo Carvajal (1960), son duros. Están fechados el 15 de abril, tres días después de su arresto en Madrid a petición de una orden de detención emitida por Interpol. Traducidos los delitos imputados al Código Penal español, la fiscalía y el juez instructor de ese tribunal lo acusan de colaboración con organización terrorista, narcotráfico, pertenencia a organización criminal y tráfico ilegal de armas de guerra entre los años 1999 y 2019.

La argumentación de las pruebas se fundamenta en los testimonios de más de 10 testigos, incluidos colaboradores cercanos de Hugo Carvajal, un exjuez venezolano, narcotraficantes y un agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos, entre otros. También en fotografías de un decomiso de 5.600 kilos de cocaína en México con destino a EEUU en 2006 que Carvajal habría organizado y en registros de llamadas telefónicas.

De acuerdo con los autos de acusación, Hugo Carvajal, alias ‘el Pollo’, y otros miembros del denominado Cartel de los Soles, integrado por oficiales del Ejército venezolano, habrían ayudado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a urdir redes de tráfico de droga a gran escala a través de Venezuela y desde allí a otros países (Haití, República Dominicana, México) antes de hacerla llegar a Estados Unidos a cambio de millones de dólares. Al mismo tiempo, esos oficiales suministraban armas a la organización guerrillera. Entre el armamento entregado a las FARC se contaban subfusiles, ametralladoras o misiles tierra-aire.

Toda esa operativa se habría desarrollado con el conocimiento de las más altas autoridades de Caracas. El 'testigo 1', exjuez venezolano, declaró a la Justicia estadounidense que asistió en 2005 a cuatro reuniones en la casa del entonces presidente, Hugo Chávez, donde también estaban presentes, entre otros, Diosdado Cabello, hoy presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Tareck al Aissami, actual vicepresidente económico, y el propio Carvajal. Durante la cita, el comandante de la revolución bolivariana instó al grupo a “promover sus objetivos políticos, incluido el combatir a Estados Unidos inundando el país de cocaína”. Según ese testigo, esas citas se repetían mensualmente.

El 'testigo 2', miembro del Ejército venezolano y encargado de la seguridad personal del presidente entre 2008 y 2013, señala que asistió a una reunión organizada por Chávez en su rancho donde también acudió el cabecilla de las FARC Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’. Ante la solicitud de apoyo material y logístico por parte del jefe guerrillero, Chávez le aseguró que los fondos saldrían de la estatal petrolera PDVSA. Seguidamente, siempre según ese testigo número 2, Chávez telefoneó a Carvajal y lo llamó por su apodo, Pollo, para encomendarle que suministrara armas a las FARC. Precisamente, Iván Márquez anunció el pasado 29 de agosto que una facción de la guerrilla retomaba la lucha armada.

"Una causa política"

Todas esas acusaciones son rechazadas rotundamente por la defensa de Hugo Carvajal, quien desde 2016 ocupa un escaño de diputado en la Asamblea Nacional de Venezuela y ha apoyado públicamente la alternativa de Juan Guaidó como presidente de su país en sustitución de Nicolás Maduro. Este jueves, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidida por Alfonso Guevara, estudia la extradición del general mayor y exjefe de la Inteligencia venezolana solicitada por Estados Unidos. Carvajal responderá a preguntas de la Fiscalía, su abogado defensor y de los jueces que componen la sala.

Su letrado, Nielson de Souza Vilela, expone que la causa real de la petición de extradición es política y que los Estados Unidos “lo reclaman por lo que sabe de los bastidores del poder en Venezuela”. El escrito de su defensa indica lo siguiente: “En el caso de los autos [de EEUU], no suscita ninguna duda que se está intentando simular unos delitos comunes para ocultar la verdadera razón de pedir la extradición, que es por la influencia política de mi representado”.

Hugo Carvajal reconoció a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela. (EFE)
Hugo Carvajal reconoció a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela. (EFE)

Asimismo, De Souza Vilela indica a El Confidencial que el “interés de Estados Unidos es tener” a su representado “en su jurisdicción para pactar con él y que le entregue toda la documentación que atesora sobre la Inteligencia militar que dirigió durante más de ocho años en los gobiernos de Chávez y Maduro”. Añade que esa es la única razón de “acusarlo de delitos tan fuertes sin pruebas”. Además, el abogado pregunta en sus alegaciones escritas a la Audiencia Nacional si ahora “Estados Unidos se ha convertido en una especie de Corte Penal Internacional”, ya que se arroga la jurisdicción para enjuiciar delitos supuestamente cometidos en otros países como Venezuela, Colombia o México.

La respuesta definitiva a la solicitud de extradición, en todo caso, no llegará de inmediato. Pasarán días hasta que se comunique la decisión de la Audiencia Nacional a las partes, y posteriormente debe ser ratificada por el Consejo de Ministros.

En un comunicado hecho público en Twitter el pasado 22 de agosto, Carvajal declaró su inocencia y tildó las alegaciones de la Justicia estadounidense de “vagas acusaciones” que “están construidas sobre falsos testimonios de procesados por la Justicia americana, a quienes se les ofrecen beneficios a cambio de mentiras”.

El hombre que todo lo sabe sobre el chavismo

Para las autoridades que quieran conocer las entrañas del chavismo, él es el hombre. Hugo Carvajal es el disco duro andante que todo lo sabe y que todo lo tiene registrado.

“Para la DEA, es una cuestión de honor conseguir el trofeo del Pollo Carvajal, porque él los sacó de Venezuela en 2005 de forma violenta. Hugo Chávez les dio 24 horas para salir del país tras declararlos personas no gratas. La DEA no lo perdonará nunca". Estas palabras se las dijo a El Confidencial Mildred Camero, durante años la principal jueza de la Comisión Nacional Contra el Uso Ilícito de las Drogas de Venezuela (Conacuid).

Dos días antes de que fuera apresado Carvajal en Madrid y tras llegar en marzo procedente de República Dominicana, el emisario especial para Venezuela del Departamento de Estado desde el pasado enero, Elliott Abrams, había rendido visita oficial a la capital española para conversar con representantes del Gobierno de Pedro Sánchez. Para las fuentes policiales consultadas por este diario, la casualidad no existe en este caso. La visita de Abrams fue decisiva para la detención del militar venezolano. El refugio dorado en España se frustraba en apenas unas semanas. "Lo sabe todo de todos", aseguran esas mismas fuentes en referencia a que Carvajal posee el archivo más amplio y rico sobre las actividades ilícitas, principalmente el narcotráfico, en que habrían estado involucrados muchos dirigentes del chavismo y sus testaferros.

Dos semanas después de la detención de Carvajal en Madrid, el exembajador norteamericano en Caracas William Brownfield pidió a su país que conversara con quien fuera el máximo responsable de la Inteligencia militar bolivariana por toda "la información de valor" que atesora. "Hay que hacer un contrato con el diablo", afirmó Brownfield.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios