UN 53% menos de inmigrantes en un año

56 millones y un informe contra 7 coroneles: así frena España las pateras de Marruecos

El descenso de irregulares coincide con las partidas económicas que se están concediendo al país vecino. España ayuda a apartar a mandos marroquíes que colaboraban con mafias

Foto: Un pescador habla con migrantes que intentan alcanzar Tarifa en una patera procedente de Marruecos, en una foto tomada en julio de 2018. (Reuters)
Un pescador habla con migrantes que intentan alcanzar Tarifa en una patera procedente de Marruecos, en una foto tomada en julio de 2018. (Reuters)

"Marruecos está empezando a sostener una colaboración activa en la lucha contra la inmigración ilegal". Fuentes de Frontex, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, resumen así el cambio de dinámica que se está produciendo en 2019, un cambio avalado por los datos. Entre enero y agosto de este año (este sábado acaba el mes) unos 14.400 inmigrantes irregulares llegaron a España a través de Marruecos. En el mismo periodo de 2018 la cifra fue de 30.800. El descenso en los datos (han llegado por tanto un 53% menos de irregulares) coincide con las ayudas económicas que parten desde España y la Unión Europea al reino alauí.

El pasado 19 de julio, el Consejo de Ministros aprobó un crédito de 30 millones de euros, con cargo al presupuesto del Ministerio del Interior, "con el objeto de contribuir a la financiación del despliegue de las autoridades marroquíes en sus actividades de lucha contra la inmigración irregular, el tráfico de migrantes y la trata de seres humanos. Los recursos de los países africanos de origen y tránsito del tráfico de personas que tiene por destino (o tránsito) España son limitados, por lo que sus fuerzas de seguridad y de control de fronteras no disponen de medios para atender las necesidades de actuación", argumentaba el Gobierno de Pedro Sánchez para autorizar el gasto.

Esta partida se une a otra de 26 millones de euros que España, a través de fondos europeos, cedió también a Marruecos para que su ministerio del Interior mejorara y actualizara la flota de vehículos con la que controla sus fronteras, dinero destinado a la compra de 384 coches. Bruselas también lo tiene claro. El gran coladero de Europa estaba siendo Marruecos. El número total de llegadas de inmigrantes irregulares a España en 2018 (casi 65.000 personas) fue un 131% más alto que en 2017, y la mayor parte (56.000) pasaron por Marruecos.

"La migración a lo largo de la ruta del Mediterráneo occidental debe ser una prioridad para la UE", afirmó en marzo el comisario europeo de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía, Dimitris Avramopoulos. "Estamos sentando las bases para una estrecha colaboración con Marruecos. A finales de 2018 se aprobaron 140 millones de euros de apoyo en gestión de fronteras. Marruecos ya ha estado trabajando para fortalecer el control de su frontera y ya ha evitado un gran número de salidas, y las medidas de la UE pretenden apoyar este proceso", señaló.

Inmigrantes subidos este viernes en la valla que separa Ceuta de Marruecos. (Reuters)
Inmigrantes subidos este viernes en la valla que separa Ceuta de Marruecos. (Reuters)

"Los datos confirman que el dinero está teniendo su efecto. Y el principal efecto es el compromiso que está adquiriendo Rabat", señalan desde Frontex. Las cifras revelan que se ha producido un descenso en la llegada de irregulares desde febrero de este año. Enero de 2019 se cerró con más entradas que en enero de 2018 (3.800 frente a 1.600), pero a partir de segundo mes del año los datos son siempre positivos. En febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio y agosto la llegada de inmigrantes fue inferior a los mismos meses de 2018. Destaca sobre todo el verano.

En junio del año pasado, por ejemplo, a España llegaron 6.400 inmigrantes procedentes de Marruecos. En junio de este año solo han sido 2.400. En julio se ha pasado de los 9.600 de 2018 a los 3.000 de este año. Y en agosto (a falta de cerrar los últimos días) la cifra ha disminuido de 6.700 a 1.300. Precisamente este viernes el buen balance de datos se ha estropeado con un asalto masivo a la valla de Ceuta, el primero desde agosto del año pasado. Un total de 155 personas de origen subsahariano aprovecharon la densa niebla que cubría la zona a primera hora de la mañana para evitar ser detectados por las cámaras de calor con las que España vigila los 8,2 kilómetros de frontera. Once guardias civiles resultaron heridos leves.

La buena colaboración entre España y Marruecos también se está notando en "otros gestos", señalan las fuentes de Frontex. Y es que los servicios de seguridad españoles pudieron facilitar a sus homólogos marroquíes información detallada sobre varios mandos de la Gendarmería Real de Marruecos que "estaban colaborando" con organizaciones dedicadas a la inmigración ilegal y el tráfico de drogas. "Dimos la información y Marruecos actuó en consecuencia con medidas internas", explican las mismas fuentes. La información afectaba siete oficiales superiores con empleo de coronel que desempeñaban funciones de comandantes de región y adjuntos al mando en unidades de Safi, Sidi Kassem, Kenitra, Rabat, Khemisset, Satat y El Jadida.

Dos de estos mandos fueron cesados y los otros cinco han sido trasladados de puesto. "Antes estos ceses eran impensables, más difíciles porque podíamos decir que había más permisividad". La nueva dinámica de Marruecos ha conllevado numerosos ceses disciplinarios en las unidades antes mencionadas después de que la Inspección Central de la Gendarmería Real detectara varias negligencias graves. Algunos de estos incidentes han desembocado en investigaciones judiciales y prisión para varios gendarmes.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el rey Mohamed VI de Marruecos. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el rey Mohamed VI de Marruecos. (EFE)

Los cambios son una buena noticia para la lucha contra la inmigración irregular, que desde Marruecos a la península y Canarias no ha parado de crecer. Sobre todo por mar. De las 4.568 llegadas de 2014 se pasó a las 56.145 de 2018, año en el que se batió el récord histórico y en que España se convirtió en la principal puerta de entrada de "sin papeles" a través del Mediterráneo. Por nacionalidades, los marroquíes son siempre los más numerosos. En 2018 fueron casi el 23% del total (12.871 "sin papeles"). Les siguieron de cerca en 2018 los ciudadanos de Guinea Conakry (11.626), Mali (10.730), Costa de Marfil (4.594) y Argelia (4.342). En general, con la excepción de Gambia (2.851), es el África francófona la que cruza el Estrecho para llegar a España. La anglófona sigue otros derroteros para emigrar.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios