Una diplomática vivió en él de 2014 a 2017

Condenan a la embajada de Nigeria por el destrozo de un piso: "Había hasta un hueso"

La sentencia declara a la embajada "en situación procesal de rebeldía" por no presentarse en el juicio y le condena a pagar 29.465 euros a la familia a la que alquiló una casa en 2014

Foto: Daños ocasionados en puertas y paredes de la casa junto al hueso que apareció en un cajón. (Foto: EC)
Daños ocasionados en puertas y paredes de la casa junto al hueso que apareció en un cajón. (Foto: EC)

Sobre el papel parecía la inquilina perfecta. Como miembro del cuerpo diplomático de Nigeria, nadie mejor para instalarse en la casa de la familia. El 30 de septiembre de 2014, los Serrano firmaron el contrato de arrendamiento con la embajada de Nigeria y entregaron las llaves de su vivienda en el madrileño Parque de las Avenidas. A partir de ese momento, la casa quedó en manos de la diplomática Eucharia Ngozi Eze. La relación entre ambas partes transcurrió sin destacables incidentes hasta 2017, año en el que concluyó el contrato y los propietarios volvieron al inmueble: subieron a la tercera planta, abrieron la puerta del piso 'A' y se dieron de bruces con un muladar. "La impresión al entrar en la vivienda es totalmente caótica y deprimente", explica el perito al que contrató la familia. Los daños que había causado la diplomática llegaban a tal punto que el Juzgado de Primera Instancia número 71 de Madrid ha condenado a la embajada de Nigeria a pagar 29.465 euros a los Serrano.

El informe pericial, al que ha tenido acceso El Confidencial, dedica la mayor parte de sus 43 páginas a mostrar fotografías del estado en el que quedó la casa, pero un párrafo que se incluye al comienzo del mismo resume la escena que se encontró la familia al volver al inmueble: "Por el suelo se encuentran toda clase de objetos: zapatillas, juguetes rotos, cortinas y hasta un hueso, no se sabe de qué animal, en un cajón del mueble en el hall de entrada. La carpintería de puertas de paso, entrada y armarios están golpeadas, sin barniz y con pegatinas de todo tipo. El parqué del suelo presenta un estado deteriorado, grasiento y con manchas negras en toda la superficie". Pomos reventados, cortinas arrancadas, roña en las habitaciones... La conclusión del perito fue clara: "Proponer una rehabilitación integral de la vivienda y la reposición del mobiliario y los equipos".

Daños ocasionados en algunos de los electrodomésticos del piso. (Foto: EC)
Daños ocasionados en algunos de los electrodomésticos del piso. (Foto: EC)

El informe ha sido clave en el juicio. Pero también que la embajada de Nigeria no llegara a presentarse ante el juez. El 1 de febrero de 2018, la familia envió un burofax a los responsables de la misma explicando los daños y exigiendo el correspondiente pago, escrito que finalizaba con la mano tendida: "En espera de una solución amistosa del asunto, reciba un cordial saludo". No hubo respuesta. Desde que la familia presentó la demanda, nadie ha tenido noticias por parte de la delegación diplomática, aspecto que el juez refleja en la sentencia: "Embajada de Nigeria en España, en situación procesal de rebeldía". El Confidencial también se ha puesto en contacto con la embajada para preguntarles sobre lo ocurrido en esta vivienda, pero tampoco ha obtenido respuesta por el momento.

Fuentes cercanas al caso confirman a El Confidencial que desde que se interpuso la demanda no ha habido contacto de ningún tipo entre el cuerpo diplomático de Nigeria y la familia. Tras no acudir ningún representante de la embajada a la primera citación judicial para una posible conciliación entre las partes, a los Serrano les quedó claro cuál era su estrategia: ignorar los destrozos ocasionados en su casa. El procedimiento transcurrió así sin la presencia de parte demandada y en diciembre de 2018 el juez Antonio Castro dictó sentencia: "Condeno a la parte demandada a abonar a la actora la cantidad de 29.465,91 euros, más los intereses legales que correspondan desde la reclamación judicial, que serán sustituidos, desde la fecha de la presente resolución, por los de la mora procesal", explica la sentencia, a la que ha tenido acceso El Confidencial.

Las fuentes consultadas explican que siete meses después de conocerse el fallo, los Serrano siguen sin cobrar la cantidad adeudada

Pero los problemas no acabaron ahí para la familia. Las fuentes consultadas explican que siete meses después de conocerse el fallo, los Serrano siguen sin cobrar la cantidad adeudada. Aunque la sentencia les da la razón, la situación es difícil de resolver en los juzgados: no se ha encontrado ninguna cuenta a nombre de la embajada y sus propiedades en España se limitan a la sede de la calle Segre y varios coches, lo que complica la posibilidad de embargar bienes para pagar los más de 29.000 euros que el cuerpo diplomático adeuda. A la espera de que se encuentren nuevas propiedades que permitan a los Serrano cobrar esta cantidad, la familia se plantea ya acudir al ministerio de Exteriores para comunicarles lo ocurrido. Si la sentencia no es suficiente para que la embajada de Nigeria cumpla la ley, la familia espera que la presión política les permita recuperar su dinero.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios