FUE RESCATADA DE LA CALLE

Muere una gata de solo dos meses a la que pusieron un petardo en la boca

Tuvieron que operarla de urgencia para intentar salvarla, pero las graves heridas sufridas resultaron mortales

Foto: Dulcinea falleció horas después de la operación por culpa de las heridas (Foto: Amics dels Animals)
Dulcinea falleció horas después de la operación por culpa de las heridas (Foto: Amics dels Animals)

La protectora Amics dels Animals del Segrià, que opera en la provincia de Lleida, ha denunciado a través de sus redes sociales la muerte de Dulcinea, una gata de solo dos meses de vida. La causa de la muerte fue un petardo que le colocaron en la boca durante la verbena de San Juan y que le destrozó la boca.

En el post que han colgado en Facebook, la protectora explica que “nos llamó un voluntario para decirnos que un amigo suyo iba caminando por la calle, y se encontró con un bebé de gato en muy mal estado. Sin pensárselo ni un segundo lo recogió y lo llevó directamente al veterinario y fue allí donde le dijeron que probablemente a la pequeña Dulcinea, una gatita de apenas dos meses, algún malnacido le había puesto un petardo en la boca”.

El joven que se encontró al animal se hizo cargo de la factura del veterinario, pero no podía afrontar la operación que era necesaria, por lo que recurrió a la protectora: “La llevaron a nuestro veterinario y aquella misma tarde la operaron. En principio la cirugía ha salido bien, pero su cuerpo es tan frágil que no nos pueden asegurar que salga adelante, porque aparte de los daños ocasionados por el petardo, sus ojos están totalmente cerrados por una infección y solo se puede alimentar con suero. Solo nos queda esperar y ver cómo evoluciona”.

No murió sola

Sin embargo, horas después llegaba la mala noticia: “A las 20:00h lamentablemente, Dulcinea ha fallecido, su frágil cuerpo no ha soportado más tiempo. Buen viaje pequeña, gracias a tu salvador no has muerto sola y agonizando en la calle. Gracias a todos por el interés y las donaciones”.

Desde Amics del Animals no se explican la acción que llevó a alguna persona a poner un petardo en la boca del pequeño felino: “Es triste, lamentable y muy difícil de asimilar que entre nosotros existan humanos capaces de hacer algo así simplemente para divertirse, pero no encontramos ninguna otra explicación”.

Es triste, lamentable y muy difícil de asimilar que entre nosotros existan humanos capaces de hacer algo así simplemente para divertirse

Además, desde la cuenta de Facebook de la protectora se pide justicia ante el maltrato animal: “Estos sujetos son psicópatas no hay duda, y tienen padres, hermanos, familia y amigos que seguramente habrán sido testigos más de una vez de alguna de sus fechorías. Están a tiempo de denunciarlo antes de que elijan otra víctima animal o humana. Lo triste y lo que nos genera auténtica impotencia es que los animales no tengan una ley que les proteja de verdad, y que cualquier engendro pueda hacerles daño y abusar de ellos de forma casi impune”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios