Escenario de más fácil incendio el 1-O

El dos de los Mossos: Puigdemont dijo que si había violencia, declararía la independencia

El sucesor de Trapero calca la declaración del mayor: relata el aviso a la cúpula y defiende a los Mossos

Foto: Ferran López comparece en el Supremo. (EFE)
Ferran López comparece en el Supremo. (EFE)

El sucesor de Trapero, el jefe de los Mossos tras la aplicación del 155, Ferran López, irrumpió este miércoles en el Tribunal Supremo. Como si se rebobinara el juicio, su presencia volvió a llevar a la sala a la reunión con la cúpula de la Generalitat y los avisos de los Mossos a Puigdemont. Repitió, contundente, que avisaron dos veces y no se les hizo caso. "Puigdemont nos dijo que si se producía [un escenario de violencia o altercados], en ese momento declararía automáticamente la independencia". Tras esta 'bomba', explosionó la segunda: Oriol Junqueras y Joaquim Forn estaban de acuerdo.

"Hacia el final de la reunión, les hablamos de violencia o altercados, pero recuerdo que Puigdemont dijo que si se producía ese escenario que nosotros preveíamos, en ese momento declaraba la independencia. Recuerdo perfectamente que lo dijo. Creo que es una frase que todos recordamos perfectamente porque es difícil de olvidar", destacó. "No sabíamos si era una 'boutade'. Lo único que hacía era reafirmar que el 1 de octubre nos encaminábamos a un escenario de serias dificultades que, a pesar de todo, se quiso transitar".

Los dos encuentros con el Govern el 26 y 28 de septiembre no fueron para especificar que los agentes cumplirían la ley. "Eso se daba por descontado". Fue para exigir al Govern que la cumplieran ellos. "Nos encaminábamos a un escenario de desórdenes y conflicto prácticamente seguro". Lo relató así: "A falta de dos días, nos pareció que era un movimiento que no podíamos ahorrarnos, el intentar que el Gobierno diese cumplimiento con la ley. Fue para pedir que atendiesen nuestra petición y los mandatos de la jueza de no llevar a cabo el referéndum. Fue para mostrar nuestra seria preocupación por el clima de tensión que se estaba generando". A preguntas de la Fiscalía, López repitió la idea: "En términos forestales, si hay mucha temperatura, poca humedad y fuerte viento, se producen incendios. Esta era una situación de riesgo de incendio".

Transmitieron, de este modo, "la preocupación que teníamos por el clima que se estaba generando en Cataluña esos días, ese punto de efervescencia, esa cuenta atrás para el 1 de octubre". "Esos días, esas semanas anteriores, se fue generando una especie de cuenta atrás hasta el 1-O", insistió. Lo intentaron tanto el 26 como el 28 de septiembre, pero no lo consiguieron. Primero, "no tuvimos una respuesta formal ni del presidente ni del consejero". Después, no les pareció que estas peticiones fuesen a ser atendidas. "Pudo ser una interpretación errónea, pero el paso de los días demostró que no". También dijo que avisó al coordinador designado de lo que estaba sucediendo. Se vio con el coronel Pérez de los Cobos por la noche y se lo contó. Creyó que debía tener "las coordenadas precisas" de lo que sucedía.

El mando de los Mossos desmarcó así a la policía autonómica de los líderes independentistas: "Los 'mossos' nunca colaboraron ni en la preparación, ni en la organización ni en ningún acto previo al referéndum. Este fue el mensaje que se envió y esta vez sí tuvimos respuesta, en el sentido de que había una voluntad política de llevarlo a cabo", remató. También afirmó que ellos fueron los primeros en analizar si sus intervenciones el 1-O no fueron correctas: "Pedimos que se revisaran imágenes de todas las actuaciones para ver cuáles fueron insuficientes. Se hablaba de 41 vídeos con actuaciones insuficientes y los revisamos". Y aseguró que hicieron todo lo que estuvo en su mano para cumplir el mandato judicial: "Hicimos lo que pudimos con el perfil de agentes que teníamos".

A ratos, López dio una de cal y otra de arena. "Le dijimos al consejero [Forn] lo que a nuestro criterio era un error, en una reunión el día 28 de septiembre en el Palau", indicó. Y la de arena: "¿Recibieron los Mossos instrucción de Forn sobre 1-O?", preguntó Vox: "Ni a raíz de esta reunión, ni antes ni después. Respecto a instrucciones del 1-O, nunca pidió nada a la jefatura de policía", aseguró. En la misma línea, descartó que la policía autonómica hiciera seguimientos a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, justificando que en ocasiones hablaran entre ellos con teléfonos móviles y no por la radio para evitar colapsar las comunicaciones: "La clave 21 es 'haga el favor de hacer una llamada porque de lo que me quiere informar no es suficientemente importante para registrarlo en la sala'. Es una clave que estará hasta en el museo de historia de Mossos".

La presencia de Ferran López levantaba la curiosidad de descubrir hacia qué lado se inclinarían sus lealtades. Hombre de confianza de Trapero, también lo fue del Gobierno de Rajoy tras la intervención de la Generalitat. En su testimonio, siguió la línea del mayor. "Los Mossos d'Esquadra estaban absolutamente dispuestos a cumplir con el mandato judicial", dijo. Pero a diferencia de su antiguo jefe, también reconoció errores el 1-O, como la decisión de no movilizar a sus antidisturbios: "Reconozco que fue un error de cadena mecánica, del cual no estoy satisfecho. Enviar a la Brimo al partido de fútbol con Las Palmas contradice lo que le he dicho de tenerlos concentrados. No estuvimos acertados".

A preguntas de Javier Ortega Smith, ahondó en la actuación del cuerpo autonómico en los distintos momentos de tensión que precedieron al referéndum. Comenzó con los registros y dijo que informaba de todo puntualmente a Trapero. "De estas operaciones yo informaba al mayor", dijo, y añadió que a este "solo le interesaba el resultado final o si teníamos problemas". "Eran decisiones que iba tomando de forma autónoma y después informaba al mayor Trapero", precisó.

Respecto a la coordinación con el coronel Diego Pérez de los Cobos, quiso destacar que siempre fue absolutamente cordial y de "entente". A los encuentros acudían "el general de la Guardia Civil Gozalo, el jefe superior de Policía Nacional Trapote y yo mismo". Dijo también que él siempre defendió "un mando único", que el apoyo en los colegios fuera "inmediato y cercano". "Algunas de las suspicacias que se han hecho de este dispositivo se hubieran evitado si hubiésemos estado todos juntos en una sala el 1-O", remachó. Negó los seguimientos a las Fuerzas de Seguridad: "Puede preguntar por ello a todos los 'mossos' y sus familias".

Ahondó sobre la idea del 'binomio', esa pareja de 'mossos' que se distribuiría en los centros de votación. Defendió al cuerpo. Lo mismo que han hecho todos los mandos. "Se evitó la apertura de más de 200 colegios". Los 'mossos' debían tantear el terreno: "Primero por motivos evidentes del conocimiento que tienen los 'mossos' del entorno social de cada sitio, y segundo porque el grueso de agentes disponibles para esa jornada eran agentes de seguridad ciudadana".

Las defensas piden un careo con De los Cobos

Llegado el turno de las defensas, el abogado de Joaquim Forn, Javier Melero, pidió un careo entre López y el coronel Diego Pérez de los Cobos, apoyándose en este sentido a las distintas versiones que mantiene cada uno de ellos. Tras lanzar la petición, el presidente del tribunal, Manuel Marchena, anunció que lo discutiría con el resto del tribunal y le informaría sobre su decisión esta misma tarde.

"Hay un acuerdo tácito entre Gobierno y Mossos de encapsular lo que sucedió el 1-O para tratar de que no contaminase las relaciones. Sin embargo, hay una excepción. El día en que declaré en la Audiencia Nacional, después de escuchar las declaraciones de Pérez de los Cobos, le pregunté por qué nuestras versiones eran tan diferentes", explicó López. El abogado Melero no dejó pasar la oportunidad y pidió al tribunal un careo entre ambos mandos policiales.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios