PALABRAS DEL ALBERT ROYO EN EL JUICIO DEL PROCÉS

"No eran observadores, eran visitantes": la versión del responsable de Diplocat

Albert Royo negó abonos para estos expertos en vinculación con la votación y se excusó diciendo que los que viajaron a la capital coincidiendo con la consulta

Foto: Captura de la señal del Tribunal Supremo, durante la declaración del exsecretario general del Diplocat, Albert Royo. (EFE)
Captura de la señal del Tribunal Supremo, durante la declaración del exsecretario general del Diplocat, Albert Royo. (EFE)

El que fuera responsable de Diplocat, Albert Royo, ofreció este miércoles ante el tribunal del 'procés' su versión de la acción exterior del Govern de cara al referéndum. Estaba claro que la parte más relevante del interrogatorio que debía practicar la Fiscalía iba a girar sobre los pagos a observadores internacionales de cara al 1-O, ante lo que el testigo, imputado por estos hechos en el Juzgado 13 de Barcelona, decidió responder. El tiempo dirá si su opción fue la correcta. Negó abonos para estos expertos en vinculación con la votación y se excusó diciendo que los que viajaron a la capital coincidiendo con la consulta "no era observadores, eran visitantes internacionales".

Su argumento fue señalar que este tipo de visitas eran algo "muy común". El consorcio público-privado que dirigía, con una participación de la Generalitat de entre un 85 y 90 por ciento, impulsaba estos viajes que se hacían incluso semestralmente. La que interesaba a la Fiscalía se produjo entre el 29 de septiembre y el 2 de octubre. Justo en las fechas en que las urnas saldrían a la calle.

Pagaron a estos expertos más de 40.000 euros en concepto de viaje, alojamiento y manutención. Tras asegurar que la visita en la franja más sensible del 'procés' fue fortuita, Royo acabó reconociendo que las personas que se desplazaron a Cataluña "querían estar en estas fechas para ver lo que sucedía". Como, a su entender, no eran observadores, Royo negó pago alguno por este concepto. Su versión choca con las propias publicaciones de Diplocat en los meses más duros del 'procés', en los que sí presentaban a estos "visitantes" como "observadores internacionales".

"No dimos ningún honorario a observadores internacionales", "no teníamos contratados observadores electorales", "no pagamos con ninguna tarjeta de crédito", defendió ahora Royo. Quiso también poner de manifiesto que los desplazamientos de este tipo de produjeron en otras fechas. Así, destacó visitas similares en Sant Jordi o incluso en la consulta del 9 de octubre. Dijo, además, que de forma paralela, estas visitas se combinaron con otro proyecto, este de tipo "científico" o "académico" con expertos de reconocido prestigio que se prolongaron durante meses.

Justificó también el intento de contratar al exprimer ministro de Países Bajos, Wim Kok. Respecto a otra partida sospechosa, de 54.030 euros, explicó que fue una transferencia realizada al dignatario holandés para reservar "un estudio académico que no tenía nada que ver con el 1-O". "Esta persona devolvió el dinero", le destacó entonces la fiscal. También fue preguntado sobre otros pagos de 2.600 euros al mes que él atribuyó a la traducción de unos artículos al inglés. “Diplocat no estuvo implicado en ningún referéndum y nos dedicamos a hacer nuestro trabajo, que era dar a conocer Cataluña en el exterior", incidió este testigo.

Sobre sus acciones en el extranjero, Royo explicó que pusieron en marcha "charlas a nivel internacional de la realidad catalana" y aseguró que buscaban que "hubiera una pluralidad de posiciones". Respecto a los contactos con embajadas de otros países, admitió haber tenido "algún contacto con alguna embajada", pero "de forma muy puntual" y en ningún momento con el objetivo de sumar apoyos a la posible independencia de Cataluña.

Declaración clave para Romeva

La comparecencia de Royo fue clave para el 'exconseller' de Exteriores, Raül Romeva, por lo que su abogado Andreu Van den Eynde fue el primero en plantear preguntas durante el turno de las defensas. El letrado trató de desmarcar en todo momento a Diplocat de la Generalitat y logró que el testigo subrayara que su objetivo era "fomentar el debate" y "dar voz a distintas posiciones". "Siempre buscábamos ponentes que dieran una pluralidad de visiones, y cuando había políticos de por medio, que también hubiera una pluralidad de posiciones", aseguró Royo, añadiendo segundos después que "éramos muy cuidadosos con la cuestión de la autodeterminación".

"No eran observadores, eran visitantes": la versión del responsable de Diplocat

La abogada de la 'exconsellera' Meritxell Borràs, Judit Gené, mantuvo una línea similar y preguntó sobre la actividad de Diplocat en Bélgica. "La Generalitat tenía una delegación en Bélgica, ¿cómo se explica entonces que ustedes abrieran otra?", lanzó la letrada. "Nosotros no éramos Generalitat. De hecho tampoco abrimos una delegación, lo que teníamos era una persona trabajando allí porque hacíamos mucha actividad en Bruselas y esos países, pero no éramos gobierno y por eso no quisimos tener esa persona dentro de la delegación del gobierno para mantener un equilibro", respondió Royo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
48 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios