juicio del 'procés'

La última bronca de Marchena: frena en seco al abogado de Junqueras

El magistrado impide a un abogado defensor formular preguntas sobre el 20-S y el 1-O al presidente del Parlament porque Torrent no fue llamado a testificar por esas cuestiones

Foto: El letrado Andreu Van den Eynde. (EFE)
El letrado Andreu Van den Eynde. (EFE)

La autoridad del juez del Tribunal Supremo Manuel Marchena sobrevuela la sala. Marchena, desde el inicio del juicio del 'procés' se está mostrando inflexible con Fiscalía, Abogacía, acusaciones y defensas, impidiendo que ninguno de ellos se extralimite en sus funciones o sobre lo que les está permitido. Este lunes, la bronca le ha caído a Andreu van den Eynde, abogado de Junqueras y Romeva. El motivo: la introducción en el interrogatorio de cuestiones ajenas a las que han motivado su admisión como tal a petición de la acusación.

Cuando Van den Eynde se disponía a preguntar al presidente del Parlament, Roger Torrent, sobre el 20-S y el 1-O, Marchena le ha frenado en seco. Torrent, testigo de una de las acusaciones, permanecía sentado en su lugar mientras Marchena corregía al abogado. El juez procedía a comunicarle que no le estaba permitido introducir nuevas cuestiones en el interrogatorio que no fueran otras que las derivadas del objeto de su presencia en la sala. "Cuando el testigo es testigo de una de las acusaciones y el interrogatorio ha ido sobre las materias que ha ido, el ejercicio del derecho de contradicción lo que exige es una repregunta sobre lo que ya ha contestado", ha explicado.

Durante varios minutos, ha continuado explicando al letrado de Junqueras que si se introducen cuestiones con nuevas materias dirigidas al testigo sobre, por ejemplo, si votó o no el 1-O, el tribunal tendría "que ofrecer la posibilidad a los que le han propuesto a que contradigan sobre eso que han respondido a instancias suyas,. Esto vale tanto para los testigos de la acusación como para los testigos de la defensa".

"Imagine su perplejidad si las acusaciones se valen de su citación para introducir cuestiones sobre las que usted no ha preguntado. Usted, legítimamente tendría que reivindicar su derecho a contradecir. Le pido, por favor, que le haga preguntas sobre la materia sobre la que ya ha respondido", dijo. Andreu Van den Eynde protestó y preguntó": ¿le puedo interrogar (a Torrent) sobre el 20-S y el 1-O?", contrariado. "No", respondía tajante Marchena. "Y... ¿puedo formular las preguntas para que consten en acta?", remataba el abogado. "No", volvía a sentenciar el magistrado.

Van den Eynde solicitaba dar a conocer su preguntas para salvaguardar la posibilidad de presentar una futura impugnación, a lo que Marchena le respondía: "La declaración de impertinencia de la pregunta ha quedado claramente reflejada; cuál era su pregunta y cuál mi respuesta. (...) "En cualquier futura impugnación quedará claro que el presidente no le permitió realizar ninguna pregunta de lo que (Torrent) pudo ver o experimentar el día que fue a ejercer su derecho al voto. Y esto ha quedado grabado".

Continuó explicando que cualquier cosa que suponga salirse del "núcleo fáctico temático" por el que ha sido llamado el testigo es introducir "un principio zigzageante en el que primero interroga la acusación, luego interroga la defensa por cosas que no han sido objeto de la acusación, luego la acusación pide replicar, luego la defensa....esto haría esto absolutamente inmanejable".

Flexibilidad

Recordó que se está admitiendo, en ocasiones "con flexibilidad", pero dijo que "no es permisible que se introduzcan con testigos, cuestiones que no tienen absolutamente nada que ver con las preguntas formuladas en primer lugar". Van den Eynde continúo insistiendo hasta provocar que el presidente le reclamara que no entrara "en debate" con él respecto a la "tutela judicial efectiva". "Parece que yo no me explico o que no me entiende", "no puedo entrar en discusión con usted", "no necesito la confirmación de mis decisiones", continuó avisando Marchena.

Tras Van den Eynde, otros abogados se sumaron a la protesta. Lo hizo Jordi Pina, al que se explicó que esa materia por la que el interrogatorio es aceptado no la establece la parte (es decir, Vox en este caso) sino que lo delimitó el tribunal en su auto de admisión de prueba. "No ponga usted cara de sorpresa que usted sabe perfectamente que tengo razón", le indicó el presidente al letrado de Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez. Tras Pina también protestó la abogada de Cuixart, Marina Roig, a la que dijo: "la sala es la primera interesada es saber qué ocurrió pero si usted tenía tanto interés en lo que podía aportar el señor Torrent, no respecto de su actividad parlamentaria sino respecto lo que vió y percibió el 20 de septiembre, podría haberlo propuesto y sin embargo no lo hizo...". "Es ese interés sobrevenido lo que nos lleva ahora a decir sencillamente que no", concluyó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios