según la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ)

Quiroprácticos dicen que la "persecución" a la disciplina en España lastra la sanidad

El presidente de la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ), Carlos Gevers, ha denunciado que España se sitúa en materia sanitaria "muy por detrás de otros Estados

Foto: Un quiropráctico atiende a una mujer en una imagen de archivo.
Un quiropráctico atiende a una mujer en una imagen de archivo.

El presidente de la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ), Carlos Gevers, ha denunciado que España se sitúa en materia sanitaria "muy por detrás de otros Estados considerados también como desarrollados y avanzados de la Unión Europea" por su "persecución a la quiropráctica". Gevers ha apuntado que la quiropráctica es una profesión sanitaria de atención primaria "y así la reconoce, precisamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS)".

En este sentido, el presidente de AEQ ha incidido en que se trata de un reconocimiento del que goza también en el 60% de los países de la Unión Europea y que, concretamente, está regulada como profesión sanitaria en países europeos como Francia, Portugal, Italia, Malta, Chipre, Suiza, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Suecia, Noruega, Reino Unido o Islandia. "Pero no así en España, único país de la UE en el que existe el riesgo de ser procesado por ejercer la quiropráctica".

Gevers dijo que "llama la atención que España, donde no se ha reconocido la enseñanza de la quiropráctica, ni sancionado leyes que la regulen, se sitúe muy por detrás de otros Estados considerados también como desarrollados y avanzados de la Unión Europea. Por delante de España se sitúan países como Estonia, Grecia y Hungría en los que la profesión todavía no tiene carácter sanitario, pero en los que está reconocida de facto".

A su juicio, se trata de una situación de “alegalidad” que permite que falsos quiroprácticos ejerzan en España sin el aval formativo, académico y científico necesario. “Ahí reside el problema de más calado", ha afirmado el presidente de la AEQ, "al no haber reconocimiento legal en España de la quiropráctica, el intrusismo no se puede perseguir y supone un claro riesgo para el paciente, ya que el desarrollo de estas prácticas debe ajustarse a criterios de seguridad, eficacia y calidad".

Llama la atención que España, donde no se ha reconocido la enseñanza de la quiropráctica, se sitúe muy por detrás de otros Estados

La asociación asegura que la formación de un quiropráctico es "universitaria, equivalente a una licenciatura en España", con una duración mínima de 5 años a tiempo completo (300 créditos ECTS), y que se imparte en facultades de Medicina de universidades "tan prestigiosas" como la Universidad de Zurich o la Universidad del Sur de Dinamarca o del Sur de Gales, entre otras. "En España es posible estudiar la carrera de Quiropráctica en el Real Centro Escorial-Mª Cristina de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) y en el Barcelona College of Chiropractic", añade.

La AEQ sostiene que un paciente español o extranjero que quiera acudir en España a los servicios de un profesional quiropráctico de garantías corre el riesgo "de caer en manos de alguien que no está capacitado al no tener los estudios requeridos para ejercer como quiropráctico".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios