el viernes anuncia su decisión

Límite 48 horas: Sánchez el audaz contra Sánchez el resistente para convocar en abril

El PSOE da por hecho que habrá elecciones inminentes y el Gobierno habla de los proyectos que no podrá aprobar. Solo una improbable cuestión de confianza cambiaría el escenario

Foto: Pedro Sánchez abandona el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez abandona el Congreso. (EFE)

Solo una persona, el presidente del Gobierno, decide cuándo disolver las Cortes y convocar elecciones anticipadas. Pedro Sánchez ha dado muestras en el pasado de desafiar el convencionalismo: dejó el acta de diputado, concurrió a las primarias contra todo el aparato haciendo campaña en su coche, consiguió la primera moción de censura exitosa de la democracia y, una vez en Moncloa, hizo cosas como negociar con la editorial Planeta un libro que ya había sido descartado. Así que hasta que el viernes dé a conocer su decisión, en teoría puede cambiar, pero su entorno y el PSOE han interiorizado la idea de ir a elecciones ya, cuanto antes, en abril, antes del 26-M. Salvo que Sánchez en vez de ser 'Sánchez el audaz' vuelva a ser 'Sánchez el resistente' y decida aguantar en Moncloa unos meses, para lo cual podría convocar una cuestión de confianza que su entorno descarta.

Límite 48 horas: Sánchez el audaz contra Sánchez el resistente para convocar en abril

En tiempos de multipartidismo y de cambios acelerados, el último error pesa mucho. Y en Moncloa consideran que el último en equivocarse ha sido Ciudadanos, un partido con el que el PSOE compite directamente por los votos de centro. La foto de Albert Rivera con Santiago Abascal el domingo en Colón sería ese fallo. El PSOE quiere aprovechar el movimiento hacia la derecha de Rivera para presentarse como un moderado víctima de la pinza entre la derecha y el independentismo. Para eso servía la foto de la votación de las enmiendas a la totalidad en el Congreso, para que el PSOE se presente como el partido del centro. Además, las encuestas dan un importante auge a Vox pero sin llegar a entrar en muchas circunscripciones pequeñas, por lo que le robaría votos al PP pero sin llegar a traducirse todo en escaños.

Una de las últimas decisiones sería aprobar la exhumación de Franco, proyecto estrella aún varado

Uno de los motivos para convocar elecciones en abril es que Rivera no pueda redimirse de esa foto. Tras cambiar de bando en el Gobierno andaluz, Ciudadanos no apoya gobiernos significativos del PSOE. Después del 26 de mayo, eso podría cambiar, porque los de Rivera, viendo venir el mensaje de su pacto con Vox, planeaban dar gobiernos autonómicos significativos a los socialistas. Si barones relevantes como Page o Lambán recibieran los votos de Ciudadanos, a los socialistas les costaría más identificarlos con Vox. La otra opción para Ciudadanos estaría en apoyar leyes en el Congreso que lo desmarcasen del PP, como la de eutanasia, por ejemplo. Pero si Sánchez disuelve las Cámaras, la actividad legislativa decae. Significativamente, tras la imagen de Colón, Rivera hizo declaraciones con banderas arcoíris detrás.

En política, las imágenes pesan muchísimo. En 2016, tras pactar con el PSOE, Ciudadanos participó en un breve encuentro a tres con Podemos. La foto de José Manuel Villegas y Juan Carlos Girauta en una mesa junto a Pablo Iglesias e Íñigo Errejón —entonces la derecha agitaba el miedo a Podemos— fue explotada por el PP en la repetición de las elecciones.

Quedan en el aire la ley de memoria histórica, la de eutanasia, el recorte a hidroeléctricas, la retirada de medallas a Billy el Niño, los aforamientos...

Así que el PSOE da por hecho que el viernes será uno de los últimos consejos de ministros ordinarios (una vez que se disuelvan las Cámaras, solo pueden abordar asuntos de trámite). "La decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se dará a conocer al término de la reunión", ha anunciado la Secretaría de Estado de Comunicación. Ese Consejo de Ministros tiene previsto culminar el trámite de la exhumación de Franco, entre otros proyectos colgando. El de Franco es uno de los grandes proyectos de legislatura y que sigue empantanado y pendiente del Supremo.

La mayoría de la Mesa del Congreso, en manos de PP y Ciudadanos, y los precarios apoyos del Gobierno de los 84 diputados dejarían en el aire cantidad de medidas anunciadas: la reforma de la ley de memoria histórica, la ley de la eutanasia, el recorte de beneficios extra de las hidroeléctricas, la retirada de medallas a Billy el Niño, la supresión de los aforamientos, la renovación del Consejo General del Poder Judicial, del CSN, de RTVE...

Muchos de los diputados de la oposición no terminan de creerse que Sánchez convoque elecciones. Hay quien apunta a que puede sacarse un conejo de la chistera, una cuestión de confianza para recobrar el apoyo del independentismo. En ese caso, podría seguir hasta 2020 si recibe una mayoría de votos, pero en el PSOE lo descartan totalmente. Entre otras cosas, si no lo consigue y se abre un periodo de consultas con el Rey, la disolución de las Cámaras no es inmediata.

Tras las elecciones de 2015, Rajoy estuvo 10 meses en funciones. En 2019, formar Gobierno tampoco será sencillo

El independentismo también cree que la legislatura está liquidada. Compromis pidió que las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos se votasen por separado. Era una opción a la desesperada, porque tradicionalmente se votan juntas, y daría una opción a que cada partido votase las suyas y ninguna tuviera mayoría. Significativamente, en la mesa, el PSOE votó contra esta opción.

Si Sánchez convoca elecciones para el 14 de abril, Domingo de Ramos y aniversario de la proclamación de la II República, debería disolver las Cortes el 19 de febrero, el mismo día que llega a las librerías su libro, 'Manual de resistencia'. La otra fecha, la más probable, es el 28 de abril, después de las fiestas. Pero incluso el 11 de abril, un día laborable, es una opción. Sánchez abandonó el Congreso entre una nube de cámaras pero sin decir palabra después de que cayeran los Presupuestos. Fuentes parlamentarias destacan que esa emulación de Mariano Rajoy puede no ser la única. Tras las elecciones de 2015, Rajoy pasó 10 meses en funciones. Y formar Gobierno en un escenario tan fragmentado tampoco será sencillo esta vez.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios