la chica asegura que hubo tres violadores

"Cinco moros me han violado": el juez libera a seis de los siete de la manada de Sabadell

Argumenta que solo uno de ellos ha sido identificado por la víctima y por dos testigos como uno de los sospechosos de haber agredido a la joven; el resto no han sido reconocidos

Foto: Nave abandonada en Sabadell donde se produjo la agresión múltiple. (EFE)
Nave abandonada en Sabadell donde se produjo la agresión múltiple. (EFE)

El Juzgado de Instrucción número 2 de Sabadell ha puesto en libertad provisional a seis de los siete supuestos agresores de la denominada manada de Sabadell, que durante la madrugada del sábado al domingo pasados asaltó a una joven en la localidad catalana. El titular del juzgado, Marcos Melendi, argumenta que uno de los seis casos se sustenta únicamente en el testimonio de la víctima, quien dijo que le sonaba la voz, y que el detenido no prestó una declaración policial con las debidas garantías. Otros cuatro, continúa el magistrado, fueron detenidos en un lugar diferente de donde se produjo la agresión y no fueron identificados por la chica en rueda de reconocimiento. El quinto, según la víctima, aunque sí fue reconocido, no lo fue como uno de los asaltantes.

El juzgado únicamente ha ordenado prisión provisional sin fianza para el séptimo detenido, a quien la víctima identificó como uno de los agresores. En concreto, según relató la joven, se trata del hombre que, tras violarla junto a otros dos en una nave industrial, la sacó del recinto y la acompañó durante unos metros mientras la agarraba por el brazo. Luego, continuó la chica en sede judicial, cuando esta observó que pasaba un coche, se zafó de su captor y corrió hacia el vehículo. La pareja que viajaba en el automóvil le preguntó qué le pasaba y la ayudó a acceder al interior. Según estos testigos, explica el auto que ordena la prisión, la víctima se acercó a ellos lorando y gritando que "cinco moros" la habían violado.

"Cinco moros me han violado": el juez libera a seis de los siete de la manada de Sabadell

La víctima relató ante el juzgado que durante esa noche estuvo con unos amigos en la plaza del Gas hasta las 23:00. Luego, todos —unas 20 personas— se desplazaron hasta el bar La República, donde permanecieron en grupo hasta pasadas las tres de la madrugada, como corroboraron varios de estos colegas de la joven. En ese momento, una parte reducida de estos amigos, entre los que estaba la chica, se trasladó a otro local. En una mesa cercana, explicaron tanto la denunciante como dos de sus acompañantes, había varios "jóvenes de origen magrebí" que les estuvieron molestando en un grado indeterminado sobre el que los testigos no coinciden. Una de las amigas de la víctima incluso declaró que uno de los de la mesa le dijo "que la quería violar".

La mayoría de testigos señala en este punto, según explica el auto del Juzgado 2 de Sabadell, que el grupo de jóvenes que molestaban al grupo de la víctima se fue antes del local. Un rato después, según la joven agredida, ella salió junto a uno de sus amigos. Estuvieron caminando un rato hasta que se les acercó "un individuo" que les dijo algo que ninguno de los dos entendió. El acompañante de la víctima se volvió "en dos ocasiones cada vez más molesto" hacia el hombre que les increpaba "para decirle que les dejara en paz". "Tras volverse la segunda vez, vio que la denunciante se marchaba corriendo sin saber por qué", relata el auto judicial con base en el testimonio del amigo.

Fue entonces cuando ambos se enzarzaron en una discusión. "Intercambió unos minutos algunos insultos y finalmente le perdió de vista", relata el magistrado. Cuando la víctima se separó de su amigo, explicó la propia chica en declaración judicial, "fue asaltada por un individuo al que reconoció como uno de los chicos de la mesa" del bar que no es el que el juez ha enviado a prisión. "Además de besarla y tocarla por todo el cuerpo, le introdujo la mano por debajo de la ropa interior", explica el auto con base en el testimonio de la chica, acción que es calificada por el magistrado como "un delitio de agresión sexual consumado".

Según el juez, el hombre se llevó a la chica a la nave abandonada, "donde había varias personas" que según la joven parecían estar discutiendo, aunque ella no podía saberlo a ciencia cierta porque hablaban otro idioma y todo estaba oscuro. "El relato de la denunciante sobre dónde, cuándo y cómo tuvieron lugar las tres agresiones sexuales por aparentemente tres individuos diferentes tampoco incurrió en contradicciones y se antoja coherente y verosímil", asegura el magistrado, que entiende que en el episodio hay que destacar el "elemento intimidatorio", dado que ella "estaba llorando, angustiada, aturdida por lo que ocurría e indicó que tenía miedo de que le pasara algo aún peor de lo que ya le estaba sucediendo si se resistía".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios