ante la audiencia nacional

El jefe de Acuamed denuncia financiación irregular para sufragar campañas de ZP

Presenta un escrito en el que habla de donaciones irregulares vinculadas a los casi 18 millones de euros que se gastó en publicidad la empresa de infraestructuras hidráulicas en 2007 y 2008

Foto: El presunto líder del caso Acuamed, Arcadio Mateo. (EFE)
El presunto líder del caso Acuamed, Arcadio Mateo. (EFE)

El ex director general de Acuamed Arcadio Mateo ha removido los fantasmas de la financiación irregular de partidos políticos. Prácticas que resultan ya familiares relacionadas con la trama Gürtel aplicadas al PP, adquieren un estilo propio con una diferencia fundamental: en este caso, el escrito que ha presentado ante el Juzgado Central 6 de la Audiencia Nacional pone el foco en la etapa socialista. El responsable de la empresa Aguas de las Cuencas Mediterráneas ha denunciado ante la Audiencia Nacional donaciones irregulares vinculadas a los casi 18 millones de euros que se gastó en publicidad la empresa de infraestructuras hidráulicas dependiente del Ministerio de Agricultura en solo dos años, informan a El Confidencial fuentes jurídicas.

Mateo, al frente de Acuamed entre los años 2012 y 2016, se ha dirigido al juez que investiga la trama corrupta, Manuel García Castellón, para destapar la comisión de delitos continuados referidos a una etapa anterior a la suya. La denuncia se centra en los años 2007 y 2008, en pleno gobierno del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, y refleja hechos de los que —dice— tuvo conocimiento a través de su cargo. Asegura que su antigua empresa destinó esta cantidad, más de 18 millones, a 'spots' destinados a alardear de las ventajas de varias desaladoras cuya construcción estaba pendiente aún de inicio. Los anuncios dopados se desarrollaron coincidiendo con las principales campañas electorales de esos años, que coincidieron con las municipales, autonómicas y generales.

El expresidente Rodríguez Zapatero, durante un acto de campaña. (EFE)
El expresidente Rodríguez Zapatero, durante un acto de campaña. (EFE)

Los anuncios financiados rompían todos los estándares de gasto publicitario de la compañía hidraúlica, sumando en esos dos años 18,5 millones de euros. La partida habitual de publicidad rondaba, hasta ese momento, los 200.000 euros. La cantidad millonaría se dividía en una considerable aportación de dinero público sumada a la inyección de donaciones de contructoras adjudicarias de la construcción de esas plantas de desalinización. Ya como director general de Acuamed, Mateo se encontró con que estas empresas solicitaban la devolución de las cantidades invertidas.

La trama que destapa Mateo tiene su epicentro en Valencia —curiosamente, otro de los focos de la corrupción de la Gürtel a través de Orange Market— y salpica a varias empresas que habrían sido recompensadas, según su versión, por su aportación económica a las campañas. Una de ellas es la firma de comunicación Crespo Gomar, situada en el centro de la investigación judicial abierta por la supuesta financiación ilegal del PSPV y el Bloc y adjudicataria también de otros servicios para el PSPV-PSOE o ayuntamientos gobernados por este partido.

El instructor de la causa ha dado traslado a la Fiscalía Anticorrupción para que le informe sobre si debe abrir una pieza separada con estos hechos

Crespo Gomar también fue la firma adjudicataria de la campaña de publicidad de la desalinizadora de Torrevieja por parte de la empresa pública Acuamed. Además, Aguas del Júcar (otra sociedad dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, posteriormente fusionada con Acuamed) adjudicó en noviembre de 2005 a esta misma firma de comunicación por 234.700 euros el diseño, la producción y el plan de comunicación sobre las actuaciones de infraestructuras hidráulicas sobre las que Aguas del Júcar tenía la encomienda de gestión por parte del Estado.

Las adjucaciones irregulares de esos contratos se archivaron en los juzgados valencianos por prescripción, pero Mateo esgrime ahora que no fueron irregularidades puntuales sino sistemáticas y alargadas en el tiempo y dieron, por tanto, lugar a un delito continuado no prescrito. Emplea la misma teoría que ha aplicado la Fiscalía Anticorrupción en el caso Lezo aplicado a los hechos vinculados al año 2001 cuando se produjo, en la etapa de Alberto Ruiz-Gallardón, la compra de Inassa. El instructor de la causa ha dado traslado a la Fiscalía Anticorrupción para que le informe sobre si debe abrir una pieza separada con estos hechos.

Las campañas publicitarias

Entre las campañas publicitarias sospechosas de haber servido de cobertura a una financiación irregular de partidos se encuentra, por ejemplo, la impulsada en julio de 2007 a favor de la desalación con el lema 'El mar, fuente inagotable de vida', en la que se repartieron medio millón de botellas de agua en playas del Levante, Murcia y Andalucía.

Otro ejemplo es la campaña 'Tienes una nube', de la misma etapa. En ella, la cámara recorría unas nubes mientras una voz en 'off' leía: "Las nubes no se pueden atrapar pero por mucho que les pidas ellas deciden cuándo te dan agua y cómo te la dan. ¿Y si imitáramos a las nubes? ¿Y si convirtiéramos el agua del mar en agua dulce?". Poco a poco la cámara llegaba al mar: "Sería bonito. Bueno, es bonito. Porque esa agua ya existe. Agua desalada. Tecnología inspirada en la naturaleza". Solo estas dos publicidades superaron los 12 millones de euros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios