PRIMERA JORNADA DE UNA VISITA HISTÓRICA

España y Cuba pactan un cauce de diálogo para poder hablar de derechos humanos

Los dos países firman un memorándum que permitirán contactos anuales del máximo nivel en el que se abordarán también estas cuestiones. Sánchez ofrece una visita de los Reyes en 2019

Foto: Pedro Sánchez y Miguel Díaz-Canel charlan mientras sus ministros de Exteriores firman uno de los dos acuerdos alcanzados, este 22 de noviembre en La Habana. (EFE)
Pedro Sánchez y Miguel Díaz-Canel charlan mientras sus ministros de Exteriores firman uno de los dos acuerdos alcanzados, este 22 de noviembre en La Habana. (EFE)

Pedro Sánchez abandonó España hacia La Habana sin la previsión de reunirse con la disidencia cubana, aunque sí con algunas figuras que son combativas con el régimen. Pero se llevará, a su regreso a Madrid, el compromiso de hablar anualmente con la isla de todo tipo de cuestiones. También de derechos humanos. Un paso que el Gobierno sí considera muy relevante y un paso muy importante hacia la "normalización" de relaciones que buscaba el presidente. Ese compromiso quedó plasmado en el memorándum de entendimiento que suscribieron este 22 de noviembre en el Palacio Presidencial los ministros de Exteriores de los dos países, Josep Borrell y Bruno Rodríguez.

Este acuerdo era uno de los frutos de la primera jornada de trabajo de la visita de Sánchez a Cuba, la primera de un jefe del Ejecutivo español en 32 años. Jornada centrada en un primer encuentro a solas con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, estrenado en el cargo el pasado abril, y seguido después con la reunión de las dos delegaciones. Tras la cumbre bilateral llegó la firma de los dos acuerdos, el primero de los cuales, el que suscribieron Borrell y Rodríguez, era el más importante.

El memorándum de consultas políticas implica que a partir de ahora habrá contactos anuales entre Cuba y España de primer nivel, de rango de ministros o de secretarios de Estado. Se trata de establecer un "diálogo franco" en distintos aspectos, y en que queda "especificado", según subrayaron fuentes del equipo de Sánchez, que se hablará "de derechos humanos". "Y claramente", agregaron.

Con ello, el Ejecutivo socialista pone en valor que aunque no se haya programado, al menos hasta ahora, un encuentro del jefe del Ejecutivo con los grupos opositores, sí se establece un marco periódico de interlocución con Cuba en el que las dos partes pondrán sobre la mesa todo aquello que les preocupa. "Sobre todos los derechos humanos", recalcaron. El Observatorio Cubano de Derechos Humanos cifra en 139 el número de presos políticos, y más de 60 se califican como prisioneros de conciencia.

El Ejecutivo recalca que es el primer pacto bilateral que firma la isla con un país europeo después del acuerdo de asociación de Cuba y la UE


Este memorándum, subraya el Ejecutivo, es el primero que la isla firma bilateralmente con un país europeo después de que la UE aprobara su acuerdo de asociación con Cuba que puso fin a la política de aislamiento que impulsó José María Aznar en 1996 con la Posición Común. Ese pacto de la Unión con La Habana entró en vigor el 1 de noviembre de 2017. De esta forma, España es el primer Estado europeo, advierte La Moncloa, que dispone de un acuerdo bilateral que establece un contacto periódico al máximo nivel que incluye el diálogo sobre todo tipo de cuestiones, incluso aquellas que son más espinosas para el régimen comunista.

Reciprocidad cultural

El segundo texto lo suscribieron Borrell y el ministro cubano de Cultura, Alpidio Alonso. Este acuerdo busca la difusión y proyección de la cultura española en la isla y a la inversa, de la cultura del país caribeño en España. Con este pacto, el Ejecutivo considera que se deja atrás la política que desplegó Aznar en sus años en La Moncloa, que hizo que la cultura española, en la práctica, desapareciera de la isla. La primera muestra de la colaboración entre los dos Estados se hará visible este viernes, cuando Sánchez inaugure la exposición 'Archipaper' en la sala Lab 26 de La Habana. España pretende esa "normalización" de sus relaciones con Cuba en todos los ámbitos. También en este flanco.

Sánchez traslada a Díaz-Canel que le haría "ilusión" que don Felipe y doña Letizia volaran hasta La Habana en 2019, por los 500 años de su fundación

Sánchez y Díaz-Canel, en su reunión "de media hora", según fuentes del equipo del presidente español, hablaron de cuestiones como el "fortalecimiento" de los lazos entre los dos países, de cooperación en diversas materias, de cambio climático, de educación, de deportes... De deuda también: Díaz-Canel se comprometió con cumplir con las obligaciones contraídas con las compañías españolas que sufren impagos y agradeció el trabajo de los empresarios de la antigua metrópoli. Y también de una cuestión pendiente desde hace más de un año: la visita de los Reyes a la isla. Sánchez trasladó a Díaz-Canel la "ilusión" que a su Ejecutivo le haría que Felipe VI y doña Letizia pudieran viajar hasta Cuba en 2019, cuando se cumplen 500 años de la fundación de La Habana.

España y Cuba pactan un cauce de diálogo para poder hablar de derechos humanos

Esa oferta fue recibida con "expectación" y de manera positiva por el presidente cubano. Nada sorprendente. Fue su antecesor, Raúl Castro, quien ya lanzó esa invitación a los Reyes cuando estaba Mariano Rajoy en La Moncloa. El guante fue recogido por el anterior Ejecutivo, pero nunca se llegó a concretar ninguna fecha. Sánchez da este viernes una rueda de prensa para hacer balance de su viaje relámpago a la isla, y no sería nada chocante que allí anuncie que ha cerrado las fechas de esa visita de don Felipe y doña Letizia. El momento idóneo sería justo dentro de un año, puesto que los 500 años de la capital cubana se cumplirán el 16 de noviembre de 2019.

Pedro Sánchez (d), durante la ofrenda foral celebrada este 22 de noviembre en el monumento al prócer independentista cubano José Martí en La Habana. (EFE)
Pedro Sánchez (d), durante la ofrenda foral celebrada este 22 de noviembre en el monumento al prócer independentista cubano José Martí en La Habana. (EFE)

La jornada se completó con una cena oficial a la que asistieron las esposas de ambos presidentes, Begoña Gómez y Lis Cuesta. No hubo margen para mucho más, porque Sánchez había aterrizado en La Habana a las 16:55 —seis horas más en la Península—, con un pequeño retraso sobre el programa oficial, y fue recibido, como mandan los cánones del régimen comunista, por el viceministro de Exteriores, Rogelio Sierra. Sánchez viajaba acompañado de una amplia delegación, encabezada por dos de sus ministros (los titulares de Exteriores, Josep Borrell, e Industria, Reyes Maroto), de un nutrido séquito de empresarios y también de Begoña Gómez.

Escasas palabras en la prensa oficial

El presidente se dirigió posteriormente con Sierra a la plaza de la Revolución, el escenario icónico de muchos de los mítines multitudinarios del ya fallecido Fidel Castro. Allí, ante los enormes murales del Che Guevara y Camilo Cienfuegos, dos de los personajes imprescindibles de la revuelta que acabó con el régimen del dictador Fulgencio Batista, Sánchez hizo la ofrenda floral ante el monolito del líder independentista José Martí, precedido por honores militares y los himnos de los dos países. El líder del Ejecutivo subió al mirador y a continuación se desplazó en automóvil hasta la escalinata del Palacio Presidencial, en la misma plaza de la Revolución.

Sánchez, que llegó acompañado de su esposa, hizo primero una ofrenda floral en el monolito a José Martí y luego se dirigió al Palacio Presidencial

Sánchez subió los peldaños cubiertos con una alfombra roja que antes de su llegada limpiaban con esmero varios operarios. El mandatario socialista ya por fin fue recibido por Díaz-Canel en el palacio, se saludaron y ambos se dirigieron hacia el edificio anexo del Consejo de Ministros para unos nuevos honores militares, esta vez presididos por el dirigente cubano, y con la presencia de las dos delegaciones.

España y Cuba pactan un cauce de diálogo para poder hablar de derechos humanos

La comitiva española la componían, además de los ministros Borrell y Maroto, el jefe de Gabinete del presidente, Iván Redondo; los secretarios de Estado de Comunicación y para Iberoamérica, Miguel Ángel Oliver y Juan Pablo de Laiglesia; el 'sherpa' de Sánchez, José Manuel Albares; el director general de Análisis y Estudios de La Moncloa, Paco Salazar, y el embajador de España en Cuba, Juan Fernández Trigo.

Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez (d), descienden del avión presidencial a su llegada a La Habana, este 22 de noviembre. (EFE)
Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez (d), descienden del avión presidencial a su llegada a La Habana, este 22 de noviembre. (EFE)

No obstante, si uno se hubiera leído este 22 de noviembre el 'Granma', el órgano de propaganda oficial del Partido Comunista de Cuba, quizá no habría alcanzado a comprender el carácter histórico de la visita de Sánchez. El diario titulaba en primera 'Llegará hoy a Cuba el presidente de España', con un texto apenas informativo: "El presidente del Gobierno del Reino de España, excelentísimo señor Pedro Sánchez Pérez.-Castejón, llegará hoy a Cuba en visita oficial. Durante su estancia, el distinguido visitante sostendrá conversaciones oficiales con el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y realizará otras actividades". Se hacía una llamada a la página 4, en la que en poco más de 30 líneas se reflejaba a grandes rasgos la biografía del Ejecutivo español. Nada más. La edición de este viernes, con el plato fuerte del foro hispano-cubano y el paseo de Sánchez por La Habana Vieja, dará más la medida del relieve que el régimen quiere dar a esta visita.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios