pujol pide incluir al policía que dio la memoria

Caso Pujol: procesado el ex número dos de la Policía por el 'pen' que le ofreció Villarejo

El Juzgado 11 concluye la instrucción y deja al margen al inspector que entregó el dispositivo y que investiga la causa contra el clan catalán; las defensas piden el archivo

Foto: Jordi Pujol. (EFE)
Jordi Pujol. (EFE)

El titular del Juzado 11 de Madrid, Juan Javier Pérez, ha decidido poner punto y final a la investigación del caso del 'pendrive' que estuvo a punto de tumbar el procedimiento judicial abierto contra los Pujol en la Audiencia Nacional. El dispositivo fue encontrado por un miembro de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional durante la instrucción del Juzgado Central 5 contra la familia del expresidente catalán mientras ordenaba "los diferentes cajones y armarios de su despacho". La memoria, que contenía archivos grabados de un ordenador de la agencia de detectives Método 3, tenía ocho gigas de capacidad y contenía datos que los miembros de la Brigada de Blanqueo de la UDEF utilizaron para su investigación contra el exdirigente autonómico y su familia.

De ahí que la inusual aportación del 'pendrive' provocara la ira de la Fiscalía Anticorrupción, que temía una posible reacción de la defensa de Jordi Pujol, ejercida por el abogado Cristóbal Martell, para tratar de anular el procedimiento judicial. La teniente fiscal, Belén Suárez, y el propio instructor de la causa, el entonces titular del Juzgado 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, de hecho, no se andaron con rodeos durante el interrogatorio que ambos realizaron en enero de 2017 a los policías que habían encontrado el 'pendrive'. Tanto la representante del ministerio público como el magistrado abroncaron a gritos a los agentes durante la declaración judicial e incluso insinuaron que se habían guardado información confidencial de sus fuentes en "discos duros de andar por casa", que obtuvieron los datos de 'hackeos' y que utilizaron su "información de inteligencia" para implicar en la trama a ex altos cargos del PP y hasta al propio rey emérito Juan Carlos.

Tras esta declaración, De la Mata derivó la pieza separada que investigaba el origen del 'pendrive' a los juzgados ordinarios. El caso fue asumido, en concreto, por el Juzgado número 11 de Madrid, que dio inicio a las diligencias previas que ahora acaba de concluir. El magistrado Pérez tomó antes declaración a todos los implicados sobre los que se dirige la causa, entre los que destaca el que fuera número dos de la Policía bajo el mandato de Jorge Fernández Díaz en el Ministerio del Interior, Eugenio Pino, quien negó en septiembre de 2017 haber cometido irregularidad alguna en la gestión del dispositivo electrónico.

Aseguró que se lo entregó el que fuera jefe de Asuntos Internos Marcelino Martín Blas y que antes se lo había ofrecido el comisario José Villarejo —hoy investigado en la operación Tándem—, pero que este último le pidió medio millón de euros a cambio de la memoria y el primero se lo dio gratis. Según Pino, Villarejo luego le rebajó a 200.000 euros el precio del lápiz óptico, pero ni siquiera esa cantidad suponía una buena oferta, ya que Martín Blas no le cobraba nada. El ex director adjunto operativo (DAO) de la Policía afirmó que Martín Blas era amigo de algunos detectives de Método 3 —de donde supuestamente provenía el dispositivo—, pero matizó que no podía asegurar con certeza quiénes eran esos conocidos del exjefe de Asuntos Internos que le entregaron el material digital.

Ahora, tras la conclusión de las diligencias y la transformación de la causa en procedimiento abreviado, el juez ha dirigido la investigación exclusivamente contra Pino y su colaborador Bonifacio Díez Sevillano. Considera que ambos han incurrido presuntamente en los delitos de revelación de secretos, fraude procesal y falso testimonio, con lo que tendrían que ser juzgados por este motivo. Deja sin embargo fuera el magistrado al inspector de la UDEF que entregó el 'pendrive' a la Audiencia Nacional. Las defensas de los dos primeros han reclamado el archivo de sus respectivas causas también.

La de Pino, además, ha solicitado subsidiariamente —en el caso de que el instructor no atienda su reclamación de sobreseimiento— que las diligencias continúen a través de la citación de dos testigos más, un miembro del departamento de Asuntos Internos y el que fuera comisario general de Policía Judicial Santiago Sánchez Aparicio. Sus nombres, entiende la defensa del ex número dos de la Policía, aparecieron durante la declaración de otros testigos y aún no han sido citados para explicar su versión de los hechos. Ambos, considera, podrían arrojar luz sobre el verdadero origen del 'pendrive'.

Por su parte, el representante legal de la familia Pujol, Cristóbal Martell, ha reclamado que el juzgado no deje fuera al inspector que entregó el dispositivo, como ha hecho, y lo procese como a Pino y a Díez Sevillano. Entiende que formaba parte necesariamente del plan que ambos habrían organizado para colar, a su juicio, el 'pendrive'. De momento, la Fiscalía no ha hecho aún su informe, que previsiblemente pedirá la continuación del procedimiento por el trámite de procedimiento abreviado, como ha señalado el juez. Queda la duda, sin embargo, de si el ministerio público, que aún está estudiando las alegaciones del resto de partes y no tiene plazo para responder, pedirá el procesamiento del inspector apartado de la causa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios