las cloacas del estado

El exjefe de la Policía se lava las manos: "No sé de dónde venía el pendrive ni qué tenía"

El exdirector adjunto operativo de la Policía Nacional declara en la Audiencia Nacional para explicar el origen de la última documentación aportada por la UDEF

Foto: Eugenio Pino, exdirector operativo de la Policía, antes de entrar a la Audiencia Nacional. (EC)
Eugenio Pino, exdirector operativo de la Policía, antes de entrar a la Audiencia Nacional. (EC)

El exnúmero dos de la Policía Nacional, el comisario Eugenio Pino, se ha lavado las manos. Ha declarado ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata que el exjefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, le entregó el pendrive, pero no pudo abrirlo porque estaba cifrado y se lo devolvió. A pesar de las insistentes preguntas de abogados y fiscales que pretendían que el exjefe policial, ahora jubilado, ayudara a aclarar el origen del dispositivo, Pino se ha mostrado evasivo y se ha limitado a señalar a Martín Blas como la persona que conoce realmente la procedencia, extremo relevante dado que el pendrive aporta información en el marco del caso Pujol y su contenido podría ser anulado si no se demuestra que se mantuvo la cadena de custodia correctamente.

Pino, que ha estado más dos horas declarando, se ha limitado a señalar que cree recordar que Martín Blas le indicó que la informacion provenía del "entorno de Método 3", pero no ha sabido concretar si fue del registro de la agencia de detectives que tuvo lugar por orden del Juzgado número 14 de Barcelona o del una "colaboración pagada" a miembros concretos de Método 3. Según el exdirector adjunto operativo (DAO) de la Policía, él nunca vio el contenido del dispositivo ni sabe nada de las copias que posteriormente se realizaron, ya que el exjefe de Asuntos Internos no se lo dijo.

Sí ha revelado Pino, sin embargo, que Martín Blas le confesó que luego entregó varias copias del dispositivo tanto a la Fiscalía como a la propia Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía, departamentos responsables de investigar el caso Pujol en la causa abierta en el Juzgado 5 de la Audiencia Nacional, que ahora ha abierto una pieza separada para averiguar el origen del mencionado dispositivo electrónico. Según el exdirector adjunto, él nunca se quedó con ninguna de estas copias.

El juez investiga el origen de unos informes policiales de inteligencia relativos al caso Pujol que aportó la UDEF al Juzgado Central 5 en abril de 2015 y que implicaban a más políticos. Para averiguar de dónde salió la información inicial, tanto De la Mata como la fiscal anticorrupción Belén Suárez interrogaron el pasado enero casi a gritos a los policías que aportaron la documentación y a los responsables de la UDEF. Estos últimos apuntaron que había sido la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía la que les había entregado un pendrive con esa información que procedía de los registros efectuados en la sede de la agencia de detectives Método 3, ordenada por el Juzgado número 14 de Barcelona. Lo que se entregó a De la Mata en su momento, sin embargo, había sido un CD que contenía una copia de los documentos. No era, por lo tanto, el original.

Poco después de esta bronca, el jefe de la Sección de Blanqueo de la UDEF entregó en el Juzgado un nuevo pendrive que había encontrado "ordenando los cajones" que contiene gran parte de la documentación que fue entregada inicialmente en los mencionados informes. El nuevo dispositivo electrónico, fue analizado por los peritos de la Audiencia Nacional y contenía alrededor de 900 documentos que también estaban en el CD, está ahora siendo desmenuzado por la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT) de la Policía para determinar cuándo fueron grabados los archivos que contiene.

La falta de claridad sobre el origen de la documentación y los consiguientes informes policiales que abrían nuevas líneas de investigación se encuentran por lo tanto en entredicho y podrían ser anulados dado que no ha sido garantizada la cadena de custodia. Mañana acudirá a declarar al Juzgado Central 5 el que fuera comisario jefe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Marcelino Martín Blas, estrecho colaborador de Pino durante los casi cinco años que este último estuvo al mando de la Dirección Adjunta Operativa y encargado de iniciar las investigaciones de los Pujol.

Martín Blas fue jefe de Asuntos Internos hasta abril de 2015. Pino ordenó su cese, a pesar de la buena relación que ambos habían mantenido hasta entonces, debido al abierto enfrentamiento que mantenía Martín Blas con el comisario adscrito a la DAO José Manuel Villarejo en el marco del caso Nicolás. El primero comenzó a investigar al segundo por su supuesta vinculación con el principal imputado en la causa, Francisco Nicolás Gómez Iglesias.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios