implicados cuatro jugadores nacionales

Los tenistas españoles de la mafia armenia: 1.000€ por un juego, 5.000€ por un partido

La Guardia Civil desarticula una red de apuestas dirigida desde Valencia por un capo de la mafia armenia que compró a decenas de tenistas españoles para amañar partidos

Foto: De izquierda a derecha, Marc Fornell-Mestres, Jordi Marsé-Vidri, Marcos Giraldi y Marcos Torralbo-Albos.
De izquierda a derecha, Marc Fornell-Mestres, Jordi Marsé-Vidri, Marcos Giraldi y Marcos Torralbo-Albos.

La Guardia Civil ha desmantelado una organización criminal asentada en España que manipuló decenas de partidos de tenis para realizar apuestas ilegales y robó casi un millar de identidades para mover el dinero en medios de pago virtuales con perfiles falsos. El presunto cabecilla de la red era un mafioso de nacionalidad armenia que presuntamente consiguió convencer a jugadores profesionales de categorías modestas para que se dejaran ganar juegos, sets y hasta partidos completos a cambio de suculentos pagos, según han revelado a El Confidencial fuentes próximas al caso. El dispositivo, bautizado como operación Bitures, arrancó el lunes a primera hora y concluyó este martes, dejando un saldo de 14 detenidos y más de 40 imputados.

Las pesquisas han sido lideradas por agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de Madrid bajo la coordinación del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. En la cúspide de la trama se encontraba un capo de la mafia armenia asentado en Valencia que se apellida Melkumyan. Se le considera el máximo responsable en territorio español de una rama especializada en las apuestas deportivas de ese grupo criminal. La Policía Nacional ya descabezó el pasado junio otras líneas de negocio de esa organización deteniendo a los encargados del tráfico de drogas, el contrabando de tabaco, las extorsiones, los robos y el blanqueo.

Jugadores veteranos como enlace

Melkumyan se centró en el mundo del tenis. Los investigadores han descubierto que logró contactar con jugadores ya veteranos que estaban dispuestos a adulterar sus resultados para obtener un dinero extra en los últimos años de sus carreras. Uno de esos tenistas habría sido el barcelonés Marc Fornell-Mestres, de 36 años, que en 2007 llegó a ocupar el puesto 236 en el 'ranking' mundial del tenis y acumulaba más de 836 partidos individuales y 759 de dobles, la gran mayoría en torneos ATP Challenger e ITF Futures, últimos escalafones del tenis profesional. Eso no impedía que las grandes casas de apuestas incluyeran los partidos de Fornell-Mestres en su oferta, abonando así el terreno para el amaño. La semana pasada participó en un torneo en Italia.

Otro de los tenistas que colaboraban con la trama de Melkumyan es el también veterano Jordi Marsé-Vidri, de 38 años, con 352 partidos individuales jugados y otros 645 en dobles. En 2013 llegó al puesto 216 del mundo en la categoría de parejas. Al igual que Fornell-Mestre, de su misma generación, en los últimos años disputaba únicamente torneos ATP Challenger e ITF Futures, aunque por todo el mundo. En su historial reciente hay campeonatos en Túnez, Polonia, Alemania, Bélgica, Italia y Holanda, además de en España. El último partido lo jugó a principios de octubre en Melilla.

Las investigaciones salpican igualmente a Marcos Giraldi, de 24 años, con 310 partidos de individuales a sus espaldas y un puesto 463 en la clasificación mundial del tenis. El pasado mes se inscribió en un torneo Futures disputado en Sabadell. Era pareja de Fornell-Mestres en partidos de dobles. También formaba presuntamente parte de los amaños Marcos Torralbo-Albos, de 33 años. Jugó su último encuentro en Portugal el pasado 15 de octubre en otro torneo Futures.

La mafia armenia habría utilizado a estos jugadores con un amplio conocimiento del circuito para extender sus tentáculos a otros deportistas. El operativo se ha desarrollado en Valencia, Barcelona, Murcia, Asturias y Pontevedra, entre otros lugares. Algunos de los implicados apenas habían comenzado a dar sus primeros pasos como profesionales. Según ha podido saber El Confidencial, la red llegó a pagarles 1.000 euros por dejarse un 'break' (ceder un juego estando al servicio), aunque los amaños abarcaban un amplio abanico de modalidades, incluido forzar dobles faltas y perder un partido entero. El grupo captó a tantos tenistas que llegó a tener en nómina a los dos contrincantes de un mismo partido. En una de las ocasiones, los dos jugadores se repartieron 5.000 euros.

Más de dos millones en ganancias

Las ganancias de la mafia eran mucho mayores. Aunque todavía es pronto para hacer un cálculo, se estima que pudo generar más de dos millones de euros. Esa cantidad debería haber hecho saltar las alarmas de los organismos de control. Más aún teniendo en cuenta que la red registraba sus predicciones sin acudir al mercado asiático, el preferido por las organizaciones criminales. Operaba principalmente en casas registradas en España, que cruzan sus datos con la Dirección General de Ordenación del Juego del Ministerio de Hacienda, un sistema que sirve para luchar contra este tipo de fraudes y detectar movimientos de dinero sospechosos.

La Guardia Civil ha descubierto que el grupo logró sortear esa vigilancia utilizando casi un millar de identidades robadas, en su mayoría, de ciudadanos españoles. Las empleaba para abrir cuentas falsas en las casas de apuestas. De esa forma, una sola persona podía manejar al mismo tiempo decenas de perfiles. Con ese método también evitaban los topes que imponen los operadores a los apostantes que empiezan a realizar movimientos extraños, como encadenar más victorias de las razonables.

La mafia también utilizó presuntamente las identidades robadas para crear perfiles falsos en medios de pago virtuales. El que más utilizaban era el británico Skrill, que en la práctica ofrece los mismos servicios que un banco, como abrir depósitos y realizar transferencias. Las pesquisas apuntan a que el grupo utilizó ese servicio para cobrar las ganancias de los amaños y blanquearlas posteriormente desviando los fondos hacia otras actividades.

A los investigados se les acusa de integración en organización criminal, principalmente dedicada a la estafa, corrupción entre particulares en el ámbito del deporte, usurpación del estado civil y blanqueo de capitales.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios