la investigación se precipitó tras un vuelco

30 horas de golpes y dedos amputados: así atrapó la Guardia Civil a narcos torturadores

Los investigadores de la Policía Judicial y del GAR desarticulan la banda e intervienen más de 6.000 kilos de hachís

Foto: Los narcos utilizaban las lanchas para traer el hachís desde Marruecos. (EFE)
Los narcos utilizaban las lanchas para traer el hachís desde Marruecos. (EFE)

Corrían los últimos días del pasado febrero cuando el joven que protagoniza esta historia se desplazaba en su vehículo por la estrecha carretera del Práctico de Sanlúcar (Cádiz). Aún estaba joven la tarde cuando en la mencionada vía, que discurre paralela al río Guadalquivir, el coche del chico fue interceptado bruscamente por un grupo de todoterrenos. Varios encapuchados salen de estos últimos pistola en mano y apuntan al conductor.

30 horas de golpes y dedos amputados: así atrapó la Guardia Civil a narcos torturadores

Acto seguido, le sacan violentamente del coche y se lo llevan. Minutos después, los violentos asaltantes roban otro vehículo también a punta de revólver. La familia que lo ocupaba, que acababa de salir de comer en un restaurante, abandona los asientos y se aleja varios metros sin dudarlo. Los delincuentes meten ahí al secuestrado, le vendan los ojos y se lo llevan a un lugar aún desconocido.

Eran los primeros minutos del que resultaría ser el episodio más duro vivido por este joven en toda su vida. Los raptores maniataron al chico y comenzaron a preguntarle con vehemencia por un asunto que sin duda les inquietaba desde hacía tiempo. Días atrás, la banda había sufrido un vuelco, lo que en el argot se conoce como el robo de mercancía por parte de otra organización rival. En concreto, alguien les había sustraído varios fardos de hachís.

Los secuestradores entendían que el joven tenía algo que ver con ese robo y por eso trataron de sonsacarle información. Durante más de 30 horas, los narcos estuvieron golpeando sin descanso al secuestrado con el fin de que este dijera algo que les gustara. Utilizaron sus puños, sobre todo, pero también objetos contundentes que macharon su cara y sus articulaciones. No contentos con estos métodos, recurrieron a otros más duros. En concreto, optaron por amputarle dos dedos de la mano, el anular y el corazón de la mano derecha. Cuando la víctima acudió a los servicios médicos, presentaba lesiones por todo el cuerpo y la cara destrozada.

Tras conocer estos últimos hechos, la Guardia Civil precipitó la operación que ya tenía en marcha contra esta organización criminal. Localizó una 'guardería' en una nave agrícola de Jerez, donde los narcos almacenaban más de un centenar de fardos de hachís de más de tres toneladas, un todoterreno robado y varias armas de fuego. Luego interceptó otros 78 fardos que la banda pretendía introducir en España a través del Guadalquivir y 24 más que provenían de Málaga en una segunda 'guardería'.

La Guardia Civil ha desarticulado toda la estructura de la banda, conformada por una veintena de narcos torturadores. Ha detenido a 18 de ellos y ha reclamado la búsqueda y captura de otros tres que se encuentran fuera de España. En el marco de la denominada operación Cuatroymedio, los investigadores —del área de Policía Judicial de Málaga y Cádiz, que han actuado con el apoyo del Grupo de Acción Rural (GAR)— han intervenido además 6.120 kilos de hachís en total, las dos armas de fuego mencionadas y una decena de vehículos todoterreno que la organización utilizaba para transportar el material desde las lanchas hasta los lugares en los que lo ocultaban.

Dos de los detenidos contaban apenas 20 años. El resto tenían edades comprendidas entre los 26 y los 56 años. Todos ellos, salvo tres marroquíes, eran españoles. Operaban sobre todo en la zona entre Sanlúchar (Cádiz) y Lebrija (Sevilla), aunque también tenían una rama que funcionaba en Málaga y que fundamentalmente se dedicaba al robo de vehículos todoterreno de alta gama, que luego la organización utilizaba para transportar la mercancía desde las narcolanchas con que la traían desde Marruecos hasta las 'guarderías' donde almacenaban el material antes de distribuirlo por toda la Península.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios