Es noticia
Menú
Casado se lleva la junta del PP a Barcelona en el aniversario de las leyes de desconexión
  1. España
ANTE EL OTOÑO CALIENTE DEL INDEPENDENTISMO

Casado se lleva la junta del PP a Barcelona en el aniversario de las leyes de desconexión

El PP intenta robar protagonismo a Ciudadanos en su feudo y centra su oposición en el 'procés'. Los populares martillean a Sánchez con tres ejes: Cataluña, inmigración y economía

Foto: Pablo Casado durante una rueda de prensa. (EFE)
Pablo Casado durante una rueda de prensa. (EFE)

"Cataluña, inmigración y la economía". Son los tres ejes con los que el PP piensa martillear a Pedro Sánchez desde la oposición y, de paso, orillar el caso máster. Para remachar el primer clavo, Pablo Casado ha convocado a su junta directiva nacional, el máximo órgano entre congresos, en Barcelona el próximo 7 de septiembre. Se trata del aniversario de la fecha en la que el Parlament aprobó las leyes de desconexión y ahí comienza el otoño caliente del independentismo. En 2017, la foto fue para Inés Arrimadas implorando a Carme Forcadell que no dinamitara el procedimiento, pero el nuevo PP quiere competir con Ciudadanos en todos los terrenos, incluido el campo contrario.

Nada más ganar el congreso del PP, Pablo Casado montó a su comité ejecutivo en un AVE y lo reunió en Barcelona. No hizo falta que nadie dijera abiertamente que eso enmendaba la política de Rajoy sobre Cataluña, basada en dejar actuar a los jueces tras la fallida 'operación diálogo'. La oposición en Cataluña al independentismo, capitalizada por Ciudadanos hasta el punto de dejar en las elecciones al PP sin grupo parlamentario, no tendría el terreno libre, venía a decir.

La primera reunión del comité ejecutivo de Casado tras el Congreso ya fue en Barcelona

Ahora da un paso más y se lleva a la junta directiva nacional, el máximo órgano entre congresos y tras el relevo plagado de personas de la confianza de Casado después de que los sorayistas rechazasen puestos que les ofrecían. La ofensiva es evidente. El nuevo secretario general del PP, Teodoro García Egea, ya ha afirmado que estaría dispuesto a quitar lazos amarillos de las calles, una estrategia que había lanzado Ciudadanos.

Los populares creen que para movilizar a sus bases tienen que apretar con Cataluña, que eso no solo les permite recuperar votos allí -perder más es casi imposible aunque hasta cero siempre hay recorrido- sino que da réditos en el resto de comunidades en un curso que termina con elecciones autonómicas y municipales. Cada gesto, real o aparente, de apaciguamiento de Sánchez hacia Torra va a suponer una carrera entre populares y naranjas por ver quién reacciona antes criticándolo. Cs ha pedido ya que se aplique el 155 de nuevo y Casado que lo hará en cuanto Torra cometa una ilegalidad.

Foto: El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)

El viaje de Casado y los suyos a Barcelona coincide con los actos del independentismo para celebrar un año de la gran traca del 'procés'. Las efemérides se suceden: las leyes de la desconexión (6-7 de septiembre), la Diada (11 de septiembre), el cerco a la Guardia Civil en la Consejería de Economía (20 de septiembre), el referéndum ilegal (1 de octubre), la declaración fallida de Puigdemont (3 de octubre), la DUI (27 de octubre) y finalmente la fuga de algunos y el encarcelamiento de otros de los líderes del procés. Todo ese calendario tendrá sus correspondientes actos de fervor independentistas y allí que va Casado.

El líder del PP ha emprendido una gira por los puntos calientes para Sánchez, con especial atención a las fronteras con problemas por la inmigración y a Cataluña. La respuesta del Ejecutivo apunta a que Casado no iba desencaminado. Calvo ha remarcado en su apoyo a la Guardia Civil e Interior ha pasado de ofrecerse a acoger el 'Aquarius' a rescatar un convenio con Marruecos de 1992 para aplicar una devolución en caliente -o tibia, porque cumple con alguna garantía más de las que se efectuaban hasta ahora a base de abrir la verja con Marruecos-. Y todo, a la espera de que el Supremo decida sobre si lo investiga por el máster de la Rey Juan Carlos. En su entorno están convencidos de que eso quedará en nada y que entonces Casado se desprenderá del plomo que lastra sus alas.

"Cataluña, inmigración y la economía". Son los tres ejes con los que el PP piensa martillear a Pedro Sánchez desde la oposición y, de paso, orillar el caso máster. Para remachar el primer clavo, Pablo Casado ha convocado a su junta directiva nacional, el máximo órgano entre congresos, en Barcelona el próximo 7 de septiembre. Se trata del aniversario de la fecha en la que el Parlament aprobó las leyes de desconexión y ahí comienza el otoño caliente del independentismo. En 2017, la foto fue para Inés Arrimadas implorando a Carme Forcadell que no dinamitara el procedimiento, pero el nuevo PP quiere competir con Ciudadanos en todos los terrenos, incluido el campo contrario.

Barcelona Leyes Cataluña Pablo Casado Independentismo Inés Arrimadas Parlamento de Cataluña Ciudadanos
El redactor recomienda