el aquarius desembarcará en malta

España anuncia un acuerdo con la UE y acogerá 60 inmigrantes del Aquarius

El Gobierno confirma un "acuerdo internacional" con la UE por el que seis países han cerrado el reparto de las 141 personas a bordo. España acogerá a 60 de los migrantes

Foto: El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, recibe a la canciller alemana, Angela Merkel, en Sanlúcar de Barrameda. (EFE)
El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, recibe a la canciller alemana, Angela Merkel, en Sanlúcar de Barrameda. (EFE)

Las "negociaciones intensas" del Gobierno de Pedro Sánchez con la Unión Europea para encontrar una "solución compartida" a la situación del Aquarius han dado resultado: España acogerá a 60 de los 141 migrantes que viajan a bordo del barco, en el marco de un acuerdo internacional, según han confirmado fuentes de Moncloa a El Confidencial. El acuerdo llega horas después de que el Gobierno reconociera este lunes que España no acogería al barco al no ser "el puerto más seguro ni el más cercano". Finalmente el barco desembarcará en Malta.

El pacto, que según ha afirmado Calvo ha estado coordinado por España y Francia y ha sido objeto de "intensas" negociaciones, estipula que España recibirá a 60 de las 141 personas rescatadas por el Aquarius. Además, en el acuerdo se incluyen otros 100 inmigrantes rescatados en aguas de Malta. Francia acogerá a otras 60; Alemania y Malta a 50 cada una; Portugal 30 y Luxemburgo a 5. Pero, además, la vicepresidenta se ha felicitado por "haber conseguido" que Italia "responda como tiene que responder una democracia" y haya decidido unirse.

Fuentes gubernamentales explican que se trata de la "primera operación de este tipo" —de distribución de migrantes entre varios estados europeos— tras un acuerdo que ha sido posible "gracias al camino emprendido en junio", cuando España decidió acoger al Aquarius para resolver una situación humanitaria "difícil" y poner encima de la mesa de Europa "la necesidad de buscar una salida coordinada y común al reto de la gestión de los flujos migratorios".

Fuentes de Moncloa insistían en que las negociaciones requerían "discreción" y anunciaban que las mismas "seguramente" se traducirían en una solución "en las próximas horas", como así ha sucedido finalmente. En todo caso, apenas dos meses han separado el primer gesto impulsivo y humanitario a la actual prudencia y acuerdo con la UE.

España anuncia un acuerdo con la UE y acogerá 60 inmigrantes del Aquarius

Como publicó este diario, fuentes del Gobierno ya aseguraban los pasados días que no se trataba de un portazo definitivo y que el desarrollo de los acontecimientos en los próximos días podría llevar a cambiar esta primera decisión e inclinar la balanza a favor de una nueva acogida. Finalmente el acuerdo ha llegado. El Gobierno pone el acento en que el presidente se ha referido en varias ocasiones "a una Europa humanitaria y solidaria" y, ahora, el jefe del Ejecutivo trabaja por esa solución común ya que, insisten desde Moncloa, "los flujos migratorios son un reto que atañen a todos los estados miembros de la UE". Frente a las críticas de cambios de criterio, desde el equipo más cercano del presidente insisten en que "no se ha cambiado de postura" con respecto a la situación del Aquarius en junio, y aseguran que si precisamente ahora hay "una solución común europea" es la consecuencia de aquel paso que dio España.

En todo caso, la prudencia por la que ha optado el Gobierno en esta ocasión se producía un día después del encuentro entre Sánchez y la canciller alemana, Angela Merkel, que pasaron juntos el fin de semana en Doñana en un encuentro de trabajo. De hecho, el conflicto migratorio fue uno de los asuntos de mayor calado que ambos trataron, en el que se puso el acento en la necesidad de mandar un mensaje de unidad y potenciar el reparto justo de los migrantes. La impresión de la UE frente al 'gesto' español de junio fue la de una acción solidaria que, sin embargo, también fue criticada.

Un ejemplo reciente fueron las declaraciones del comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, al diario 'El País', en las que dejó claro que "España ha dado una de las mejores muestras de espíritu europeo en términos de solidaridad y felicito al presidente del Gobierno y a su ministro de Interior, Grande-Marlaska, por haber acogido a esas personas con dignidad. Creo que España reaccionó muy positivamente. Pero no se puede continuar así. Y España no debe sentirse abandonada por la UE".

La aparición de Torra

Por si las "negociaciones intensas y discretas" en busca de una solución fueran poco, este martes entró en acción el presidente de la Generalitat, Quim Torra, para ofrecer tres puertos catalanes que podrían acoger al nuevo Aquarius. En concreto, el de Palamós (Girona), Vilanova i la Geltrú (Barcelona) y Sant Carles de la Rápita (Tarragona). El 'president' ha solicitado a Ports de la Generalitat que permita el desembarco de los migrantes en uno de estos tres puertos, todos ellos "bajo la autoridad" del Govern de Cataluña y sin intervención por parte del Estado.

Todos las instalaciones portuarias de Cataluña están traspasadas a la Generalitat, con la excepción de los puertos de interés general, como los de Barcelona y Tarragona, competencia de Puertos del Estado. El resto de puertos catalanes están gestionados por Ports de la Generalitat, empresa pública creada en 1998 que depende del Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat. En la actualidad gestiona 19 puertos, tres dársenas pesqueras y cuatro embarcaderos fluviales. Con todo, la Generalitat no tiene competencia en extranjería o fronteras, por lo que será el Ministerio de Fomento a través de Puertos del Estado el que debe de dar el visto bueno a qué embarcaciones entran en aguas españolas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
77 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios