no se cree el 100% de riesgo de muerte

La jueza niega por tercera vez la libertad a Zaplana: "Esto no es una cárcel del medievo"

La jueza argumenta que el exdirigente del PP tenía más riesgo de coger un virus fuera de prisión, cuando acuadía a actos públicos, que en el centro penitenciario, donde se controla su salud

Foto: El expresidente de la Generalitat valenciana y exministro de Trabajo Eduardo Zaplana. (EFE)
El expresidente de la Generalitat valenciana y exministro de Trabajo Eduardo Zaplana. (EFE)

La titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, Isabel Rodríguez Guerola, ha rechazado por tercera vez poner en libertad provisional al expresidente de la Generalitat valenciana y exministro de Trabajo Eduardo Zaplana, que había vuelto a reclamar la salida de prisión, donde se encuentra desde que fue detenido el pasado 22 de mayo, en el marco del caso Erial, que investiga si el exdirigente del PP blanqueó a partir de 2005 10 millones de euros procedentes de comisiones por adjudicaciones de ITV y áreas para construir parques eólicos realizadas durante su época como máximo responsable del Gobierno regional.

La defensa de Zaplana presentó el pasado viernes ante el juzgado un informe médico que denuncia el mal estado de salud del político, al que le diagnosticaron leucemia en 2015. La carta, a la que tuvo acceso El Confidencial y que está firmada por el oncólogo Guillermo García-Manero, de la clínica Anderson de Houston, aseguraba que el riesgo de complicaciones médicas para el exministro es muy alto en una enfermedad cuya tasa de mortalidad es "cercana al 100%". La defensa utilizó esta misiva para pedir la salida de prisión, dado que, a su juicio, un centro penitenciario "no reúne las condiciones necesarias para garantizar" la salud del paciente.

La magistrada considera, sin embargo, que la posibilidad de que Zaplana empeore en prisión, como plantea su defensa, y muera es "un futurible que no tiene por qué suceder". "Ya hace años del trasplante de médula" que sufrió el hoy recluso y desde entonces "ha llevado una vida totalmente normal, de lo que nos alegramos", alega la jueza, que describe que antes de entrar en prisión Zaplana viajaba, daba conferencias o acudía a lugares públicos frecuentemente y sin problema.

Rodríguez Guerola asegura que en estos "escenarios de la vida cotidiana" a los que el investigado iba asiduamente acuden "multitud de personas" y en ellos existe una "falta de control" de las condiciones sanitarias, así como un "riesgo de contraer cualquier virus o enfermedad mucho mayor que en el entorno de una enfermería penitenciaria con un equipo que controla diariamente el estado de salud del preso preventivo". En este contexto, continúa, al reo "se le suministran los medicamentos y la alimentación prescritos en su tratamiento", y se le traslada a un centro hospitalario "ante la mínima duda", extremo que de momento no ha ocurrido en el presente caso.

Furgón que trasladó a Zaplana a prisión. (EFE)
Furgón que trasladó a Zaplana a prisión. (EFE)

Según la magistrada, la defensa parte de "un escenario falso". "Como si estuviéramos hablando de una cárcel del medievo, con los presos hacinados, sin controles sanitarios", arguye la instructora, que critica que la petición de Zaplana hable del centro penitenciario como "un ambiente hostil para su salud, lo cual no es cierto". "Que si un enfermo del corazón sufre un infarto, existe la posibilidad de que pueda morir; si un trasplantado de médula recae, existe la probabilidad de que pueda morir... Son probabilidades, lo están diciendo en su informe, pero si recae, no lo será por estar privado de libertad en una enfermería, sino por otras causas ajenas a dicha situación", sentencia Rodríguez Guerola.

"Su estancia en prisión no es un riesgo, como tampoco lo ha sido la vida que ha llevado tras su operación y hasta su detención", añade la magistrada, que añade que de haber existido ese peligro, el investigado "no habría salido de su casa", cosa que no ha hecho. En prisión, dispone de "más cuidados si cabe" que en su casa, insiste la jueza, que rechaza cualquier nuevo informe médico ajeno al de los servicios sanitarios del centro penitenciario de Picassent, donde está encerrado Zaplana, ya que es el personal de este último lugar el que "controla diariamente" al recluso, lleva el seguimiento de su estado de salud y valora su posible traslado a un hospital.

El juzgado investiga los concursos de ITV y parques eólicos adjudicados por la Generalitat entre 1997 y 2001, un periodo ya muy lejano. Sin embargo, la Fiscalía Anticorrupción considera que Zaplana pudo repatriar fondos de forma irregular a partir de 2005 a través de una red de empresas aparentemente controladas por personas de su máxima confianza, como Joaquín Barceló, también en prisión preventiva. Un profesor universitario y economista, Francisco Grau, en la misma situación cautelar, habría sido —según el ministerio público— el cerebro financiero de las operaciones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios