A CAUSA DE UN "ERROR HUMANO"

Varapalo sorpresa al Gobierno: no logra completar la renovación de RTVE por un voto

El PSOE se queda a un voto de la mayoría absoluta necesaria contra pronóstico, y no logra sacar adelante la decisiva votación en el Congreso. Se ve abocado a nombrar un administrador único

Foto: Adriana Lastra (i) conversa con las diputadas de Podemos Noelia Vera y Gloria Elizo, este 16 de julio tras la votación del consejo de RTVE. (EFE)
Adriana Lastra (i) conversa con las diputadas de Podemos Noelia Vera y Gloria Elizo, este 16 de julio tras la votación del consejo de RTVE. (EFE)

El PSOE para nada se esperaba un varapalo tan fuerte. El Congreso tumba el proceso de renovación transitoria de RTVE. En el penúltimo trámite. Pero lo tumba. Los socialistas, contra pronóstico, no lograron conseguir la mayoría absoluta de 176 apoyos para nombrar a los cuatro consejeros de administración que le faltaban para completar el trámite. Les faltó un solo voto. El fracaso totalmente imprevisto, y consecuencia de un "error humano", aboca ahora al Ejecutivo de Pedro Sánchez a nombrar a un administrador único provisional, que en todo caso tendrá que ser respaldado por la Cámara Baja.

El Grupo Socialista encajó la derrota con auténtico estupor. Este lunes el pleno del Congreso tenía que aprobar la elección de los cuatro últimos consejeros de RTVE —Ana Isabel Cerrada, Fernando López Agudín, Josep Lluís Micó y Juan Tortosa—, y la prueba se presentaba fácil. El PSOE solo necesitaba la mayoría absoluta del pleno (176 votos) y respaldo de cuatro grupos a la candidatura. Había un mínimo colchón: de los 179 apoyos con los que contaba el Ejecutivo (84 de los socialistas, 67 de Unidos Podemos, nueve de ERC, ocho del PDeCAT, cinco del PNV, cuatro de Compromís, uno de Coalición Canaria, uno de Nueva Canarias), había garantizados 177, porque faltaban dos diputados, por causas justificadas: el posconvergente Jordi Xuclà y la republicana Ana Surra.

De los 179 apoyos teóricos, había que descontar dos, que se ausentaron, y otros dos que erraron, al votar al presidente y no a los cuatro consejeros


Todo se torció en la votación. Hubo dos parlamentarios que se confundieron. Que metieron en la urna la papeleta en la que solo estaba escrito el nombre de Tomás Fernando Flores, el designado para presidir RTVE. ¿Qué ocurrió? Que este lunes estaban programadas dos votaciones consecutivas. Una primera, la de los cuatro consejeros de administración que faltaban por aprobar. Solo una vez elegidos los diez miembros de la nueva cúpula de la radiotelevisión estatal se podía proceder a votar al presidente de la corporación. La estupefacción cundió cuando Ana Pastor, la presidenta del Congreso, leyó el recuento: 175 votos a favor de la lista de Cerrada, López Agudín, Micó y Tortosa, 128 nulos (los del PP y los dos fallos) y dos blancos.

Hará falta otros dos plenos

La dirección del Grupo Socialista repartió entre sus diputados las dos papeletas al comienzo del pleno. Una, con los nombres de los cuatro consejeros pendientes de elección y la segunda, con el del presidente, Tomás Fernando Flores. De ahí que las sospechas recaigan sobre el propio PSOE, que dos de sus parlamentarios pudieran equivocarse con el orden de las papeletas. Pero es imposible comprobar qué ocurrió, porque la votación era nominal, secreta y en urna. Lo que sí decían algunos diputados socialistas a la salida de la sesión es que no solía ocurrir que la dirección repartiera las dos papeletas juntas, que lo normal es que las cartulinas se distribuyan con cada votación, como hizo Unidos Podemos. De hecho, tanto los morados como el PNV se apresuraron a afirmar que los errores no habían salido de sus filas. Pero no se atrevían a culpar a nadie.

Podemos dice que pudo no haber "casualidad", pero el PSOE manifiesta su "plena confianza" en todos los grupos y no aprecia fallos "intencionados"

La portavoz socialista, Adriana Lastra, tampoco quiso levantar su dedo contra nadie. Aseguró que se había producido un "error humano", perfectamente disculpable, aunque hubiera desembocado en un golpe para el Ejecutivo. Contó que su cúpula parlamentaria había repartido las dos papeletas a todos sus aliados parlamentarios, a excepción de Unidos Podemos, con lo que era imposible saber de dónde procedía ese fallo. La diputada insistió en que descartaba la venganza o que los dos errores hubieran sido "intencionados", porque por delante había un "acuerdo político", firmado incluso, y el PSOE tiene "plena confianza" en todas las fuerzas que han respaldado la renovación de RTVE. Sin embargo, Noelia Vera, de Podemos, decía que la equivocación pudo no ser "casualidad", ya que había quienes con "tanta insistencia" habían pretendido que no saliera adelante.

Varapalo sorpresa al Gobierno: no logra completar la renovación de RTVE por un voto

La bofetada imprevista al Ejecutivo exige activar el resorte de seguridad de que disponía el real decreto ley de renovación de RTVE, que ya fue convalidado por la Cámara Baja. El asidero último es que el Gobierno nombre a un administrador único provisional en los próximos días. Es decir, un gestor que gobierne este periodo interino hasta que las Cortes elijan a una nueva cúpula por concurso público. La opción que parecería más previsible es que el elegido sea Tomás Fernando Flores, aunque nada está claro porque, como dice Unidos Podemos, no es lo mismo un presidente con otros nueve consejeros que un único piloto de la corporación sin consejeros. Pero ese administrador, en todo caso, necesitará del apoyo del Congreso: de dos tercios en primera vuelta y, a las 48 horas, de la mayoría absoluta.

La renovación de RTVE empezó gafada y acabó gafada. El de este lunes era el sexto pleno para el nombramiento del consejo transitorio. Dos se consumieron en el Congreso y dos en el Senado en la primera semana de julio. Como la Cámara Alta no procedió a la designación de sus cuatro consejeros, la pelota retornó al palacio de la Carrera de San Jerónimo. Así, el martes pasado se celebró el quinto pleno, en el que se necesitaba esa mayoría de dos tercios. Es decir, que ya han tenido lugar seis plenos y siete votaciones —en una de ellas, la del miércoles 4, se procedió a la convalidación del real decreto ley—, y ahora faltan dos más, una vez que el Ejecutivo nombre, previsiblemente a través de un Consejo de Ministros, al administrador único. Esa es, en teoría, la única salida ya factible, pues el texto del Gabinete de Sánchez imponía que la renovación estuviese culminada este 18 de julio como máximo. No hay tiempo ya para fijar más sesiones plenarias. No obstante, Pastor demandó un informe a los letrados que este martes examinará la Mesa.

Esa será la solución que se ponga en marcha en los próximos días. Porque lo que el PSOE no se plantea es retirar su decreto, como piden PP y Ciudadanos, quejosos por la "cacicada" del Ejecutivo y el "disparate" final de la votación de este lunes. El camino paralelo es el del concurso público, que se pondrá en marcha en los próximos días, en cuanto el BOE publique el reglamento del mismo que ya aprobaron las Mesas de Congreso y Senado hace una semana. Pero esa cúpula definitiva, que tendrá un mandato de seis años, saldrá elegida en dos o tres meses, y el PSOE entiende que antes debe producirse el cambio en la corporación. Ya no habrá un consejo transitorio, sino un administrador único provisional. Si es que nada se tuerce al final.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios