AL MARGEN DE LAS CUENTAS pÚBLICAS

El PNV intenta arañar el puerto de Bilbao en la negociación secreta por los Presupuestos

Las exigencias a Fomento al margen de las cuentas públicas incluyen nuevas competencias en puertos y obras en aeropuertos. Oposición en el sector al romper el modelo actual

Foto: El puerto de Bilbao. (EFE)
El puerto de Bilbao. (EFE)

No está ni en la letra pequeña. En la negociación de su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado, el PNV ha exigido arañar competencias en materias de puertos, de las pocas competencias estatales que quedan. Según fuentes parlamentarias, el PNV reclamó "la gestión y control de los servicios portuarios" en el puerto de Bilbao, actualmente dependiente de Fomento a través de Puertos del Estado. Esa cesión no se haría en la Ley de Presupuestos sino en una ley orgánica posterior, lo que ha levantado ampollas en el sector. También reclama obras en otros sectores como en el aeropuerto de Foronda (Vitoria). Fomento no quiso comentar la noticia y una portavoz del PNV en el Congreso afirmó que no le consta tal reclamación.

Entre las pocas competencias que el Estado mantiene en el País Vasco está la de los puertos de Pasaia y Bilbao. Puertos del Estado, dependiente de Fomento, tiene la titularidad, aunque los presidentes de las autoridades portuarias los designan desde hace años las comunidades autónomas. Eso hace que el presidente del puerto de Bilbao sea el peneuvista Asier Atutxa, que será sustituido en julio por Ricardo Barkala, hasta ahora primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Bilbao. Sin embargo, estos reportan a Puertos, cuyo presidente, José Llorca, depende de Fomento y es una persona próxima a Ana Pastor. Ese equilibrio, que se repite en el resto de comundiades autónomas, está amenazado por la negociación con el PNV por los Presupuestos.

A finales de abril, el PNV remitió un documento de peticiones a Presidencia del Gobierno, que incluye la "transferencia de una serie de funciones ejecutivas del puerto de Bilbao a la CAV [Comunidad Autónoma Vasca]". Ese listado incluye la "prestación de los servicios generales y la gestión y control de los servicios portuarios", la "ordenación de la zona del servicio del puerto y de los usos portuarios", la "proyección, construcción, conservación y explotación de las obras y servicios del puerto y de las señales marítimas que se les encomienden", "la gestión del dominio público portuario y de las señales marítimas que le sean adscritas", "el fomento de las actividades industriales y comerciales relacionadas con el tráfico marítimo portuario" y "la coordinación de las operaciones de distintos modos de transporte en el espacio portuario y del tráfico portuario (incluidas las mercancías peligrosas)". También reclama la transferencia del puerto deportivo.

Es decir, las exigencias del PNV, cuyo sentido del voto es una incógnita hasta el último momento por el 155 en Cataluña, prácticamente vacían de contenido la presidencia del puerto de Bilbao, la que depende de Fomento, según las fuentes consultadas. En cambio, el PNV no reclama lo mismo para el puerto de Pasaia, con un perfil menos reivindicativo y simbólico que el de Bilbao. Esos son los dos puertos de interés general en el País Vasco. Los puertos deportivos sí son competencia autónomica y normalmente operan bajo una concesión.

Los nacionalistas reclaman "la gestión del dominio público portuario y de las señales marítimas", entre otras nuevas competencias

Esa negociación por el puerto de Bilbao no ha sido pública, al contrario que las referentes a las pensiones, el cupo, obras en Euskadi y otras partidas introducidas mediante enmiendas a la Ley de Presupuestos. Pero la transferencia de los puertos no incluye una partida presupuestaria. La Constitución establece que "el Estado podrá transferir o delegar en las comunidades autónomas, mediante ley orgánica, facultades correspondientes a materia de titularidad estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación". En esa ley se establecerá "la correspondiente transferencia de medios financieros, así como las formas de control que se reserve el Estado".

El puerto de Bilbao cerró el pasado año con un crecimiento del tráfico de mercancías del 7%, el mejor resultado en 11 años, hasta alcanzar la cifra de 34,2 millones de toneladas. El puerto invirtió 61,5 millones de euros en 2017 y contempla destinar 49,2 millones este año. La cifra de negocios ascendió a 68,8 millones, según publicó 'Deia'. El temor en fuentes populares y del sector es que después del puerto de Bilbao se abra el melón y otras comunidades reclamen las mismas competencias, en un patrón que se ha seguido con otras materias. Así se rompería la unidad de gestión en Puertos.

Ni Fomento ni Puertos del Estado quisieron comentar la noticia. Una portavoz del PNV en el Congreso aseguró ayer que no le constaba esa reivindicación. En el documento de 37 competencias pendientes que el PNV reclama para Euskadi figuran los puertos. "La propia Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante habilita a las comunidades autónomas a desempeñar funciones de gestión en los puertos de interés general, como es el caso de los puertos de Bilbao y Pasaia".

En materia de obras públicas, la reivindicación no se limita a los puertos. Los nacionalistas vascos reclaman que el aeropuerto de Foronda (Vitoria) vuelva a funcionar 24 horas, la plataforma multimodal de Jundiz, "la integración del proyecto del ferrocarril en Balmaseda, la electrificación del ferrocarril Aranguren-Karrantza y el intercambiador de Riberas de Loiola, cuyo presupuesto estimado es de 28,1 millones [incluida la redacción del proyecto], y el túnel de Sollube para dar salida a las mercancías del puerto de Bermeo" y cuyo coste estimado es de 120 millones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios