la portavoz en la asamblea lorena ruiz-huerta

La rival de Errejón en primarias recupera terreno con el caso del máster de Cifuentes

El viaje de Errejón a Bolivia en plena crisis por el caso del polémico título dejó en un segundo plano al exportavoz en el Congreso, perdiendo la oportunidad de presentarse como alternativa

Foto: La portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, durante el pleno extraordinario de la Asamblea de Madrid en el que Cristina Cifuentes compareció sobre el caso de su máster. (EFE)
La portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, durante el pleno extraordinario de la Asamblea de Madrid en el que Cristina Cifuentes compareció sobre el caso de su máster. (EFE)

La potencial rival de Íñigo Errejón en las primarias internas de Podemos para configurar la candidatura a las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, sigue ganando terreno, principalmente durante los últimos días, coincidiendo con el caso del máster de Cristina Cifuentes. Si bien la portavoz en la Asamblea de Madrid prefiere no oficializar su candidatura hasta que se convoquen las primarias, desde su entorno llevan tiempo preparando la campaña y cada vez se ven con más posibilidades de hacer frente al precandidato oficialista, que cuenta ya con el apoyo de Pablo Iglesias y la dirección regional. El perfil de Ruiz-Huerta ha destacado durante los últimos días, con un reconocimiento dentro y fuera de la formación por su intervención durante el pleno extraordinario en el que compareció Cifuentes para dar explicaciones, mientras que Errejón se ha mantenido en un segundo plano.

El viaje de Errejón a Bolivia en plena crisis por el caso del máster dejó en un segundo plano al exportavoz de Podemos en el Congreso

El viaje de Errejón a Bolivia en plena crisis por el caso del máster dejó en un segundo plano al exportavoz en el Congreso de Podemos, perdiendo la oportunidad de ponerse en el foco y presentarse como alternativa frente a Cristina Cifuentes ante la opinión pública y las bases de su partido. Ruiz-Huerta fue la que jugó este papel y asumió el rol de candidata alternativa en un contexto crítico para la actual presidenta autonómica. Además, sus intervenciones en la tribuna de oradores demostraron una solvencia notablemente mayor que cuando defendió la moción de censura que presentó su partido el pasado año, los dos grandes hitos mediáticos de la Asamblea de Madrid.

La ausencia del precandidato incluso ha generado malestar en la dirección del partido. Desde su equipo aducen que no pudo cancelar el viaje, programado desde el pasado mes de febrero para participar en una conferencia sobre populismo junto al vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera. Asimismo, han tratado de aplacar las consecuencias de su ausencia en términos de comunicación política programando intervenciones telefónicas en radios, al mismo tiempo que Errejón mantenía activas sus redes sociales comentando y difundiendo las últimas informaciones sobre el caso del máster que durante los últimos días publicaron los medios de comunicación.

Lorena Ruiz-Huerta, la preferida por el sector anticapitalista y por los independientes, ha trabajado su perfil institucional desde que sustituyó hace 15 meses en la portavocía del grupo parlamentario al errejonista José Manuel López, al mismo tiempo que ha visibilizado su faceta de activista participando e impulsando diferentes movilizaciones sociales. Su deseo pasa por celebrar primarias lo antes posible, al igual que demandan desde la dirección estatal, pero Errejón apuesta por retrasar lo máximo posible este proceso.

Grandes diferencias entre ambos

Una de las principales diferencias entre ambos se centra en el tipo de relación con el PSOE. Si Errejón siempre apostó por la "mano tendida" a los socialistas, lo cual convirtió en 'leitmotiv' de las campañas electorales que dirigió, ahora ha dado un paso más defendiendo una "competición virtuosa" con el PSOE, que en lugar de restar sume y "ensanche" el campo político de la izquierda. En uno de sus últimos artículos de opinión ponía como ejemplo de los favorables resultados de esta "competición virtuosa" a PP y Ciudadanos, que según las encuestas están aumentando los apoyos electorales al centro-derecha. Su objetivo es formar un gobierno de coalición junto a los socialistas.

La portavoz en la Asamblea, en cambio, recordó que la vocación de su partido, a la par que gobernar, sigue pasando por dar el 'sorpasso' al PSOE, tras haber nacido de la indignación de la ciudadanía que decía 'no' al bipartidismo. En esta línea, endureció el apoyo incondicional de Errejón a la moción de censura contra Cristina Cifuentes presentada por los socialistas manifestando que no se trataba de "extender un cheque en blanco" ni de "echar al PP para poner a otros si no tenemos claro las políticas que se van a llevar a cabo" durante los nueve meses de este hipotético gobierno hasta las elecciones autonómicas.

En los últimos meses Errejón ha renovado sus tesis. Entre ellas destaca su noción de "orden", que no casa con los postulados del sector de Ruiz-Huerta

En los últimos meses Errejón ha renovado sus tesis de cara a sentar el proyecto político que defenderá en la Comunidad de Madrid. Entre ellas destaca su noción de "orden", que no acaba de casar con los postulados del sector afín a Ruiz-Huerta. En un reciente prólogo resumía así las implicaciones de este concepto: "La ciudadanía española ya es, en su amplia mayoría, consciente de la corrupción, la ineficacia y la falta de respeto por el pueblo español de quienes aún nos gobiernan. Pero las razones para su destitución tienen que ser anudadas en un proyecto general de orden con autoridad y prestigio, capaz de ofrecer un rumbo alternativo con garantías también para los sectores hoy dubitativos o recelosos".

Íñigo Errejón, junto al vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera. (EFE)
Íñigo Errejón, junto al vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera. (EFE)

La segunda gran diferencia entre ambos se basa en el modo de articular una confluencia. Mientras el sector afín a Lorena Ruiz-Huerta apuesta por profundizar los vínculos con Izquierda Unida y las candidaturas de unidad popular presentes en los diferentes municipios de la región, Errejón siempre fue más reticente a compartir espacio con la formación que lidera Alberto Garzón. Según sus últimos escritos, sus discursos deben estar desprovistos de referencias de clase, y situar en un plano central las referencias al pueblo, más transversal, aunque sus intereses además de heterogéneos sean contrapuestos. El materialismo de Garzón y la hegemonía de Errejón son "incompatibles", pues según defiende el dirigente de Podemos en su texto, "las personas no deducen sus posiciones políticas de su posición en el sistema productivo, del lugar geográfico donde viven o de ninguna característica de su nacimiento".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios