un programa de tv ofrece nuevas pistas

El rastro de Paco Molina, el chaval de 16 años desaparecido en Córdoba, llega a Italia

Los padres recordaron que su hijo les comentó que "quería aprender italiano" días antes de desaparecer la calurosa noche del 2 de julio de 2015 en Córdoba

Foto: Los padres de Paco Molina, Isidro (i) y Rosa (2i). (EFE)
Los padres de Paco Molina, Isidro (i) y Rosa (2i). (EFE)

Todos los esfuerzos por encontrar a Paco Molina, el joven que desapareció en 2015 en Córdoba con 16 años, se centran ahora en Italia. El programa de televisión 'Chi l'ha visto?', que lleva casi 30 años en antena, emitió el pasado 22 de marzo una entrevista con los padres del chico, Isidro y Rosa, que ha agitado a la sociedad italiana. Tanto durante el espacio como en las horas posteriores, más de una docena de ciudadanos de todas partes del país llamaron al teléfono facilitado por el programa para dar pistas que podrían ayudar a descubrir el paradero del chaval.

La Policía Nacional, responsable de las pesquisas, ha recibido todas esas informaciones y está ahora analizándolas con el fin de determinar si alguna de ellas pudiera ayudar en alguna de las líneas de investigación que los agentes mantienen abiertas o incluso servir para iniciar nuevas vías de rastreo. Algunas ya las han descartado, como la llamada que hizo el dueño de una ferretería, quien aseguró que un chico con acento español entró en su establecimiento y fue grabado por las cámaras. Las imágenes, sin embargo, eliminaron la posibilidad de que fuera Paco quien accedió al local. El propio padre del muchacho aseguró que no era él.

Aun así, Isidro no pierde la esperanza. "Alguna de esas llamadas nos llevará a Paco", afirma a El Confidencial. "Nosotros trasladamos toda la información que nos llega a los investigadores de la policía, que comprueban todo y están decididos a encontrar a mi hijo", añade el padre, que recuerda con pena que "hoy hace 33 meses que desapareció Paco". Explica que los agentes que están al frente de la búsqueda del chico han cerrado ya unas cuantas líneas de investigación porque no han llevado a ningún sitio, pero mantienen otras abiertas todavía.

La aparición en el programa 'Chi l'ha visto?', promovida por el espacio 'hermano' que se emite en TVE, 'Desaparecidos', ha reavivado la llama de la ilusión de unos padres que han llegado a preguntarse casi desesperados por qué los medios de comunicación no hacían caso a sus 'gritos' de auxilio. Tras salir en el espacio de televisión italiano, han recibido llamadas "hasta de Polonia". Además, la gente que les apoya en las redes sociales ha respaldado el impacto que ha tenido la emisión en la sociedad con oleadas de mensajes en las redes sociales que tienen el objetivo de dar visibilidad a la búsqueda tanto en el resto de Europa como en la propia Italia.

De este último país ya recibieron los padres una llamada hace algo más de un año. La policía comprobó la línea que apuntaba esta información, pero no llegó a nada razonable. Ahora, los investigadores vuelven a mirar al país de la bota. "Están en continuo contacto con los 'carabinieri", asegura Isidro, que confiesa que fueron él mismo y su mujer quienes alentaron esta nueva línea de rastreo de su hijo. "Desde que desapareció, no hacemos otra cosa que repasar las últimas conversaciones que mantuvimos con él durante los días previos", explica.

En una de estas charlas, continúa, el chico dio un dato que ahora ha llamado la atención de sus padres. "Nos dijo que quería aprender italiano", cuenta Isidro, que admite que en ese momento no dio ninguna importancia al comentario, incluso después de que su hijo desapareciera. Fue hace unas semanas cuando, repasando de nuevo los diálogos que el joven mantuvo con su madre y con él, Rosa e Isidro cayeron en la cuenta. "Cualquier idea o recuerdo que tenemos se lo trasladamos a los investigadores; esto también", afirma el padre, que fue luego a TVE para proponer una nueva intervención en 'Desaparecidos' con el fin de mover esa nueva posibilidad.

Los padres de Paco le perdieron la pista durante la calurosa noche del jueves 2 de julio de 2015. El chico salió pasadas las 19:00 con sus amigos, en bermudas y camiseta. Estuvo tomando con ellos un refresco y patatas fritas en el parque cordobés de los jardines de los patos. A las 22:30, le mandó un wasap a su padre. "Voy a dormir fuera", le escribió. "Me extrañó esa forma de expresarse, porque él siempre decía que iba a dormir a casa de su amigo fulanito, la única en la que alguna noche se quedaba", confiesa Isidro.

"Mi hijo solo dormía en esa casa, porque eran amigos de la familia; aquella vez era la tercera o la cuarta vez que lo hacía", recuerda Isidro, quien añade que, tras recibir el mensaje y notar algo raro, le dijo que no se acostara tarde. Como seguía intranquilo, llamó a su hijo por teléfono. "¿Cómo que vas a dormir fuera? ¿Dónde vas?", le preguntó. "Te lo he dicho por wasap", respondió el joven. "Y es verdad, tras colgar me entró el mensaje en el que me dijo que no se acostaría tarde", afirma Isidro, que fue en ese momento cuando habló por última vez con el chaval.

Nunca fue a dormir a casa de su amigo. Tras despedirse de sus amigos, uno de ellos le preguntó que adónde iba. "He quedado con un colega en un bar del centro", le dijo. "¿Qué colega?", le interrogó su interlocutor. "Uno que tú no conoces", contestó Paco a la última persona conocida que aseguró haber visto al chico. "Mi hijo no llegó a ese bar", afirma con rotundidad Isidro, que fue al día siguiente a preguntar al camarero. "Me dijo que la noche anterior Paco no había estado por allí", subraya el padre, que está convencido de que a su hijo "se lo llevaron o le ofrecieron algo que luego se fue de las manos".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios