OPERACIÓN SALIDA DE SEMANA SANTA

Los radares fijos acechan al salir de Madrid: Tráfico se forra en Segovia y Toledo

Los cinemómetros de Segovia y Toledo habían recaudado más dinero en 10 meses de 2017 que en todo el año anterior. En ambas provincias, los radares fijos ponen siete de cada 10 multas

Foto: Tramo señalizado con un radar. (EFE)
Tramo señalizado con un radar. (EFE)

Tras superar los atascos kilométricos al salir de Madrid, los conductores que se escapen de la capital durante la operación salida de Semana Santa no deben bajar la guardia. Ya sea por el alivio y la alegría de ver la carretera despejada de tráfico o por las prisas por llegar a su destino vacacional, los radares fijos colocados en las provincias limítrofes con Madrid son la ratonera perfecta para los conductores más incautos. Hasta el punto de que siete de cada 10 multas puestas en Toledo y Segovia se deben al exceso de velocidad captado por las cajas con cinemómetros.

Así lo ponen de manifiesto los datos sobre denuncias e ingresos publicados recientemente por la Dirección General de Tráfico (DGT) y analizados por El Confidencial. La información abarca el periodo 2012-2016 y los 10 primeros meses de 2017, y se limita a los cinemómetros fijos. Es decir, los radares móviles, de helicóptero y de tramo —como el del túnel de Guadarrama en la AP-6, uno de los más sancionadores de toda España— no forman parte de los datos publicados por la DGT.

Ya en los 10 primeros meses de 2017, los radares fijos de Segovia y Toledo habían recaudado más dinero en multas y ‘cazado’ a más conductores que en todo el año anterior: 3,74 millones de euros y 74.400 denuncias en el primer caso y 3,55 millones y 81.400 multas en el segundo. En números absolutos, solo tres provincias —Málaga, Madrid y Sevilla— superan estas cifras.

Pero en términos relativos, Toledo y Segovia son las provincias con mayor incidencia de los cinemómetros. Entre enero y octubre del pasado año, siete de cada 10 multas notificadas en ambas provincias se debieron al exceso de velocidad captado por los radares fijos. Y otra provincia vecina de Madrid, Cuenca, aparece en cuarta posición, con seis de cada 10.

Hay que tener en cuenta que cinco de las seis principales autopistas radiales de salida y entrada de Madrid pasan por estas tres provincias: la A-1 y la AP-6 (o la gratuita N-VI) por Segovia; la A-4 y la A-5 por Toledo, y la A-3 por Cuenca.

Tanto Segovia como Toledo han experimentado un importante aumento del número de multas notificadas por los radares fijos en los dos últimos años. En el primer caso, se debe especialmente a la actividad de la caja ubicada en el kilómetro 59,2 de la Nacional VI, en el Alto del León y cerca de la localidad segoviana de San Rafael. Instalado en julio de 2016 y con 55.000 multas notificadas en los 10 primeros meses de 2017, solo el radar fijo del kilómetro 76,3 de la A-44 en la provincia de Jaén ha puesto más multas en este periodo (55.304). En cuanto a Toledo, tres radares —en la M-305, CM-4008 y A-42— aparecen entre los 50 que más denuncias notificaron.

Tras el de Jaén y el del Alto del León, Málaga coloca tres radares entre los cinco más ‘multones’, dos en la A-7 y otro en la circunvalación MA-20. Ello hace que la provincia andaluza sea donde los radares fijos recaudan más para Tráfico: 6,33 millones de euros y 150.000 multas en los 10 primeros meses de 2017, superando de esta forma los 5,07 millones y 110.000 denuncias de todo 2016.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios