CHOQUE ENTRE LA NUEVA Y LA VIEJA POLÍTICA

Iglesias y Rivera acuerdan abrir una mesa de negociación para reformar la ley electoral

La pretensión de Podemos y Ciudadanos pasa por reformar la ley electoral antes de que finalice 2018

Foto: Los líderes, de Podemos, Pablo Iglesias y de Ciudadanos, Albert Rivera, durante el acto conmemorativo celebrado hoy en el Congreso de los Diputados con motivo del Día de la Constitución. (EFE)
Los líderes, de Podemos, Pablo Iglesias y de Ciudadanos, Albert Rivera, durante el acto conmemorativo celebrado hoy en el Congreso de los Diputados con motivo del Día de la Constitución. (EFE)

Los líderes de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, respectivamente, han acordado esta tarde celebrar una reunión conjunta para abordar los términos de una reforma de la ley electoral. El encuentro se producirá el próximo jueves. Según ha podido saber este diario, ambos dirigentes han hablado por teléfono esta tarde y han coincidido en su análisis de que "el sistema electoral actual es poco proporcional", por lo que abrirán una mesa de negociación "para explorar alternativas". Según fuentes cercanas al secretario general de Podemos, hay mimbres para llegar a acuerdo en los términos de la reforma, "a pesar de que tenemos diferencias evidentes de programa, sobre todo en las cuestiones sociales", matizan.

La pretensión de Podemos pasa por reformar la ley electoral antes de que finalice 2018. Sin embargo, los trabajos de la subcomisión del Congreso para la reforma electoral han sido prorrogados otros seis meses, hasta el próximo mes de junio, debido a la falta de grandes consensos, que bloquean tanto PP como PSOE. Este principio de alianza entre Podemos y Cs representa así el primer choque de bandos entre la nueva y la vieja política.

La formación liderada por Rivera reconoce que espera "avances" significativos en los próximos días, que podrían comenzar de la mano de Unidos Podemos en esa primera reunión. Tras la conversación de los líderes, los portavoces parlamentarios, Irene Montero y Juan Carlos Girauta, cerraron los detalles de un encuentro que es la primera pieza esencial para dar comienzo a la negociación de la reforma. Tanto en su pacto de investidura con el PP —que permitió reelegir a Rajoy como jefe del Gobierno— como el acordado previamente con el PSOE y que no fructificó, se recogía como condición principal impulsar la reforma de la ley electoral. Sin embargo, los populares no tienen intención de evolucionar en esta linea, como demostraron hace meses en el primer intento de Ciudadanos y, aunque los socialistas han asegurado en distintas ocasiones su predisposición para el cambio legislativo, en el partido de Rivera son conscientes de que por una vez su aliado más probable será Unidos Podemos.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), recibe al líder del PSOE, Pedro Sánchez (i). (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), recibe al líder del PSOE, Pedro Sánchez (i). (EFE)

Que los partidos tradicionales tienen reticencias a la hora de negociar una nueva ley electoral ha quedado claro. Ciudadanos insiste en que las elecciones previstas para 2020 deberían celebrarse bajo el paraguas de la nueva ley "más justa y equitativa". El PSOE, por su parte, ya ha mostrado disposición para acudir a los encuentros, según explican fuentes de la dirección socialista. En concreto, insisten en que en su programa electoral también se incluía una reforma de la ley electoral para, entre otras cosas, mejorar la proporcionalidad del sistema. "Es cuestión de sentarse a hablar", insisten.

Entre las propuestas de reforma que Podemos ya ha puesto sobre la mesa destaca la creación de una circunscripción autonómica, en lugar de provincial, un Congreso que pase de 350 a 400 diputados -con menos sueldo-, variar la D'Hondt y el voto rogado, facilitando el sufragio desde el extranjero y, en definitiva, hacer la Ley Electoral "más proporcional".

Sin el concurso de los populares no se alcanzarán los tres quintos del Congreso que se exigen para cualquier iniciativa de reforma constitucional ordinaria. Sin embargo, existen otras fórmulas para modificar el sistema electoral sin necesidad de modificar la Constitución, esto es, mediante una simple reforma de la LOREG para lo que bastaría una mayoría absoluta de 176 escaños. Con este último mecanismo, no se podría pasar de la circunscripción provincial a la autonómica, por ejemplo, como pretende Podemos, aunque sí aumentar la proporcionalidad por otras vías, cambiando la ley D'Hondt por un sistema más proporcional tipo Sainte-Laguë.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios