fueron captadas en las puertas del instituto

"Si un cliente te elige, esa es tu habitación": el infierno de dos niñas rescatadas de un club

La Guardia Civil detiene a dos hombres por forzar a las chicas, de 16 años, a las que tenían amenazadas; las recogían varios días a la semana en sus casas para trasladarlas al prostíbulo

Foto: Imagen de archivo. (GTRES)
Imagen de archivo. (GTRES)

En pleno centro de Mocejón, localidad situada a algo menos de una hora de Madrid y apenas a 15 minutos de Toledo, se levanta el hotel Guindanao, un establecimiento que por fuera aparenta ser un hospedaje de dos estrellas como hay miles, pero que por dentro se torna en un club de alterne en toda regla. Bajo este último concepto, de hecho, lo conocen los casi 5.000 habitantes del pueblo, que no habían tenido problemas con las autoridades hasta esta pasada semana, cuando la Guardia Civil hizo acto de presencia en el prostíbulo.

Varios agentes de la Policía Judicial de la Comandancia de Toledo se personaron en la instalación y detuvieron a dos de sus responsables (J. M. G. L. y C. P. T., de 44 y 52 años respectivamente) por un delito de trata de seres humanos. En la misma operación, denominada Manhattan, los guardias civiles rescataron a dos menores de 16 años que supuestamente estaban siendo forzadas por los dos arrestados a trabajar en el burdel.

Los investigadores sostienen que las dos jóvenes fueron "captadas mediante engaño" cuando se encontraban en las inmediaciones del instituto de formación profesional en el que ambas estudian un módulo de hostelería en la capital de España. En concreto, según relatan desde la Guardia Civil, los dos detenidos se acercaron a las chicas a comienzos del pasado diciembre y les propusieron trabajar como ayudantes de cocina en el hotel que los dos dirigían en Mocejón. "Conocían perfectamente que en ese instituto se estudiaba hostelería y fueron a por ellas sabiendo que cursaban esa especialidad", explican fuentes de la investigación.

"Si un cliente te elige, esa es tu habitación": el infierno de dos niñas rescatadas de un club

Sin embargo, según el relato de la Guardia Civil, cuando las chicas llegaron al local se encontraron una escena muy diferente a la que les habían vendido. Tenían que trabajar en la barra, poniendo copas, y debían estar dispuestas a tomar drogas cuando lo requiriera la situación e incluso a irse con un cliente cuando este las eligiera entre el resto de mujeres —todas mayores de edad— que trabajaban en el prostíbulo. Hasta les habían asignado una habitación a las dos, explican fuentes de la investigación, que añaden que ambas menores se negaron en redondo a pasar por el aro.

En ese momento, continúan desde la Guardia Civil, los dos detenidos las intimidaron y amenazaron con tomar represalias contra sus familias (que los responsables de las pesquisas —dirigidas por el Equipo de Mujer y Menor del instituto armado— no han querido precisar) en caso de que no hicieran lo que ellos les habían indicado. Fue entonces cuando las dos jóvenes de 16 años se sometieron a las órdenes de sus captores, según relatan desde el instituto armado, y se mostraron dispuestas a acudir varios días a la semana al local con el fin de ejercer la prostitución si los clientes se lo reclamaban. Este extremo, sin embargo, nunca llegó a consumarse.

Durante un mes, los detenidos acudieron jornadas sueltas a Madrid para recoger a ambas chicas y trasladarlas hasta Mocejón con el fin de trabajar en el prostíbulo. Luego, las devolvían a sus domicilios. Las jóvenes se inventaban una excusa en sus casas para estar varias horas fuera. Las fuentes consultadas niegan que ambas sufrieran violencia física en ningún momento, dado que las amenazas se limitaban a intimidaciones verbales.

La Guardia Civil admite que hasta esta operación, que ha acabado con los dos arrestados en prisión por orden del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Toledo, ha sido posible gracias a la colaboración ciudadana. De hecho, una llamada de una persona "que conocía la situación" que vivían las dos menores alertó a los investigadores sobre lo que estaba ocurriendo. Los agentes, en cuanto tuvieron conocimiento, montaron el operativo que acabó con la detención de las dos personas mencionadas y el rescate de las chicas.

Hotel Guindanao. (Facebook)
Hotel Guindanao. (Facebook)

Las dos menores explicaron desde el primer momento a los agentes que estaban allí en contra de su voluntad y bajo amenazas, engañadas con el citado puesto en la cocina. Aseguraron que, cuando uno de los responsables del local les dijo que tenían que estar dispuestas a prostituirse, ambas se negaron en redondo y manifestaron su deseo de volver a casa. En ese momento, el encargado que les había contado sus planes con ellas las amedrentó mostrándoles una falsa placa de policía.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios