TRAS EL INCIDENTE EN EL PASO

La Policía exige nuevas infraestructuras en el Tarajal para hacer frente al control fronterizo

El incidente del lunes hace estallar nuevamente a los sindicatos, que insisten en el necesario refuerzo de instalaciones y personal en los pasos y una mayor implicación internacional

Foto: Imagen de archivo del paso en el punto fronterizo Tarajal I. (EFE)
Imagen de archivo del paso en el punto fronterizo Tarajal I. (EFE)

El incidente del pasado lunes en el paso del Tarajal (Ceuta) en el que más de 200 migrantes cruzaron la frontera enfrentándose a varios agentes de la Policía Nacional allí destinados, ha hecho a las organizaciones sindicales estallar una vez más para exigir una necesaria mejora de los recursos para garantizar el buen funcionamiento del servicio en el paso de la ciudad autónoma. Los principales sindicatos cierran filas con la actuación de los policías, que utilizaron las porras disponibles o la propia fuerza —uno de ellos propinó una patada a uno de los inmigrantes, fracturándose además la tibia y el peroné— para evitar la avalancha de subsaharianos que apareció a la carrera pasadas las cuatro de la mañana en un intento desesperado por cruzar la frontera.

El portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), Ramón Cossío, reconoce que es un método "poco ortodoxo" que, sin embargo, requiere de cierto contexto. "Hablamos de que la mayoría de los agentes en aquel momento eran expertos en documentación y no están acostumbrados a tener que lidiar con episodios de seguridad ciudadana. No tienen por qué tener esa formación. Y además añadimos el estrés que produce una situación de esas características en mitad de la noche".

El portavoz del SUP lamenta que los policías destinados en el paso fronterizo de Ceuta —como los de Melilla y de otras zonas— no dispongan de suficientes recursos ni tengan "nada a su alcance" para poder hacer frente a episodios similares sin verse obligados a recurrir al uso de la fuerza. En este sentido, la reivindicación es muy clara: se necesita con urgencia inversión en infraestructuras y personal de refuerzo. "Llevamos tiempo denunciándolo y avisando de que si no se pone solución, pueden producirse consecuencias que habrá que lamentar", afirma Cossío. También la Confederación Española de Policía (CEP) apoya la actuación de los policías, "plenamente proporcional" a los recursos disponibles y los medios materiales asignados. La CEP defiende, en la misma linea, que la "oligación legal" de los agentes pasaba por "frenar el episodio".

La inexcusable reforma de fronteras que España necesita de inmediato es la prioridad para la Unión Federal de Policía (UFP). Remodelar instalaciones e infraestructuras es "lo esencial" según su portavoz, José María Benito. Que exista una frontera impermeable y segura —"en ocasiones han saltado incluso por los tejados"— para los policías que allí trabajan y para los migrantes procedentes de África tiene que ser una prioridad "no sólo para España, sino para Europa entera". En la UFP reiteran que el paso fronterizo de Ceuta y Melilla no es una entrada al territorio nacional, sino a todos los países europeos y, en ese sentido, piden que las instituciones del espacio común se impliquen cuanto antes. "Las competencias en materia de seguridad en el Tarajal las tiene que desarrollar la UE y las inversiones en infraestructuras y personal tienen que venir de Europa, no sólo de España. El problema es de todos", zanja.

Agentes de la Policía Nacional custodian a inmigrantes subsaharianos. (EFE)
Agentes de la Policía Nacional custodian a inmigrantes subsaharianos. (EFE)

Desde SUP señalan también la necesaria implicación internacional y no apuntan solamente a la Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex), sino a Marruecos. Su portavoz considera que se debe de reforzar la exigencia de colaboración al país africano vecino, bien por la vía política o institucional, para asegurar un mayor control fronterizo en territorio marroquí. Sobre todo al recordar que los últimos incidentes registrados en el Tarajal se sucedieron después de que los mismos migrantes consiguieran pasar el control establecido en suelo de Marruecos. "Está claro que no están haciendo sus deberes", afirma Cossío. En el sindicato piden también la alienación política nacional, independientemente de las tesis de cada partido, poniendo el foco "en el problema común, que es la seguridad y el control de la inmigración".

La respuesta de la Delegación del Gobierno en Ceuta ante la "presión migratoria" de los últimos días ha sido suspender el tráfico de mercancías por esta frontera hasta el día 16, incluido. Una decisión "consensuada" con Marruecos, que afecta tanto al tráfico en vehículos como el que se realiza a pie, y que responde a la necesidad de "priorizar" los esfuerzos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para impedir los "incesantes intentos de entrada irregular" por parte de subsaharianos, según explican.

Frontera entre España y Marruecos custodiada por la Policía Nacional. (EFE)
Frontera entre España y Marruecos custodiada por la Policía Nacional. (EFE)

Tras el incidente, el delegado en Ceuta, Nicolás Fernández Cucurull, achacó lo ocurrido a un "fallo en los procedimientos de control" e incidió en que en un principio la información apuntaba a un asalto masivo por la zona de Finca Berrocal, donde estaba desplegada la Guardia Civil. Sin embargo, finalmente la avalancha llegó por el Tarajal. El representante del Gobierno en la ciudad autónoma resaltó que al detectarse el asalto, prácticamente los inmigrantes ya estaban llegando a la frontera y, pese a intentar cerrar las puertas del paso fronterizo, "su actitud violenta" lo impidió, "arrollando a agentes", afirmó.

Hace tan sólo una semana, después de no haber ningún asalto desde febrero, lograron acceder por el perímetro fronterizo un total de 73 inmigrantes, después de que las autoridades marroquíes y españolas contuvieran a un grupo muy numeroso, de al menos 300 inmigrantes. Este lunes, en efecto, se cambió el 'modus operandi', accediendo a territorio español por el propio paso fronterizo y a la carrera, y que ocasionó lesiones en tres policías nacionales, dos agentes del reino alauita y cuatro migrantes. El sindicato CEP denuncia que en la madrugada del martes el incidente tuvo una nueva "réplica", cuando un millar de subsaharianos comenzaron a avanzar desde las inmediaciones de la carretera de Tánger hacia el perímetro. También el miércoles a las dos del mediodía desembarcaba una patera en la playa de Zahara de los Atunes (Cádiz), con un grupo de subsaharianos a la carrera entre bañistas y veraneantes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios