LA RECTA FINAL DE LAS PRIMARIAS SOCIALISTAS

Sánchez acusa a Díaz de querer impulsar una "involución democrática" en el PSOE

El exlíder desliza la sospecha de que la candidata quiere restringir o suprimir las primarias. Asegura que no alentará movimientos desestabilizadores contra los barones si gana

Foto: Pedro Sanchez, con la diputada aragonesa Susana Sumelzo, este 17 de mayo en Zaragoza. (EFE)
Pedro Sanchez, con la diputada aragonesa Susana Sumelzo, este 17 de mayo en Zaragoza. (EFE)

Pedro Sánchez cree que Susana Díaz quiere llevar el PSOE al pasado. Que ella es el pasado. Lo lleva diciendo en toda su campaña y ahora está convencido de que su acusación tiene fundamento: el proyecto político que ella presentó este miércoles, a cuatro días de la votación. Él interpreta que desea impulsar una "involución" de discurso y de participación de la militancia en el partido.

Sánchez afrontó hoy jueves su última entrevista en la cadena SER antes de la votación del domingo. Recolectó sus ideas fuerza de campaña —previsible en todos los aspirantes, dadas las alturas de la competición—, pero a la vez intentó descalificar el paso más reciente dado por su rival: su documento de propuestas. El ex secretario general ya advirtió ayer de que la medida estrella que incorporó la candidata como adenda, el crédito a interés cero de 24.000 euros a jóvenes, es "de corte liberal". En 'Hoy por hoy', cargó contra la parte de modelo de partido, muy sensible para los militantes, los que van a votar este domingo.

El madrileño interpreta que la redacción de ese pasaje del texto de Díaz "deja la puerta abierta a muchas cosas en contra", e incluso a la posibilidad de suprimir las primarias. El documento de la baronesa andaluza señala que impulsará y regulará "los mecanismos para realizar consultas" a las bases socialistas "a propuesta de órganos colectivos o de un porcentaje significativo de la militancia". Entre los asuntos que habrá que consultar, escribe, deben estar la elección del secretario general, la moción de censura al líder, los acuerdos de gobierno postelectorales y "cualquier cuestión aprobada por el comité federal o por un porcentaje significativo de la militancia".

Según Sánchez, Díaz "no aclara el modelo de partido", y en todo caso sus propuestas y lo que se ha visto "en estos meses" suponen una "involución" tanto en el discurso como en el modelo de "participación democrática" de las bases. Sostuvo que quien plantea un referéndum "es la ejecutiva, que es un órgano colegiado, no el secretario general porque le venga en gana", y que de la redacción del texto de Díaz, "ambiguo", interpreta que ella quiere consultar a los afiliados sobre las primarias, cuando el sistema de elección del líder "ya está resuelto".

Los susanistas replican que no hay intención alguna de modificar el sistema de elección del líder, porque lo que está ya asumido "no se discute"

"Cuestión distinta es que se quiera plantear y diluir esa responsabilidad para prohibir las consultas", deslizó. Y "hay involución en el discurso democrático" también, siguió, porque los susanistas "cuestionan" el mecanismo de las primarias para designar al jefe de filas de los socialistas, para "quitarlas", y citó el ejemplo de Guillermo Fernández Vara. Pepa Bueno le recordó que el presidente extremeño, en una entrevista que ella misma le hizo hace unos días, solo expresó dudas sobre el procedimiento. "En todo caso, no me gustaría que duraran nueve meses", despachó.

En el equipo de Díaz niegan que esa presunción de Sánchez sea cierta. Su candidatura no plantea "en absoluto" ningún cambio en el modo de elección del secretario general: no se quieren suprimir ni modificar las primarias. "Lo obvio, lo asumido en lo que todos estamos de acuerdo, ya no se discute", indicaba esta misma mañana una fuente muy cualificada de su 'staff' de campaña.

Que "acepten el resultado"

Bueno le recordó que todos los presidentes autonómicos socialistas, salvo la balear Francina Armengol —que ha vuelto a apoyarle tras haber impulsado el lanzamiento de Patxi López—, respaldan a la presidenta andaluza. ¿Los barones han de temer "movimientos desestabilizadores" en sus federaciones si él ganara? "No", respondió rotundo. ¿Y los estimulará? "No", respondió igual de tajante. Un mensaje conciliador que ya estaba dejando caer en los últimos días, habida cuenta de que entre los susanistas sí estaba extendido el temor de que Sánchez, si venciera, los laminaría o impulsaría alternativas a sus liderazgos regionales. Sánchez en esta ocasión fue muy tajante, pese a que en otras ocasiones sí había advertido de que los barones tendrían que "revisar" su posición si perdieran el domingo y había afirmado que él defiende un PSOE de militantes, y "no de notables". Este jueves sí les dijo que deben tener "una cierta ecuanimidad y prudencia en las expresiones que utilizan". Mensaje que sobre todo iba para el aragonés Javier Lambán, habitualmente muy crítico con él, y que ha empleado "palabras muy gruesas" para descalificarle.

Reitera que relevará a Hernando como portavoz del grupo y que hay que dar paso a nuevos referentes: habrá "renovación" en el Congreso y la ejecutiva

El problema es la falta de comunicación que ha presidido las relaciones de Sánchez y los jefes territoriales. El candidato señaló que espera que "se acepte el resultado" y añadió que lo que propone a nivel federal es lo que ellos han promovido a nivel autonómico y municipal: tejer alianzas con Podemos, Ciudadanos o agrupaciones locales para "desbancar al PP". Así que respecto a la formación morada, sostuvo, él tiene la misma posición que Díaz. "El PSOE no puede renunciar a ser una alternativa al PP. Si hay que pactar con Podemos, Ciudadanos o agrupaciones que permitan articular mayorías alternativas al PP, ¿por qué no se va a poder hacer?", se preguntó.

Susana Díaz, este 17 de mayo en Vitoria. (EFE)
Susana Díaz, este 17 de mayo en Vitoria. (EFE)


¿Qué pasará el domingo, cuando se conozca el escrutinio? Si gana, hablará con Díaz y López, y si pierde, se pondrá a disposición de quien venza. Habrá integración seguro, dijo, y serán "bienvenidos" planteamientos y candidaturas como las de ellos. No quiso comprometerse a que ambos proyectos estén dentro de la nueva dirección en proporción a su voto en las primarias, y sí avisó de que los militantes han de verse "reconocidos" en la ejecutiva que surja del congreso. Reiteró que si es el triunfador de la noche no mantendrá a Antonio Hernando como portavoz del grupo en la Cámara Baja porque "hay que renovar el PSOE" y "poner al frente de las instituciones a nuevos referentes" del PSOE que "surgen al calor" de la candidatura que lidera. "Habrá una renovación tanto en la ejecutiva como en el grupo parlamentario", anticipó, sin dar más detalles.

Por qué el cambio con Podemos

Sánchez repitió que no descarta presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy si gana el domingo. Pero si toma esa decisión, la iniciativa será liderada por el PSOE, y no por Podemos, "y se hará siempre y cuando prospere, no para perderla", porque si así ocurriera se añadiría más "frustración a los votantes" progresistas. Pablo Iglesias anunció su moción para "meter el dedo en el ojo al PSOE", pero no cree que tenga impacto en las primarias la manifestación convocada por la formación morada la víspera. El exlíder también explicó por qué ha modificado, en su texto definitivo, el pasaje dedicado a la relación con Podemos: en febrero, en el borrador inicial, hablaba de "unidad de acción" con el partido emergente, y ahora marca distancias. Dijo que hay que diferenciar el momento preelectoral, ya que ahí el PSOE se presenta bajo sus siglas, sin aliados, y otra lo que ocurre tras las urnas, y cómo el PSOE se ubica en un Parlamento fragmentado. Su formación, apuntó, no tiene "problema con el pluripartidismo". Y en ese contexto, o "vertebra el cambio" y une a "miles de votantes progresistas" o se resigna a que el PP sea la fuerza preponderante y el PSOE, "subalterna".

El aspirante no descarta presentar una moción de censura, pero será liderada por el PSOE, "y se hará siempre y cuando prospere, no para perderla"

El candidato quiso desprenderse de la acusación, lanzada por Díaz, de dar "bandazos", de ser "voluble". Recordó que él está en paro porque renunció a su escaño para cumplir con la palabra dada a sus electores, así que no pueden darle lecciones de "coherencia y credibilidad". Respecto a otra cuestión polémica, el modelo de Estado, volvió a defender la definición de España como "nación de naciones", sin cuestionar la soberanía y el carácter unitario del país. Y concluyó la entrevista con el intento de asimilar el proyecto de López al de la presidenta andaluza: el domingo "hay tres candidatos, dos modelos y una única familia: la del PSOE, que se pondrá detrás de quien decidan los militantes".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios