LA LUCHA DEL 39º CONGRESO FEDERAL

Sánchez da otro salto para acorralar a Díaz: pide la dimisión de Rajoy por la corrupción

Denuncia que "el PSOE de la abstención" tiene "difícil" demandar la caída del jefe del PP, al que invistió. Dice que los barones tendrán que "revisar" si representan a las bases en caso de que él gane

Foto: Pedro Sánchez, este 26 de abril durante su acto con simpatizantes en Pontevedra. (EFE)
Pedro Sánchez, este 26 de abril durante su acto con simpatizantes en Pontevedra. (EFE)

Pedro Sánchez pone más tierra de por medio con "el PSOE de la abstención", el que representan la gestora y Susana Díaz. Directamente, pide la "dimisión" de Mariano Rajoy por los múltiples casos de corrupción que atenazan a su partido. Hasta ahora, no habían lanzado esa exigencia al presidente del Gobierno ni la cúpula interina que preside Javier Fernández ni la favorita (por ahora) en la carrera de las primarias. El ex secretario general quiere ponerles en un aprieto, subir la apuesta para emerger como el candidato, a ojos de las bases, más duro contra el PP.

La operación Lezo ha nutrido de argumentos a Sánchez. En los últimos días había incidido en que el estallido del último escándalo, que ha acabado con el expresidente madrileño Ignacio González en prisión incondicional sin fianza, le había dado la razón en su numantina defensa del no es no al líder del PP. Pero este jueves, en una entrevista en el programa 'Hoy por hoy', de la cadena SER, coronó esa montaña. La salida "pasa por la dimisión de Rajoy. Rajoy tiene que dimitir y hay que exigirle responsabilidades políticas en el Congreso", afirmó.

El exlíder asegura que hasta ahora la dirección del PSOE ha dado "excusas más formales que políticas" para no pedir la comparecencia de Rajoy en pleno

Contrapuso su demanda con la actitud que entiende taimada de la gestora (e indirectamente de la presidenta andaluza): "El PSOE de la abstención tiene difícil pedir la dimisión de Rajoy" por haberle facilitado su investidura. Sánchez de nuevo se quejó de que su grupo no haya demandado la comparecencia en pleno de Rajoy en el pleno del Congreso, y que se hayan dado para rechazar esa reclamación "excusas más formales que políticas". La dirección socialista sí quiere que el presidente se explique en la Cámara Baja, pero ante la comisión de investigación sobre la financiación del PP que espera que se constituya en apenas 10 días. Pero aún "no se ha creado", recordó el exlíder, y la "envergadura" de los escándalos exige que Rajoy rinda cuentas en el hemiciclo.

¿Por qué Aguirre y no Rajoy?

El exsecretario, de hecho, explicó la secuencia que él seguiría en caso de liderar Ferraz: reclamaría la comparecencia del presidente en el hemiciclo, después la dimisión de este porque no es "más grave el caso González que el caso [Luis] Bárcenas", y porque no se entiende, a su juicio, que se vaya Esperanza Aguirre y no el jefe máximo del PP, el "partido que gobierna el país y está podrido de corrupción"... ¿Y después? El político madrileño no se atrevió a dar el siguiente paso, el ofrecerse para abanderar una moción de censura que, advirtió, debe ser "constructiva" —es decir, que ha de plantearse un candidato a La Moncloa— y "ahora mismo no existe una mayoría alternativa a la del PP", en parte porque Ciudadadanos sigue de aliado de los conservadores, alegó.

No avanza qué ocurriría tras la caída del presidente, porque "no existe una mayoría alternativa" al PP para forjar una moción de censura

Poco después de la entrevista en la SER saltó la noticia política del día: la moción de censura ofertada por Podemos, que el portavoz socialista, Antonio Hernando, rechazó de plano. En su comparecencia, el diputado aprovechó para replicar a Sánchez y su propuesta de exigir la dimisión ya a Rajoy. Hernando subrayó que él habla "en nombre del PSOE sin apellidos", que es el mismo partido que "pidió la dimisión de Rajoy hace tres años", cuando se conocieron los mensajes sms del jefe del Ejecutivo a su extesorero Luis Bárcenas, que la ha "seguido pidiendo todo este tiempo" y "no ha cambiado de opinión en este tema".

Lo cierto es que el propio equipo del exlíder también rechazó la propuesta de Pablo Iglesias: "No es un planteamiento serio" y sí un intento de "aprovecharse" de la frágil situación de los socialistas, en palabras del diputado valenciano José Luis Ábalos, coordinador de campaña, informa EFE.

Sánchez da otro salto para acorralar a Díaz: pide la dimisión de Rajoy por la corrupción

Sabe qué hay que hacer

Sánchez señaló que ahora sabe "perfectamente lo que necesita el PSOE" para "ser primera fuerza" y afrontar su "triple crisis" (de identidad, de desdibujamiento como "fuerza del cambio" y de desactualización), que es "situar al PSOE donde se merece", "al lado de sus votantes" y sus militantes, y no en la "tierra de nadie", en la "absoluta indefinición" y la "falta de contundencia" frente al PP, lugar adonde le ha conducido la gestora.

El exlíder dio como único argumento para justificar esa convicción la "experiencia" que ha "acumulado" en los últimos tres años. Dijo que no se considera "más socialista" que Susana Díaz o Patxi López, pero sí considera que "no han entendido el cambio político que vive nuestro país", y la necesidad de que el PSOE "evolucione", recupere la "coherencia" y la "credibilidad" y se avenga a tejer pactos postelectorales con Podemos y los sindicatos.

Susana Díaz, este 26 de abril en el foro Barcelona Tribuna. (EFE)
Susana Díaz, este 26 de abril en el foro Barcelona Tribuna. (EFE)


Pepa Bueno le recordó que ese socialismo más echado a la izquierda es lo que defendía el candidato del PS francés, Benoît Hamon, que solo ha cosechado en la primera vuelta de las presidenciales el 6,36% de los votos. Para marcar distancias con él, Sánchez alegó que él no defiende ningún "giro" a la izquierda, sino que el PSOE "vuelva a ser el partido de la izquierda". No cree que sea tarde y que suceda como en el país vecino, donde Jean-Luc Mélenchon, aspirante de Francia Insumisa, se ha merendado al PS, al anotarse un 19,58%. "El proyecto que estamos liderando es el que menos interesa a Podemos y al PP. Si el PSOE vuelve a situarse en la izquierda y a recuperar la coherencia y la credibilidad estaremos en condiciones de ser la primera fuerza" del país, reiteró, añadiendo que desea un PSOE que esté "enfrente" del PP, y no "subalterno" a él. Además, Podemos está abordando de forma "banal" la corrupción de los conservadores, al sacar su 'tramabús' a la calle en lugar de presentar iniciativas.

Por qué no hizo la consulta

Es más: Sánchez sostuvo que con el 1 de octubre, en aquel comité federal en el que fue defenestrado y a raíz del cual "se impuso por las bravas la abstención", "se abrió la vía hacia el 'sorpasso'" de Podemos. El exlíder se apuntó el tanto de haber acabado con "la sangría de votos" del PSOE, y eso que en las segundas elecciones a las que concurrió como candidato, las del 26-J, tuvo un peor resultado que las primeras generales, las del 20-D. Bueno le inquirió por qué no convocó una consulta a las bases en lugar de un congreso exprés. El político respondió que entonces estaba vigente la resolución de diciembre de 2016 que negaba todo apoyo o abstención a Rajoy, y por tanto no tenía necesidad de consultar algo que estaba "resuelto". Ese referéndum, dijo, tenían que haberlo pedido quienes querían cambiarla.

El político defiende que con el comité en el que se impuso "a las bravas" la abstención "se abrió la vía hacia el 'sorpasso'" de Podemos al PSOE

Y esos a los que aludió son los barones. Ningún presidente autonómico socialista le apoya, ni siquiera la balear Francina Armengol, que está con López. Sánchez arguyó que la razón de por qué ni ellos ni los referentes del partido le respalda deberán darla ellos, porque él defiende el "mismo proyecto" que los barones están desplegando en sus comunidades —"Quiero un PSOE que haga a nivel federal lo mismo que a nivel autonómico y municipal"—. Y si él gana las primarias, todos ellos "tendrán que revisar si están representando el sentir de los afiliados". Al día siguiente de su hipotética victoria en las primarias del 21 de mayo, se sentará "con todos" y les exigirá "lealtad", la misma que se exigirá a sí mismo si es derrotado. Esa es su forma de "integrar", ser "generoso y leal al mandato de las urnas". "Yo integré a gente del equipo de [Eduardo] Madina y hoy cuento con el apoyo de José Antonio Pérez Tapias [el candidato de Izquierda Socialista en el congreso de 2014, que él gano]", ilustró.

Mariano Rajoy, este 26 de abril en Montevideo, Uruguay. (Reuters)
Mariano Rajoy, este 26 de abril en Montevideo, Uruguay. (Reuters)


Sánchez reconoció que en lo personal "es duro" que los que le respaldaban ya no lo hagan, pero en lo político se debe a que "no han entendido" la envergadura de lo que está sucediendo. De nuevo, defendió que los históricos, 35 años atrás, habrían defendido su proyecto. Recordó que Felipe González y Alfonso Guerra defendieron, en el congreso de 1974, en Suresnes (Francia), la "confederación de repúblicas ibéricas con el derecho a la autodeterminación de sus pueblos". "Yo no voy tan lejos", ironizó.

Se aferra a su derecho a "madurar" para explicar su giro sobre Cataluña: "Hay que redefinir lo que significa España", un Estado "plurinacional"

Por último, el exlíder tuvo que referirse a su giro en su discurso sobre España, que ahora define como "nación de naciones" y a Cataluña, como una "nación". Alegó que todos los políticos tienen derecho a "evolucionar" y "madurar", y más en su caso, que como jefe de Ferraz ha viajado mucho a la comunidad y ha hablado con muchos actores. Sánchez señaló que esa concepción de España como "nación de naciones", defendida por el ponente constitucional socialista, Gregorio Peces-Barba, y el historiador Javier Tusell, "es la más adecuada para los que creen que España es una realidad plurinacional y los que creen que es una nación". "Hay que redefinir lo que significa España, teniendo en cuenta que la soberanía reside en el pueblo español".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios