LA RECTA FINAL DE LAS PRIMARIAS SOCIALISTAS

Debate del PSOE: las cinco claves del áspero encuentro a tres... vistas por los expertos

Los analistas coinciden en destacar el buen papel de Patxi López y la relativa superioridad de Díaz sobre Sánchez en el único duelo entre los tres aspirantes. La influencia, no obstante, será relativa

Foto: Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez, durante el debate a tres en Ferraz, este 15 de mayo. (Eva Ercolanese | PSOE)
Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez, durante el debate a tres en Ferraz, este 15 de mayo. (Eva Ercolanese | PSOE)

"Si tu problema fuese yo, habría acabado hace mucho tiempo . Tu problema no soy yo, eres tú, y cuando la gente no se fía de ti, deberías hacértelo ver". "Podrás convenir conmigo, Susana, en que la abstención al PP fue el peor de los errores que hemos cometido. Al PSOE no hay que rescatarle de los militantes. Hay que rescatarle del PP". "Vamos a ver, Pedro, ¿tú sabes lo que es una nación?". Tres fogonazos de los tres candidatos socialistas. Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López. Tres frases que por sí mismas resumen un combate duro, dinámico, áspero. Un debate a tres, el único de esta campaña de primarias, en el que no hay un clarísimo vencedor pero sí algunos destellos que colocan mejor o peor a sus protagonistas.

Patxi López, como el hombre que mejor supo rentabilizar su posición y el que consiguió zafarse del peligro de sándwich entre sus dos principales contendiendes. Susana Díaz, como la candidata que partía con las expectativas más bajas y que sin embargo fue capaz de colocar con "eficacia" algunos de los mensajes más demoledores que se escucharon en la sala Ramón Rubial de Ferraz. Pedro Sánchez, como el aspirante que consiguió grabar a fuego la traumática abstención al PP en la mente y el corazón de la militancia socialista pero que a ratos pareció desconcertado, algo hierático, nervioso y sin suficiente 'punch'.

Los expertos dibujan algunas de las claves de un debate que pasará a la historia del PSOE tanto por su contenido como por el vivo cruce de reproches que no hace sino dudar la enorme e insalvable fractura interna. El papel sobresaliente del exlendakari, los mensajes de Díaz y Sánchez, el lenguaje no verbal de los aspirantes, incluso el posdebate. Una lectura fértil que corre a cargo de los cuatro especialistas consultados por El Confidencial: Pablo Simón, profesor de Ciencia Política de la Carlos III de Madrid, editor de Politikon y codirector, con el también politólogo Lluís Orriols, del máster de Análisis Político y Electoral de la misma universidad; Máriam Martínez-Bascuñán, docente de Ciencia Política de la Autónoma de Madrid, e Imma Aguilar, periodista, asesora de Comunicación Política y directora de Perfil Público.

Isabel MorilloIsabel Morillo

1. El papel de Patxi López

El exlendakari es percibido como el más claro vencedor del debate de este lunes en Ferraz, a seis días de las primarias que dilucidarán el futuro del PSOE. Hay matices, eso sí, perto todos destacan que ha sabido sortear el peligro cierto de haber sido ninguneado. "Había una amenaza clara de que Pedro y Susana se enfrascaran en los reproches y él ejerciera de moderador, pero ha sabido salirse del marco de los otros dos y plantear un proyecto de partido —analiza Máriam Martínez-Bascuñán—. Su momento memorable fue ese 'Vamos a ver, Pedro, ¿tú sabes lo que es una nación?', que provocó tres segundos de silencio en Sánchez y le generó nerviosismo. Demostró tener trienios, estar curtido frente a un discurso cambiante como el de Pedro".

Los politólogos remarcan que el exlendakari logró salir del marco de sus rivales y evitó ser engullido por ellos, haciendo visible su propuesta

Pablo Simón coincide con la profesora de la UAM de que López fue quien mejor hizo su papel en el debate. "Es verdad que es quien menos se jugaba, pero tmabién quien ha demostrado más margen de recorrido", sostiene. El docente de la Carlos III cree que logró desconcertar a Sánchez, ya que este "no esperaba un discurso tan agresivo" por su parte —no olvida que se deshizo rápidamente del abrazo del oso, despreciando su oferta de integración, y que incluso le afeó que le 'robara' propuestas: "Me parece muy bien, Pedro, que, si no tenías ideas, cogieras las mías"— y que incluso Díaz usara al exlendakari de "escudero". Simón también cómo López "estuvo divertido", destensando en ocasiones la discusión de familia, y pudo "mostrar que tiene más ideas" asentadas que Sánchez.

Debate del PSOE: las cinco claves del áspero encuentro a tres... vistas por los expertos

Imma Aguilar cree igualmente que el expresidente del Congreso supo jugar bien sus cartas, pero insiste en que él tenía "el rol más fácil", y quizá se equivocó en la puesta en escena: "Debería haberse mostrado más calmado y sosegado", y en ocasiones "el que parecía sobrado era él", "mostraba una seguridad excesiva". Lluís Orriols señala, como principal éxito de López, el haber logrado "visibilizarse" en un "contexto muy difícil", de extrema polarización. Pero advierte de que este debate, celebrado un lunes laborable en casi toda España y por la mañana, no habrá sido consumido por una buena parte de la militancia. "Las bases habrán seguido el debate a través de lo que se ha contado del debate, de la imagen que proyecten los medios". Y estos han subrayado, recuerda, "la intensidad de la disputa entre Sánchez y Díaz", de forma que el exlendakari podría verse desdibujado con el avance de las horas. Aparte de que es el tercero en avales y el que menos posibilidades tiene de vencer en estas primarias.

2. Una Díaz que puede haber pasado el examen

Examen aprobado. Sin demasiada nota, pero aprobado. Aquí convergen igualmente Martínez-Bascuñán, Simón y Aguilar. Los analistas entienden que Díaz fue más "eficaz" a la hora de "acorralar" a su más directo competidor. La profesora de la UAM reconoce que la presidenta andaluza no tiró tanto de argumentos "sofisticados", sino más simples pero directos. Buscó instalar un puñado de mensajes en la audiencia: un Sánchez que ha acumulado derrotas electorales, que no ha logrado cohesionar al partido, que ha espantado a los que estaban con él —"Tu problema eres tú"—, que solo busca su ambición personal —"No eres pro Ciudadanos o pro Podemos, eres pro Pedro Sánchez, en cada momento defiendes aquello que crees que te viene bien"—... y lo aderezó además con un "no mientas, cariño" que, a su juicio, contribuyó a desarmarle.

La presidenta fue más "eficaz" a la hora de "acorralar" a su enemigo con mensajes más simples, aunque para otros fue más "errática"

"No ha estado brillante, pero sí más contundente y ha sabido mantener la calma —aprecia Aguilar—, mientras que Pedro ha perdido los nervios. Hasta ese 'no mientas, cariño' sonó condescendiente". Para la asesora de Comunicación Política, Díaz logró encontrar un cierto equilibrio, consciente de que su peligro era parecer "sobrada" ante las cámaras, como de hecho le ocurrió en el segundo debate con los cabezas de lista del PP y de IU de las autonómicas de marzo de 2015. Aguilar, no obstante, cree no se esmeró demasiado en los argumentos, pues por ejemplo todo lo que dijo para descalificar al PP, y que repitió hasta la extenuación, era un eslogan simple, un partido "tóxico, infame y corrupto".

Debate del PSOE: las cinco claves del áspero encuentro a tres... vistas por los expertos

Simón recalca que, en esta ocasión, la gestión de las expectativas le ha beneficiado a Díaz: "Las había mucho más altas respecto a Pedro, como que se la podía comer, mientras que de ella teníamos el recuerdo de sus malos debates anteriores, y la figura de Patxi, en cambio, se ha agigantado". Ella venía, recuerda, de una campaña que había sufrido el rejonazo de la victoria moral de Sánchez en los avales —la ventaja de ella fue menor de lo esperado, de apenas 6.539 firmas—, y "lo hizo mejor de lo esperado". El exlíder, en cambio, traía "un relato más atrayente, pero le faltó 'punch'".

Orriols discrepa de estas lecturas. Vio a Díaz "más errática en sus mensajes" y sin poner énfasis en algo que a priori es su ventaja competitiva: su fortaleza, a ojos de los que la respaldan, como "mejor organizadora interna". "Y en cambio lo enturbió con su reiteración de que es mejor candidata electoral y que él ha cosechado los peores resultados de la historia del PSOE".

3. Sánchez, ¿algo más debilitado?

Igual que Orriols sí concede que Díaz "ha sido más efectiva a la hora de pintar a Pedro como el caos, como el secretario general que se atrincheró en Ferraz", está convencido, sin embargo, de que Sánchez "ha salido mejor parado" de este envite, toda vez que ha logrado reforzar un mensaje para él clave en su campaña: el héroe "contra las élites, contra la nomenclatura del PSOE, contra la abstención". "Él ha sido indudablemente más eficaz con una cuestión capital en la historia reciente del partido, como el haber entregado el Gobierno a Rajoy, y ha rentabilizado el argumento populista de que los barones le echaron", tercia.

Sánchez "no jugó bien sus cartas" y no consiguió "encajonar" a Díaz, "le faltó 'punch'". Para Orriols sí coló su mensaje de la abstención y contra las élites

No opinan lo mismo el resto de expertos, que creen que el balance ha sido más negativo para el político madrileño. Como dice Simón, "jugó mal sus cartas y no logró marcar el terreno de juego, perdió la ocasión de encajonar a Susana, fue una oportunidad perdida". Coincide con Aguilar en que la insistencia de Sánchez en intentar marcar las contradicciones de Díaz en un tema tan mollar como el de la nación "no eran creíbles" porque "si en algo es clara" la presidenta andaluza es en su idea de España, por mucho que documentos elaborados por el PSOE andaluz, y ahí él tenía razón, hablaran, antes de la 'Declaración de Granada' de 2013, del Estado "plurinacional" que él ahora defiende. El problema del ex secretario general, abunda Aguilar, son las "contradicciones en su 'storytelling', y muy recientes, por lo que se le puede refutar todo".

Debate del PSOE: las cinco claves del áspero encuentro a tres... vistas por los expertos

"No veo claramente superior a Susana, pero sí creo que Pedro no ha salido fortalecido del debate. Todo lo contrario, lo veo más debilitado. Si alguien ha salido perdedor, quizá sea él, igual que Patxi es el que más ha sorprendido", opina por su parte Martínez-Bascuñán. Para la profesora de la UAM, el duelo de este lunes en Ferraz refrescó las imágenes de los debates electorales en las dos últimas contiendas electorales: "Pedro no es un político brillante, no tiene tablas intelectuales. Sí es cierto que ha sabido recoger muy bien la ola de indignación, los eslóganes que van con el signo de los tiempos, pero no se le vio rápido ni brillante".

4. El lenguaje corporal y la vestimenta

La lectura del lenguaje no verbal durante el debate no ha sido fácil de captar. Por una razón muy sencilla: los equipos de los tres aspirantes pidieron a la gestora que eliminase los planos de escucha. No hay, así, imágenes de los candidatos reaccionando a las intervenciones de sus rivales. Se buscó una realización de la señal conservadora, pródiga en planos medios y más tacaña en generales. Pero al menos sí sirvieron para hacerse una idea de lo que ocurría dentro de la Ramón Rubial. A López, rubrican los expertos, se le vio "más apasionado", expansivo, "empático", gesticulando más. A Sánchez y Díaz, "correctos", en opinión de Simón, o si acaso más "hierático, frío, inexpresivo", pero también más nervioso, según Martínez-Bascuñán. Pero también destacó que los aspirantes apenas se mirasen a los ojos.

Los aspirantes apenas se miraron. Cada uno lanzaba un mensaje con su ropa: el rojo y blanco de ella; la 'blazer' negra de López, la 'chupa' de Sánchez

Sí que fueron más ilustrativas las llegadas y el posado con el presidente de la gestora. Un saludo gélido y protocolario se intercambiaron Javier Fernández y Pedro Sánchez. Abrazos y sonrisas se regalaron el presidente asturiano y Susana Díaz. Y buen rollo pero prisas por acabar se percibió en la bienvenida del último en aterrizar (fue así por sorteo), Patxi López.

Sus ropas también decían mucho. Lo resume Aguilar: "Susana iba vestida del PSOE: blusa roja con el mismo Pantone que el rojo corporativo del partido, pantalón blanco como las siglas. Ella quería decir que es el PSOE, como lo grita a diario en su campaña. Pedro hacía honor a ese lema de candidato de la militancia, con chupa de cuero, vaqueros, camisa remangada y con coderas. Y Patxi vestía el uniforme del candidato de izquierdas convencional, con 'blazer' negra y camisa blanca y sin corbata". Aguilar, que negoció en 2014 las condiciones del debate entre Sánchez, José Antonio Pérez Tapias y Eduardo Madina, de quien era la jefa de campaña, se fija también en otro detalle: los atriles, altos, corpulentos, que "igualaba la imagen de todos ellos".

Debate del PSOE: las cinco claves del áspero encuentro a tres... vistas por los expertos

5. El posdebate

Ya en una contienda electoral convencional resulta complicado mensurar el impacto de los debates. En esta ocasión, más aún, porque no hay encuestas y el único dibujo más fiable es el que arrojó la entrega de avales, que mostró el empate técnico de Díaz y Sánchez. Las tres candidaturas no creen que influya mucho esta cita en la recta final de la campaña. Los analistas están de acuerdo: este áspero encuentro en Ferraz "no servirá para dilucidar" la batalla, como resume Martínez-Bascuñán. "Están todos en el mismo punto en el que estaban. No creo que ninguno haya barrido votos para su candidatura", tercia Aguilar.

Los analistas creen que el debate puede haber servido para afianzar a los avalistas de López, aunque no haya conjurado el riesgo de voto útil

Ella, igual que Simón y Orriols, advierten de que el cariz del debate, bronco, tenso, en el que Díaz y Sánchez entraron en el cuerpo a cuerpo, ya es suficientemente indicativo de que la disputa es apretada y de que por tanto ambos sabían que tenían que arriesgar. La doctrina dice, recuerdan, que quien es favorito debe jugar a conservar esa ventaja y a evitar todos los charcos. Que los dos principales aspirantes hayan entrado al barro es síntoma, en consecuencia, de que hay mucha pelea y de que la "incertidumbre es total". Eso también explica que este debate haya sido mucho más "vivo" e interesante que el de 2014, en el que Sánchez partía como claro favorito, condición que le confirmaron las urnas.

Debate del PSOE: las cinco claves del áspero encuentro a tres... vistas por los expertos

Sin embargo, los expertos sí están de acuerdo en una conclusión importante: el posible afianzamiento de las opciones de López, en la medida en que no ha desaparecido del debate, no ha sido engullido por sus adversarios. "Le ha ayudado a contrarrestar el peligro del voto estratégico, pero cuidado porque el riesgo sigue estando presente", observa Simón, para quien la complicidad del exlendakari con Díaz puede ser entendible para los cuadros a los que los sanchistas han motejado como "traidores", pero no para sus bases. Orriols comparte este criterio, aunque lo matiza aún más: esa lectura puede ser válida para los que vieron el debate. En los que se informen de él a través de los medios esa interpretación pesará menos, dada la polarización existente. Porque el juego sigue siendo a dos, y nada lo puede hacer olvidar de aquí al domingo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios