COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DE FERNÁNDEZ DÍAZ

"Lacayo", "mamporrero", "gánster"... Rufián, a la picota por malhablado

El cruce de declaraciones entre Gabriel Rufián y Daniel de Alfonso continúa dando mucho que hablar, y las reacciones de los distintos partidos no se han hecho esperar

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián. (EFE)
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián. (EFE)

El duro cruce de declaraciones que tuvo lugar este miércoles entre Gabriel Rufián, Daniel de Alfonso y otros diputados durante la comisión de investigación al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz sigue coleando. Las graves acusaciones vertidas entre ambos, donde las faltas de respeto, los insultos y los gritos se convirtieron en la tónica de la comparecencia, siguen provocando reacciones de todas las partes implicadas.

Iván GilIván Gil

El Partido Popular atribuye la crispación vivida al formato elegido por el presidente de la comisión, Mikel Legarda, del PNV. "Se lo dijimos previamente, que este no era un formato adecuado para una comisión de investigación, sino que iba a provocar más crispación y confrontación. Si hubiéramos ido a otro formato, cosas que se dijeron este miércoles no se hubieran producido", confesó Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso.

Por su parte, el PSOE, Ciudadanos y PDeCAT se han desmarcado del tono y el lenguaje empleados por Rufián. Para el socialista Antonio Trevín, el estilo del portavoz de ERC responde a la "estrategia" de algunos grupos orientada al "espectáculo", aseguró. Por su parte, el representante de Ciudadanos, Toni Cantó, defendió que "hay que mantener ciertas formas", aunque haya "gente que nos está intentando acostumbrar al 'show' y a la mala educación".

El portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, señaló que, aunque "cada uno administra su responsabilidad como cree oportuno", su portavoz en la comisión, Sergi Miguel, "demostró que se puede ser riguroso y duro sin tener que faltar al respeto a nadie". Eso sí, consideró "gravísimo" que, "a estas alturas de la historia", Fernández Díaz "no asuma ninguna responsabilidad política" después de la filtración de sus conversaciones.

Daniel de Alfonso (i), junto al diputado del PNV Mikel Legarda (d), antes de la comisión. (EFE)
Daniel de Alfonso (i), junto al diputado del PNV Mikel Legarda (d), antes de la comisión. (EFE)

Rufián critica los insultos recibidos

Mientras tanto, Gabriel Rufián criticó que se hable "más de las formas" con que se dirigió a Fernández Díaz en la comisión de investigación "que de quien ha conspirado en su despacho", y se quejó de que hubo diputados que a él le llamaron "gilipollas". "Algo habitual aquí es que se hable más de las formas que de diputados que durante esa comisión nos llamaran gilipollas, pero nadie me preguntará por eso", lamentó en los pasillos de la Cámara.

Tras recalcar que la crítica a sus formas y a su lenguaje por encima del contenido de la comisión era "muy previsible", se mostró convencido de que tal cosa no es casual. "Se habla tanto de nosotros para no hablar de lo que hicieron ellos", apuntó, al tiempo que admitió con sorna que igual son cosas suyas que "se hable más de quien señala a la luna que de la luna". También ha ironizado con que "puede ser" que no fuera él quien habla en las grabaciones que se investigan.

Mientras tanto, Joan Tardà defendió a su número dos frente a las críticas que recibió por el lenguaje que empleó en la comisión: "Hablar claro también tiene su valor", dijo. Tardà destacó que "el tono y la terminología que utilizó con el ministro fue un tanto distinta" de la que empleó Rufián con el exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña, e instó a la Cámara a "dejarse de ciertas hipocresías".

A su juicio, la intervención de Rufián fue "contundente", pero no cree "que faltara a la verdad", según señaló en declaraciones en los pasillos del Congreso. "Cuando uno está indignado, a veces puede utilizar palabras que no se utilizan en la vida normal, puesto que no siempre, por suerte, tenemos que encararnos con situaciones tan indignantes como la que provocó este señor", añadió.

Así fue el enfrentamiento entre ambos

Gabriel Rufián quiso convertir la comisión de investigación al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz en un ring y poner contra las cuerdas al exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso, en una pelea con un arbitraje tibio que permitió golpes bajos. "Hasta pronto gánster. Nos vemos en el infierno". Con esas palabras zanjó Rufián el duro cara a cara que mantuvo con De Alfonso, no exento de graves insultos y que se le fue de las manos al presidente de la comisión, Mikel Legarda.

La contundencia de Rufián, que llamó a De Alfonso de todo, desde corrupto, hasta gallo, lacayo, conspirador o mamporrero, levantó murmullos y reproches en la sala Cánovas del Congreso. Don Vito Corleone y demás protagonistas de la película 'El Padrino' salieron de la boca de Rufián y enervaron tanto a De Alfonso que este no pudo evitar espetarle: "Usted está haciendo honor a su nombre".

Y a una velocidad de vértigo, Rufián formuló a De Alfonso, entre insulto e insulto, 10 preguntas sin darle casi tiempo a responder a su contrincante en el improvisado ring. "Si tiene agallas... tan gallo como es...". Con esta coletilla, Rufián espetó al exdirector de la Oficina catalana Antifraude preguntas como: "¿Le da a usted vergüenza?", "¿Es usted un conspirador?" o "¿Sigue conspirando desde su plaza de juez en Cantabria?".

Rufián insistió con un "la corrupción es usted", a lo que De Alfonso respondió: "No, la corrupción seguramente sea más usted que yo". Al final del interrogatorio de ERC, el presidente de la comisión pudo controlar la situación, pero los dos interlocutores se despidieron con otras frases gruesas. "Hasta pronto gánster. Nos vemos en el infierno", dijo Rufián. "Hay personas que usan la lengua para ocultar su pensamiento y otras porque ni siquiera tienen pensamiento", fue el adiós de De Alfonso.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
81 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios