caso nóos

Horrach solicitará prisión eludible con fianza para Iñaki Urdangarin y Diego Torres

El fiscal recurrirá ante el Supremo la sentencia del caso, pedirá más años para ambos y advierte de que "la magnitud" de las penas del marido de la infanta y de su exsocio implican riesgo de fuga

Foto: Iñaki Urdangarin y Diego Torres durante el juicio del caso Nóos (Gtres)
Iñaki Urdangarin y Diego Torres durante el juicio del caso Nóos (Gtres)

La Fiscalía Anticorrupción no pedirá el ingreso inmediato en prisión para Diego Torres e Iñaki Urdangarin. Así se desprende de las últimas declaraciones del fiscal del caso Nóos Pedro Horrach, que baraja solicitar prisión eludible con fianza para el exduque de Palma y su exsocio en el Instituto Nóos."No descarto pedir prisión preventiva con fianza con lo que el mero depósito excluiría el ingreso", ha confirmado en 'Espejo Público'.

Según el criterio general de la fiscalía, para penas superiores a cinco años se solicita prisión preventiva aunque no exista una condena firme por el Tribunal Supremo tal y como ha ocurrido en el caso de los tres cabecillas de la trama Gürtel, Fracisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez 'El Bigotes' que fueron condenados a penas entre 12 y 13 años cárcel y para los que Anticorrupción solicitó el inmediato ingreso en prisión. En este sentido, y a la espera de una fecha para la vistilla en la que escuchará las alegaciones de ambas partes para tomar una decisión definitiva, Horrach ha señalado que "lo lógico" sería pedir las mismas medidas para Torres y Urdangarin a pesar de la diferencia que hay entre las penas de ambos -8 años y seis meses y 6 años y tres meses respectivamente-. "No es un diferencia relevante", ha continuado.

Además de la prisión, la legislación prevé otro tipo de medidas cautelares para asegurar el cumplimiento de las penas mientras se espera al dictamen del Tribunal Supremo, como es la obligación de realizar comparecencias periódicas ante las autoridades judiciales o la entrega de pasaporte. En este punto, Pedro Horrach ha apuntado que la magnitud de las penas de Torres y Urdangarin "ya implican riesgo de fuga" aunque ha matizado que dada la situación familiar del exduque de Palma dicho riesgo "no existe", una postura que también defendió en 2013 cuando rechazó la petición de Manos Limpias de retirarle el pasaporte. "Lo que ha variado es que ahora existe una condena impuesta por el tribunal", ha explicado para recordar que hasta el pasado viernes el marido de la infanta Cristina "estaba en una situación de presunción de inocencia" y que en la actualidad "la entidad de esta condena merece una respuesta de los órganos pertinentes".

Intentó llegar a un pacto con Urdangarin

A la espera de conocer la fecha de la visitilla, que previsiblemente tendrá lugar esta semana, Horrach ha explicado que recurrirá ante el Tribunal Supremo algunos aspectos de la sentencia, entre ellos los relativos a los hechos de Valencia de la trama y a los costes de los eventos, lo que implicaría pedir también penas más altas para Torres y Urdangarin. En dicho recurso de casación, el fiscal también advierte de la posibilidad de que "las defensas de ambos convenzcan a los magistrados de que los hechos delictivos no tiene una entidad suficiente para merecer estas penas", por lo que en vez de ocho y seis años de cárcel las penas podrían ser menores.

Horrach también ha confirmado que durante la instrucción del caso Nóos Anticorrupción intentó llegar a un pacto con Urdangarin y Torres a petición de sus letrados, sin embargo tras las conversaciones con estos "no conseguimos llegar a ningún acuerdo". "Lo primero que pedimos era una reparación completa de los perjuicios", ha explicado el fiscal, que apunta a que esta cuestión no fue aceptada y que, por tanto, no se podía avanzar. "No llegamos a definir penas concretas y nada cuajó", ha dicho.

"La infanta nunca debió sentarse en el banquillo"

La infanta Cristina, declarando por el caso Nóos
Ampliar
La infanta Cristina, declarando por el caso Nóos

"Muy contento" y "satisfecho" con la sentencia de la infanta Cristina, Horrach ha denunciado haber vivido seis años de "críticas constantes" y "muy duras" que, ha dicho, han repercutido no solo en su vida profesional sino también en el ámbito familiar. En este sentido, ha recordado que durante todo este tiempo se ha dudado de su independencia e imparcialidad y que, incluso, se le llegó a llamar "el abogado de la infanta", lo que le ha llevado a sentir momentos de "indignación" e incluso tristeza.

Ya con la sentencia en la mano, Horrach ha confesado que esperaba que las críticas cesaran, algo que no ha ocurrido. "Cuando un perjuicio se instala en la opinión pública parece imposible erradicarlo", ha lamentado para señalar abiertamente sentirse "algo defraudado" a pesar de que finalmente "se ha aceptado mi tesis" de que la infanta es inocente de los dos delitos fiscales de los que le acusó la Audiencia de Palma. "Nunca debió de sentarse en el banquillo", ha opinado.

Acerca de Manos Limpias, la única acusación que se presentó contra la infanta Cristina, Horrach ha denunciado que "se personaron" en el juicio "para darse autobombo y publicidad". "No se puede estar en este juicio y simultáneamente en programas de televisión una vez terminadas las sesiones", ha continuado para mostrarse de acuerdo con la decisión de la Audiencia de Palma de condenar a este pseusindicato de funcionarios a pagar todas las costas que el juicio ha supuesto para la mujer de Urdangarin.

La hermana del Rey reanuda su actividad diaria

La infanta Cristina ha reanudado este lunes su actividad habitual al salir este lunes a las 07:25 horas de la residencia en la que vive con su familia. La hermana de Rey fue recogida por un automóvil en la puerta de su casa, de la que salió sola. Al ver a un periodista que le preguntó cómo se sentía tras la sentencia, sonrió levemente y dijo "buenos días", tras lo cual entró rápidamente en el vehículo.

Su destino no era otro que acudir como cada día a su trabajo en la Obra Social de La Caixa y la Fundación Aga Khan que este viernes anuncieron que "no apreciaba" cambios en la situación de la infanta y que, por tanto, seguirí en nómina de ambas entidades y continuaría percibiendo un salario que ronda los 538.000 euros al año.

El fin de semana, algunos miembros de la familia entraron y salieron de su casa en distintos momentos y con este motivo se pudo también ver a agentes de seguridad. En ningún momento se ha visto al esposo de la infanta, Iñaki Urdangarin.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios