El Gobierno espera que haya otras elecciones

Rajoy garantiza al PP que no consentirá otro 9-N haga lo que haga Puigdemont

El jefe del Ejecutivo comenta con su enigmático estilo que no habrá consulta; sin que quede claro si confía en la renuncia de los secesionistas o si piensa ya en "medidas coercitivas"

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Mariano Rajoy ha transmitido a la dirección nacional de su partido y al PP catalán que no habrá "otro 9-N", y menos aún un referéndum vinculante para la independencia de Cataluña como el que anuncia el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Según fuentes de los populares, el presidente del Gobierno comenta en las reuniones del partido, igual que en público y con su enigmático estilo, que esa consulta "no se va a celebrar", sin que quede claro si confía en la renuncia de los secesionistas o si él está pensando ya en tomar las "medidas coercitivas" de las que hablan algunos dirigentes de su partido.

Rajoy garantiza al PP que no consentirá otro 9-N haga lo que haga Puigdemont

Rajoy lanzó el pasado lunes el mensaje de que no iba a dejar pasar "ni una" a los independentistas como respuesta a las informaciones de que la Generalitat recaba los datos fiscales de los ciudadanos y elabora informes sobre las opiniones políticas de jueces y funcionarios.

El Gobierno niega que tenga ya elaborado un guion completo de réplica a los pasos que puedan dar Puigdemont y Oriol Junqueras, desde el recurso al Tribunal Constitucional o la Fiscalía a la intervención de las competencias del Ejecutivo catalán. Pero sí avisan desde Moncloa de que a cada vulneración de la ley responderán automáticamente con una medida apropiada "para hacer cumplir la ley".

En palabras del secretario de Estado de Administración Territorial y mano derecha de Soraya Sáenz de Santamaría para las relaciones con las comunidades autónomas, Roberto Bermúdez de Castro, la respuesta del Ejecutivo "siempre será proporcional a lo que hagan ellos".

Los portavoces del Gobierno y del PP eluden explicar a qué vía legal piensan recurrir si la Generalitat desobedece al TC y saca las urnas: si al artículo 155 de la Constitución para intervenir la autonomía o a la Ley de Seguridad Nacional, que faculta al Gobierno para dar órdenes directas a los funcionarios en caso de emergencia y peligro para el marco constitucional.

De momento, tanto el Ejecutivo de Rajoy como el PP catalán no se acaban de creer que Puigdemont se atreva a dar el golpe institucional con que amenaza, en septiembre o antes del verano —o al mismo tiempo que otras elecciones adelantadas—. Más bien creen que forzará la máquina para cultivar después el victimismo y, con el lema de "no nos dejan votar", disolver la Cámara regional y convocar otros comicios. Ha sido la fórmula de la antigua CiU más ERC para seguir en el poder, la apuesta por lo que llaman "el proceso soberanista", desde que el Gobierno rechazó la pretensión de Artur Mas de conseguir para su Gobierno un régimen de financiación aparte, al estilo del concierto vasco.

Pese al empecinamiento de la Generalitat en su desafío separatista, el Ejecutivo insiste en mantener el diálogo y la mano tendida a la Generalitat, por entender que los intereses de los ciudadanos catalanes están por encima de los planes de los nacionalistas para saltarse la ley. Soraya Sáenz de Santamaría tuvo que recordar ayer en el Congreso a un desafiante Joan Tardà, de ERC, que 'su' derecho a decidir no puede imponerse a los derechos fundamentales de los ciudadanos. Se refería a la apropiación de datos fiscales y los informes de tendencias políticas de jueces, policías y funcionarios de los que habló el exsenador independentista Santiago Vidal.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios