El Rey se centra en lanzar un mensaje social y elude las cuestiones políticas
  1. España
MENSAJE DE NAVIDAD

El Rey se centra en lanzar un mensaje social y elude las cuestiones políticas

En su tercer mensaje de Navidad y con un escenario sobrio, Felipe VI reclama "más empleo y de calidad" y alerta sobre las desigualdades y los desafíos tecnológicos y educativos

placeholder Foto: Felipe VI, durante su mensaje de Navidad (Casa Real)
Felipe VI, durante su mensaje de Navidad (Casa Real)

Felipe VI ha optado este año en su mensaje de Navidad por enfatizar los aspectos sociales sobre los estrictamente políticos. Según el Rey “vivimos con la esperanza de la recuperación que ya hemos iniciado” a la que pide “más empleo y de calidad y también corregir las desigualdades derivadas de la crisis… para fortalecer nuestra cohesión social”. Estas palabras han venido precedidas por otras en las que el Jefe del Estado ha realizado un encendido elogio a los ciudadanos españoles. Tras sus muchos viajes “por nuestra geografía nacional”, el Rey ha constatado “problemas y dificultades” pero “también trabajo duro, honesto, sacrificado, mucha capacidad y talento y, sobre todo, determinación, ganas de salir adelante”.

[Lea aquí el texto íntegro del mensaje del Rey]

En primera persona don Felipe ha dicho haber conocido a “trabajadores” que no han desfallecido ni se han resignado y que “sostienen con gran dignidad y coraje a sus familias, sus vidas y sus trabajos”. También ha comprobado “innumerables ejemplos de solidaridad” y ha citado expresamente a los servidores públicos de la educación, de la sanidad, a los científicos, a los funcionarios que custodian la seguridad y a los que se esfuerzan por “el enriquecimiento de la cultura”. En ese contexto, ha realzado la importancia de la familia en nuestro país.

Foto: Nube de palabras del mensaje de Navidad de 2016 de Felipe VI.

El discurso del Rey ha vinculado esta actitud colectiva –por la que debemos sentirnos “orgullosos”– con la necesidad de afrontar dos grandes desafíos. De una parte, el tecnológico que ha creado “un nuevo modelo del mundo que traspasa fronteras, sociedades, generaciones y creencias” y que ha “transformado los procesos productivos y los empleos” subrayando que “nunca antes en la historia de la Humanidad y en un espacio de tiempo tan corto, se habían producido cambios tan grandes. De otra parte, el jefe del Estado, ha considerado la educación como la “clave esencial de nuestro futuro” y ha pedido la formación en “lenguas y cultura” que, además, “fomente la investigación, impulse la innovación, promueva la creatividad y el espíritu emprendedor como rasgos y exigencias de la sociedad del futuro”.

Vea el mensaje completo del Rey

Estos requerimientos de nuestro desarrollo tienen que desenvolverse en “una España de brazos abiertos y manos tendidas, donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas” apelando al hecho de que “tenemos motivos y razones más que poderosas para la unión…con ilusión, con ideales y con proyectos para la mejor España” en un momento en el que don Felipe estima que se ha superado “una compleja situación política” pidiendo, no obstante, “diálogo” y “entendimiento” entre los grupos políticos. El “cuidado” y la “mejora” de “nuestra convivencia” la ha referido el Rey al “respeto” a las “ideas distintas a las nuestras” pidiendo que “la intolerancia y la exclusión, la negación del otro o el desprecio al valor de la opinión ajena, no pueden caber en la España de hoy”.

Don Felipe no ha hecho referencia nominativa a Cataluña pero un párrafo de su mensaje parece apuntar a la crisis de cohesión territorial que provoca el movimiento independentista al sostener que “no son admisibles ni actitudes ni comportamientos que ignoren o desprecien los derechos que tienen y que comparten todos los españoles para la organización de la vida en común. Vulnerar las normas que garantizan nuestra democracia y libertad –ha seguido diciendo el Rey– solo lleva, primero, a tensiones y enfrentamientos estériles que no resuelven nada y, luego, al empobrecimiento moral y material de la sociedad”.

Foto: Felipe VI se dirige a los españoles en el tradicional mensaje de Nochebuena desde su despacho. (Casa Real)

El de esta noche ha sido el tercer mensaje navideño de don Felipe desde su proclamación en el mes de junio de 2014 y en el que ha evitado reiterar aspectos ya abordados en los dos anteriores y en su reciente discurso de solemne apertura de la duodécima legislatura en las Cortes Generales, tratando de buscar la empatía con los ciudadanos trasladándoles cercanía y conocimiento de la situación general del país y dibujando –más allá de las políticas contingentes– los retos del inmediato futuro. Este mensaje subraya más aún que otros anteriores la determinación del monarca de atenerse a las pautas de una monarquía parlamentaria particularmente cuidadosa con las funciones que la Constitución otorga a la Corona eludiendo entrar en aspectos polémicos cuya resolución corresponde al Gobierno, las Cortes y los grupos y partidos políticos.

También ha cambiado el escenario desde el que el Rey se ha dirigido a los españoles: su despacho habitual en el palacio de la Zarzuela (el primero fue en una sala montada al efecto, y el segundo, en diciembre de 2015, desde el salón del trono del Palacio Real). El mensaje ha sido breve (poco más de 12 minutos) y la escenificación sobria: don Felipe ha aparecido sentado delante de su mesa de trabajo con un fondo en el que aparecían las banderas de España y de Europa. El Rey –en lo que ya parece un gesto habitual en sus intervenciones institucionales– se ha despedido en euskera, catalán, gallego y castellano, y ha deseado “felices fiestas y nuestra esperanza de que el 2017 sea un año mejor para todos” en su nombre pero también en el de la reina y “nuestras hijas Leonor y Sofía”.

Rey Felipe VI Navidad
El redactor recomienda