TRES MINISTROS NEGOCIARON CON LOS DE CENTRO

Báñez, Montserrat y Nadal: el puente de Ciudadanos en el nuevo Gobierno de Rajoy

Formaron parte de la negociación que permitió a Ciudadanos votar sí a Rajoy. Los tres ministros generaron muy buena sintonía con los de la formación de centro

Foto: Álvaro Nadal, Fátima Báñez y Dolors Montserrat al fondo) durante la negociación con Ciudadanos el pasado agosto. (EFE)
Álvaro Nadal, Fátima Báñez y Dolors Montserrat al fondo) durante la negociación con Ciudadanos el pasado agosto. (EFE)

Tras la exitosa investidura de Mariano Rajoy la semana pasada, el líder de Ciudadanos reconoció tener esperanza en que el futuro Gobierno fuera "dialogante" e incorporara miembros "con talante negociador". De los 13 ministros que configuran el actual Gabinete, el 40% son nuevos aunque, en realidad, bajas como tales se produjeron solo tres: José Manuel García-Margallo, Jorge Fernández Díaz y Pedro Morenés –este último por decisión propia–. Las otras tres novedades responden únicamente a la necesaria sustitución de Ana Pastor y Alfonso Alonso (se marcharon para atender la presidencia del Congreso y las elecciones vascas respectivamente) y de José Manuel Soria, que dimitió por los papeles de Panamá. Los siete restantes ya pertenecían al Consejo de Ministros saliente.

Tres de los titulares que integran el nuevo Ejecutivo de Rajoy participaron en la mesa de negociación con Ciudadanos que permitió firmar un acuerdo de investidura el pasado agosto. Un pacto que no fructificó en la primera sesión, pero que sí lo hizo en la de la semana pasada cuando el candidato del PP salió reelegido presidente gracias a las 68 abstenciones socialistas. Fátima Báñez, Dolors Montserrat y Álvaro Nadal formaron parte del equipo negociador popular. La ministra de Empleo, pieza clave en el proceso de conversaciones, llevó la voz cantante en todas ellas. Según explican dirigentes de Ciudadanos, las decisiones fundamentales las comunicaba ella.

Albert Rivera y Mariano Rajoy se saludan tras la reelección del candidato popular. (Reuters)
Albert Rivera y Mariano Rajoy se saludan tras la reelección del candidato popular. (Reuters)

Báñez era la única del equipo que ocupaba una cartera ministerial y en muchas ocasiones se ausentaba por motivos de agenda. Pero los avances reales se producían en aquellos momentos que sí estaba. "Era la voz de Rajoy en las reuniones", aseguran. Los integrantes de la delegación de centro reconocen el papel que asumió la ministra andaluza, y el propio Albert Rivera lo puso en valor en más de una intervención pública, animado al presidente en funciones a tener en cuenta a las personas que negociaron el acuerdo de cara al futuro Gabinete.

Caso muy parecido es el de Montserrat, nueva titular de Sanidad y hasta ahora una gran desconocida para muchos. No así para la mayor parte de la cúpula naranja, también catalanes, que afirman tener buena sintonía con ella y reconocen "el buen talante" demostrado en las negociaciones. El recién nombrado ministro de Energía, hombre de confianza de Rajoy al frente de la Oficina Económica de la Moncloa, figuró también en las intensas semanas de diálogo junto con los de centro, siendo las cuestiones económicas un asunto capital en el acuerdo PP-Ciudadanos.

Báñez, Montserrat y Nadal: el puente de Ciudadanos en el nuevo Gobierno de Rajoy

Aunque los portavoces de centro aseguran públicamente que "en líneas generales" el Ejecutivo elegido por Rajoy "es continuista", lo cierto es que existen novedades que son entendidas como un guiño hacia una legislatura en la que populares y naranjas irán necesariamente de la mano. El actual Gobierno popular, menos político y más dialogante, deberá tratar con los de centro las 150 medidas que actuarán como hoja de ruta común y que permitieron el sí de los 32 diputados centristas al ya presidente. El hecho de que este Gabinete cuente con interlocutores de referencia para Rivera y los suyos "es algo positivo", como reconocen fuentes del partido naranja.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, saluda a Felipe VI tras jurar su cargo. (EFE)
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, saluda a Felipe VI tras jurar su cargo. (EFE)

También el ministro de Educación, que asumió la portavocía del Gobierno, mantiene buena relación con los dirigentes de Ciudadanos, especialmente en los últimos tiempos en que el partido de centro ha dado la batalla con el asunto de las reválidas y su portavoz en la materia, Marta Martín, ha mantenido conversaciones con el ministro y su entorno para paralizar el polémico sistema de exámenes que, de momento, está congelado. De hecho, el Pacto Nacional por la Educación es una de las grandes banderas para el partido de centro, hasta el punto de desear que ese sea el gran legado que deje esta primera legislatura sin mayorías absolutas.

La negociación de los Presupuestos

El titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, representa el núcleo del Gobierno con el que más choca Ciudadanos. En ese sentido y teniendo en cuenta la cercanía de la primera negociación que deberán abordar –los presupuestos generales del próximo año– serán necesarios otros interlocutores con los que los de centro se entiendan. Miembros del partido naranja prevén que la próxima semana comiencen a funcionar las mesas de trabajo y, en el caso de los centristas, acercar la recaudación por el impuesto de sociedades a la media europea será una prioridad. El objetivo pasará por cumplir los nuevos objetivos de déficit impuestos por Bruselas y trasladar un guiño a la clase media española exigiendo más esfuerzo a las grandes empresas.

Los miembros del equipo negociador de Ciudadanos: Juan Carlos Girauta (1i), Miguel Gutiérrez (2i), José Manuel Villegas (3i) y Toni Roldán (4i); y los del Partido Popular: Dolors Montserrat (1d), José Antonio Bermúdez de Castro (2d), Fernando Martínez-Maillo (3d), Fátima Báñez (4d), José Luis Ayllón (5d) y Álvaro Nadal (6d). (EFE)
Los miembros del equipo negociador de Ciudadanos: Juan Carlos Girauta (1i), Miguel Gutiérrez (2i), José Manuel Villegas (3i) y Toni Roldán (4i); y los del Partido Popular: Dolors Montserrat (1d), José Antonio Bermúdez de Castro (2d), Fernando Martínez-Maillo (3d), Fátima Báñez (4d), José Luis Ayllón (5d) y Álvaro Nadal (6d). (EFE)

En realidad, esta será prácticamente la única exigencia que Ciudadanos podrá incluir en los Presupuestos del próximo año y por la que previsiblemente ‘sacarán pecho’. De las 150 reformas recogidas en el acuerdo de investidura pactado el pasado agosto con el PP, muy pocas tienen establecido un plazo concreto de cumplimiento. Son las seis condiciones de regeneración democrática establecidas como preacuerdo para comenzar a negociar el sí las que deberán cumplirse en un periodo máximo de tres meses, incluida la creación de una comisión de investigación sobre la supuesta financiación ilegal del PP en sede parlamentaria.

Por otro lado, algunas de las reformas pactadas sí deben ponerse en marcha en un periodo de tiempo similar aunque no afectarían directamente a los presupuestos. Por ejemplo, la creación de una mesa para reformar la ley de financiación de las comunidades autónomas o impulsar el Pacto Nacional por la Educación. En la misma linea, otra de las medidas clave es el Pacto Nacional para la Conciliación Laboral y la Racionalización de Horarios, acuerdo que sí debería ser aprobado “en los tres primeros meses de Gobierno” y que busca racionalizar las jornadas laborales e igualar los permisos de maternidad y paternidad a lo largo de los próximos años.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios