"no vamos a atrincherarnos en el parlamento"

Iglesias 'pincha' en la vuelta a las plazas pero insiste en dar la batalla fuera del Congreso

En Madrid, donde Iglesias encabezó la concentración para protestar contra la pobreza energética que el partido convocó por todo el país, apenas 1.500 personas secundaron el llamamiento

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, participa en una concentración contra la pobreza energética con motivo del Día Internacional por la Erradicación de la Pobreza. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, participa en una concentración contra la pobreza energética con motivo del Día Internacional por la Erradicación de la Pobreza. (EFE)

El primer ensayo general de la nueva estrategia auspiciada por Pablo Iglesias para volver a las calles y "crear poder popular" más allá de las instituciones, que "no regalan nada", no ha contado con una contundente respuesta por parte de los militantes. En Madrid, donde Pablo Iglesias encabezó la concentración para protestar contra la pobreza energética que el partido convocó en todas las grandes ciudades, apenas 1.500 personas, según los optimistas cálculos de la organización, secundaron el llamamiento. Sin embargo, el de este lunes ha sido solo el primer paso para reimpulsar las movilizaciones sociales ante el pronóstico de un nuevo Gobierno del PP. En palabras del secretario general, que convirtió la acción de protesta en la plaza del Dos de Mayo en un mitin para justificar esta nueva hoja de ruta, no se van "a atrincherar en los parlamentos", sino que contribuirán a reactivar la calle y empujar desde ella los derechos sociales.

En una revisión de las tesis del partido marcada por la coyuntura actual de una "gran coalición" que, según Iglesias, formarían PP, PSOE y Ciudadanos, el líder de Podemos aseguró que el partido no nació "para transformar la reivindicación en parlamentarios que no muerden". Más al contrario, abogó por volver a las plazas "que nos marcaron el camino" y tensionar la calle ante la previsión de que vuelva a gobernar Mariano Rajoy. Iglesias incluso hizo autocrítica, afirmando que si desde el surgimiento de su organización descendieron las protestas, lo que toca ahora es "rectificar".

El espacio para defender los derechos y cambiar las leyes por el que apostará Podemos, o al menos la secretaría general, serán las calles, y su instrumento los movimientos sociales, "a la cola" de los cuales debe situarse el partido, como defendió Iglesias. Los cinco millones de votos que cosechó Unidos Podemos en las pasadas elecciones y sus 67 diputados —tras la marcha de los cuatro representantes de Compromís al Grupo Parlamentario Mixto— "no son suficientes para cambiar" las cosas, reconoció Iglesias. Precisamente por ello, animó a volver a fundirse con los movimientos populares y revitalizar las protestas contra el Gobierno hasta que haya unas nuevas elecciones. 

Iglesias 'pincha' en la vuelta a las plazas pero insiste en dar la batalla fuera del Congreso

El grito de guerra para esta nueva etapa ya no es el clásico "sí se puede", sino el lema del Chile de Salvador Allende, "luchar, crear, poder popular", recuperado por el movimiento 15-M. "Somos un instrumento más y trataremos de ser ejemplo en todas las instituciones, pero hoy digo que no tenemos la fuerza suficiente para asegurar que cinco millones de compatriotas que padecen pobreza vayan a salir de ella. Por eso hace falta la gente, el músculo de la dignidad, y hace falta que Podemos esté en los barrios, no poniéndose por delante, sino a la cola de los movimientos sociales, para prestar todo nuestro capital político al verdadero espacio político", concluyó Iglesias sobre el escenario, haciendo así toda una declaración de intenciones.

Los activistas y militantes estarán pues en el centro de la ecuación para sacar adelante esta nueva estrategia basada en dar la batalla, principalmente, en la calle. Podemos deberá reconvertirse así en un "instrumento de empoderamiento" y evitar a toda costa convertirse "en un partido más". Es por eso que Iglesias se dirigió a los varios cientos de militantes presentes en esta concentración de la iniciativa Vamos! porque, dijo, "necesitamos que nos señaléis el camino" y aplaudió el papel de los movimientos sociales como "contrapoderes en la sociedad civil", contradiciendo así las tesis de su número dos, Íñigo Errejón, que apuesta por que estos tengan un papel de "acompañamiento" de las fuerzas denominadas del cambio. En definitiva, multitud de mensajes a la interna que refuerzan las tesis del sector que lidera dentro del partido, frente al errejonista, en el contexto de los procesos asamblearios abiertos en varias autonomías, incluida Madrid.

"Que no se disfracen de izquierda"

Sin el concurso de los socialistas en la previsible investidura de Mariano Rajoy, recordó Iglesias, su papel en las instituciones hubiese sido distinto. "Fuimos capaces de tender la mano para poner por delante los intereses de la gente", explicó respecto a la oferta de coalición con los socialistas, por lo que "al final tuvieron que dar un golpe de Estado en el PSOE porque se estaban 'podemizando' demasiado", dijo. Es por ello que arremetió contra la posibilidad de que, tras "entregarle otra vez el poder al PP", el PSOE vuelva a cambiar el discurso "y se disfrace de izquierdista". "Que no se disfracen al día siguiente de izquierda quienes van a investir a Rajoy", reiteró, arrogándose para sí el papel de jefe de la oposición.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, participa en una concentración contra la pobreza energética.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, participa en una concentración contra la pobreza energética.

La carta de presentación de la iniciativa Vamos!, vinculada directamente con la secretaría general y de sociedad civil, que dirige Rafa Mayoral, muy cercano a Pablo Iglesias, deja claras sus intenciones: "Es imprescindible que empecemos a llenar de hechos concretos nuestro discurso de cambio y esperanza, demostrando que tanto en las instituciones como en los barrios somos la herramienta más útil para la mayoría social. Por ello, lanzamos Vamos! como iniciativa que se propone desplegar a pie de calle, en cada barrio y en cada pueblo, espacios de participación y acción colectiva que respondan a las necesidades de la gente y de los territorios”.

El objetivo pasa por recoger el testigo de las movilizaciones pasadas, siguiendo la premisa de que “cuando el cambio no lo hace la institución, lo hace el pueblo”. Todo ello, según concluye el texto con el que se presentó la iniciativa, “poniendo el acento en el empoderamiento y el protagonismo popular". "Tenemos la oportunidad de hacer de la fraternidad popular una institución social que tienda la mano a los que más lo necesitan. 'Donde existe una necesidad nace un derecho', y allí donde se vulneren derechos estaremos para que su cumplimiento se convierta en una realidad para todas y todos".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios