la trama le financió la campaña

"Jesús, sé fuerte": Bárcenas consuela al ex de Mato, que se llevó "hasta el bolso de Loewe"

El extesorero dirigió un gesto de apoyo a Jesús Sepúlveda, compañero de banquillo, mientras un arrepentido narraba los sobornos que recibió el exregidor de Pozuelo

Foto: Jesús Sepúlveda, a su llegada a la sede de la Audiencia en San Fernando.
Jesús Sepúlveda, a su llegada a la sede de la Audiencia en San Fernando.

Roberto Fernández tiró con bala. Fue el último de los arrepentidos en declarar este martes en la Audiencia Nacional, y sus palabras endurecieron el rictus de Jesús Sepúlveda, exsenador, exalcalde de Pozuelo de Alarcón y exmarido de la exministra Ana Mato. La diatriba de Fernández, que fue concejal de Hacienda en el ayuntamiento madrileño, fue tan contundente que hasta Luis Bárcenas, compañero de banquillo de Sepúlveda, le dio una palmadita de apoyo en el momento en que la comparecencia de Fernández era más encendida. Fue un gesto discreto, pero perceptible por muchos de los presentes en la sala. "Jesús, sé fuerte", le podría haber dicho perfectamente, emulando el mensaje que Mariano Rajoy enviara a su vez a Bárcenas cuando se descubrió la ingente fortuna del extesorero en el extranjero.

Si las pruebas contra Sepúlveda ya eran abrumadoras antes de comenzar el juicio de la Gürtel, la declaración de Roberto Fernández, exconcejal de Hacienda con Sepúlveda, terminaron de apuntillar al exregidor del PP, uno de los políticos más agasajados por la trama. Entre los años 1999 y 2005, el ex de Mato percibió, como mínimo, un total de 668.391 euros: 449.017 euros en efectivo, servicios turísticos por valor de 50.331 euros, otros 31.580,99 euros en regalos a familiares, 5.108 euros en eventos familiares (los ya famosos cumpleaños de los hijos de Sepúlveda y Mato) y dos coches de lujo, valorados en 83.000 y 52.000 euros, según recoge el escrito de la Fiscalía, que solicita para Sepúlveda 15 años y cuatro meses de prisión por los delitos de blanqueo de capitales, falsedad de documento mercantil, cohecho, fraude continuado a las administraciones públicas, prevaricación, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias.

No ha empezado nada bien el juicio para Sepúlveda. El testimonio de Fernández, que ha decidido confesar tras pactar con la Fiscalía y demostrar así a sus hijos "que su padre estaba saliendo adelante", complica la defensa del exalcalde. Su intervención estaba preparada. Fernández aseguró que las empresas de Correa financiaron la campaña electoral que aupó a Sepúlveda a la alcaldía en el año 2003. Lo hizo mediante sobres de dinero en efectivo que llegaron a sumar al menos 100.000 euros. Con ese dinero, se pagaron todo tipo de actos e incluso varios másteres al alcalde para dotarle así de "un tamiz cultural" que no tenía. La Fiscalía relata que la trama pagó 111.864 euros al PP en Pozuelo.

Según Fernández, el exmarido de Ana Mato controlaba las licitaciones de los contratos que se llevó la trama, fijando el precio como principal criterio. Correa conseguía así la adjudicación en baja temeraria, "pero al mes había un modificado, y al mes y medio, un complementario". Así, el valor inicial de ese contrato se incrementaba "un 200 o un 300%". Eran el tándem perfecto: Correa y Sepúlveda, Sepúlveda y Correa. Tanto que hasta el "bolso de Loewe se lo pagaba Correa", señaló Fernández ante un perplejo Sepúlveda. El escrito de la Fiscalía revela que las empresas de Correa se llevaron contratos menores por valor de 246.000 euros por parte del consistorio dirigido por Sepúlveda. Cantidad a la que sumar otros 66.700 euros de contratos que también se llevaron "empresas pantalla de Correa".

El exedil de Hacienda de Pozuelo, Roberto Fernández, en una imagen del monitor de la sala de prensa. (EFE)
El exedil de Hacienda de Pozuelo, Roberto Fernández, en una imagen del monitor de la sala de prensa. (EFE)

La Fiscalía está convencida de que Sepúlveda también favoreció irregularmente a otras empresas que ganaron contratos en Pozuelo tras pagar la respectiva comisión. Una de esas sociedades fue Constructora Hispánica, presidida por Alfonso García-Pozuelo, que declaró antes que Roberto Fernández. El empresario, que también ha pactado con el ministerio público, reconoció todos los hechos y confirmó que pagó a Correa (que hacía de intermediario) para a cambio ganar varias licitaciones.

Por ejemplo, García-Pozuelo entregó a Correa 49.500 euros (el 3% del contrato de 1,9 millones) tras ganar una obra pública, la remodelación del Camino de las Huertas. Un contrato que luego sufrió un modificado de 360.000 euros. García-Pozuelo también entregó 15.900 euros a Correa tras ganar otro contrato de la operación asfalto del año 2004. Una operación que tuvo su correspondiente campaña de publicidad en el municipio, que obviamente se llevó una empresa de Correa por 15.581 euros. Sepúlveda también encargó varios muebles para distintas concejalías a distintas empresas de Correa por valor de 49.195 euros.

"Jesús, sé fuerte": Bárcenas consuela al ex de Mato, que se llevó "hasta el bolso de Loewe"

Este jueves, está previsto que declare Francisco Correa, que puede aportar más detalles sobre los presuntos amaños que la trama hizo en Pozuelo de Alarcón en connivencia con Sepúlveda. Correa también podrá explicar todos los regalos y dádivas que entregó a Sepúlveda (el famoso Jaguar) y a su exmujer, Ana Mato, que también está procesada como partícipe a título lucrativo (se benefició de los delitos de su exmarido). El juicio concederá así más oportunidades a Bárcenas para que siga consolando a su amigo Sepúlveda.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios